“El sen­ti­do de con­ti­nui­dad y res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal exis­ten­te apor­ta a SE­PA un hi­lo con­duc­tor del que ca­da pre­si­den­te re­co­ge los fru­tos del an­te­rior y siem­bra pa­ra que co­se­che el si­guien­te equi­po”

El Dentista Moderno - - Sumario - En­tre­vis­ta/ Adrián Gue­rre­ro, pre­si­den­te, An­to­nio Bu­jal­dón, vi­ce­pre­si­den­te y Jo­sé Nart, se­cre­ta­rio de la nue­va Jun­ta Di­rec­ti­va de Se­pa

JN: El di­na­mis­mo de SE­PA es­tá fa­ci­li­tan­do a mu­chos jó­ve­nes en­con­trar un apo­yo pa­ra su evo­lu­ción pro­fe­sio­nal, clí­ni­ca y cien­tí­fi­ca. Y es­to mis­mo es lo que nos es­tán trans­mi­tien­do des­de otros paí­ses.

DM.- Y si ha­bla­mos de nue­vos pro­yec­tos e ini­cia­ti­vas, es im­por­tan­te que ha­ble­mos de con­te­ni­dos, ¿qué ejes te­má­ti­cos, a su en­ten­der, de­ben mar­car la lí­neas de con­te­ni­dos de SE­PA en los pró­xi­mos tres años pa­ra man­te­ner el in­te­rés y éxi­to?

AG: Los ejes te­má­ti­cos son los que la evo­lu­ción cien­tí­fi­ca y clí­ni­ca nos es­tá de­man­dan­do: la re­cons­truc­ción ti­su­lar o la bio­lo­gía pe­riim­plan­ta­ria jun­to con las téc­ni­cas di­gi­ta­les com­pute­ri­za­das en el ám­bi­to de la te­ra­péu­ti­ca de im­plan­tes, así co­mo las ne­ce­sa­rias me­jo­ras en diag­nós­ti­co y te­ra­pia pe­rio­don­tal bá­si­ca, aten­dien­do a las re­per­cu­sio­nes sis­té­mi­cas y a la in­ge­nie­ría ti­su­lar apli­ca­da a la re­ge­ne­ra­ción y la ci­ru­gía mu­co­gin­gi­val.

AB: Tal co­mo se­ña­la el Pre­si­den­te, es­tas son las lí­neas es­tra­té­gi­cas que es­tán mar­can­do el pre­sen­te y de­ter­mi­nan los pró­xi­mos años. De ahí la

“La Pe­rio­don­cia ac­tual se es­tá con­so­li­dan­do co­mo el en­fo­que trans­ver­sal que en­mar­ca cual­quier tra­ta­mien­to fun­cio­nal o es­té­ti­co, por­que lo esen­cial es la sa­lud de las per­so­nas” (Dr. Adrián Gue­rre­ro)

im­por­tan­cia ca­da vez ma­yor de po­der res­pon­der a es­tos re­tos des­de el com­pro­mi­so y ri­gor cien­tí­fi­co ca­rac­te­rís­ti­co de SE­PA, asu­mien­do el ca­rác­ter in­te­gra­do de las po­si­bles so­lu­cio­nes a apor­tar.

JN: Ade­más, los pró­xi­mos años nos van a ir mos­tran­do có­mo in­te­grar la pers­pec­ti­va del pa­cien­te en es­te pro­ce­so co­mo un su­je­to ac­ti­vo y com­pro­me­ti­do con su au­to­cui­da­do des­de la pers­pec­ti­va pre­ven­ti­va y con enor­me in­for­ma­ción y mi­ra­da crí­ti­ca des­de la pers­pec­ti­va del tra­ta­mien­to. Ten­dre­mos que es­cu­char e in­no­var enor­me­men­te.

DM.-En lo que res­pec­ta a esos con­te­ni­dos, y guián­do­nos por el pre­sen­te, por la reali­dad y ha­cien­do ca­so a la pre­va­len­cia de las en­fer­me­da­des pe­riim­plan­ta­rias, ¿cuá­les son pa­ra ca­da uno de us­te­des los avan­ces o desa­rro­llos más des­ta­ca­dos pa­ra evi­tar a cor­to-me­dio pla­zo la al­ta in­ci­den­cia de es­tas pa­to­lo­gías? ¿Có­mo ac­túan tan­to de for­ma pre­ven­ti­va co­mo a pos­te­rio­ri pa­ra ha­cer fren­te a es­tas pa­to­lo­gías? ¿Y de ma­ne­ra más es­pe­cí­fi­ca, des­de su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, qué ti­po de im­plan­tes (su­per­fi­cie li­sa o ru­go­sa) son más efec­ti­vos o efi­ca­ces pa­ra pre­ve­nir es­tas pa­to­lo­gías?

AG: La pre­ven­ción de las pa­to­lo­gías pe­riim­plan­ta­rias es uno de los re­tos que te­ne­mos por de­lan­te, asu­mien­do la ne­ce­sa­ria con­cien­cia­ción de los pro­pios pro­fe­sio­na­les de la sa­lud bu­cal co­mo pa­so pre­vio al de la con­cien­cia­ción de los pa­cien­tes pa­ra que se in­vo­lu­cren en es­te pro­ce­so. Tal co­mo ex­po­nen las Guías so­bre Pre­ven­ción de Pa­to­lo­gías Pe­riim­plan­ta­rias, pu­bli­ca­das tras el úl­ti­mo Works­hop de la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Pe­rio­don­cia (EFP), di­ri­gi­do por Ma­riano Sanz, la pre­ven­ción pri­ma­ria ha de co­men­zar des­de el con­trol de los fac­to­res de ries­go, es­ta­ble­cien­do una coope­ra­ción en­tre el pro­fe­sio­nal y el pa­cien­te, que de­be in­vo­lu­crar­se en su pro­pia sa­lud. Por tan­to, he­mos de ir a en­fo­ques de pro­mo­ción de sa­lud pe­riim­plan­ta­ria asu­mien­do el enor­me va­lor de la te­ra­péu­ti­ca de im­plan­tes co­mo so­lu­ción res­tau­ra­do­ra.

AB: Las pa­to­lo­gías pe­riim­plan­ta­rias no de­pen­den del im­plan­te, sino de la pre­dis­po­si­ción del pa­cien­te, con­di­cio­na­da por los fac­to­res am­bien­ta­les, en los que des­ta­ca es­pe­cial­men­te el im­pac­to que tie­ne el ta­ba­co. Otros fac­to­res que de­pen­den del pro­fe­sio­nal que rea­li­za y su­per­vi­sa el tra­ta­mien­to son la po­si­ción del im­plan­te o la fa­ci­li­dad pa­ra ac­ce­der a man­te­ner la hi­gie­ne de to­do lo que ro­dea el im­plan­te. Por tan­to, re­for­zan­do el men­sa­je del pre­si­den­te, la cla­ve es­tá en la pre­ven­ción, que de­be ser in­he­ren­te al pro­ce­so de pla­ni­fi­ca­ción del tra­ta­mien­to, in­te­grán­do­se en la fa­se qui­rúr­gi­ca y reha­bi­li­ta­do­ra, pa­ra po­der con­ti­nuar du­ran­te la fa­se de man­te­ni­mien­to. Las su­per­fi­cies ru­go­sas me­jo­ran sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el pro­ce­so de os­teoin­te­gra­ción, fa­vo­re­cien­do el con­tac­to hue­so-im­plan­te, lo que re­pre­sen­ta una gran ven­ta­ja en las fa­ses ini­cia­les de tra­ta­mien­to. Sin em­bar­go, es­tas su­per­fi­cies au­men­tan la di­fi­cul­tad pa­ra tra­tar una pe­riim­plan­ti­tis una vez ha apa­re­ci­do la pa­to­lo­gía.

JN: No obs­tan­te, más allá del de­ba­te so­bre los ma­te­ria­les, la fa­se en la que es­ta­mos aho­ra es en la de po­der dis­po­ner de al­go más de luz, pues­to que la for­ma de aten­der esta pa­to­lo­gía es­tá sien­do no­ve­do­sa pa­ra mu­chos pro­fe­sio­na­les. De he-

“Las su­per­fi­cies ru­go­sas me­jo­ran sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el pro­ce­so de os­teoin­te­gra­ción, fa­vo­re­cien­do el con­tac­to hue­so-im­plan­te (...). Sin em­bar­go, es­tas su­per­fi­cies au­men­tan la di­fi­cul­tad pa­ra tra­tar una pe­riim­plan­ti­tis una vez ha apa­re­ci­do la pa­to­lo­gía” (Dr. An­to­nio Bu­jal­dón)

cho, el pró­xi­mo mes de no­viem­bre SE­PA co­men­za­rá un am­bi­cio­so pro­yec­to que di­fun­di­rá los re­sul­ta­dos del re­le­van­te es­tu­dio epi­de­mio­ló­gi­co de pa­to­lo­gías pe­riim­plan­ta­rias so­bre el que lle­va­mos tra­ba­jan­do más de cua­tro años. Esta in­for­ma­ción nos per­mi­ti­rá abor­dar me­jo­res es­tra­te­gias pre­ven­ti­vas y de pro­mo­ción de sa­lud pe­riim­plan­ta­ria, que han de im­pli­car a to­dos los pro­fe­sio­na­les de sa­lud bu­cal y a los pro­pios pa­cien­tes, a quie­nes de­be­mos con­cien­ciar e in­for­mar de los ries­gos bio­ló­gi­cos an­tes de co­men­zar cual­quier tra­ta­mien­to que re­quie­ra pró­te­sis im­pla­to­so­por­ta­das.

AG: Es fun­da­men­tal que exis­ta un aná­li­sis de ries­go in­di­vi­dua­li­za­do y una ab­so­lu­ta sa­lud pe­rio­don­tal an­tes de co­men­zar un tra­ta­mien­to con im­plan­tes. Des­de SE­PA, ha­ce­mos un lla­ma­mien­to po­nién­do­nos a dis­po­si­ción de to­dos los pro­fe­sio­na­les re­la­cio­na­dos con la sa­lud bu­cal pa­ra que jun­tos sea­mos más cons­cien­tes de la re­le­van­cia de la pre­ven­ción, así co­mo de la im­por­tan­cia que el di­se­ño de la pró­te­sis tie­ne, pues­to que ha de per­mi­tir el ade­cua­do son­da­je que fa­ci­li­te un co­rrec­to diag­nós­ti­co, y tam­bién el ac­ce­so a las ne­ce­sa­rias me­di­das hi­gié­ni­cas tan­to pro­fe­sio­na­les co­mo del pro­pio pa­cien­te.

DM.- ¿Có­mo ven la reali­dad clí­ni­ca de la odon­to­lo­gía di­gi­tal apli­ca­da al ám­bi­to de la implantología? ¿Con­si­de­ran con­so­li­da­do el flu­jo di­gi­tal en implantología? En ca­so ne­ga­ti­vo, ¿cuá­les son los pun­tos dé­bi­les que to­da­vía apre­cian?

AG: Las so­lu­cio­nes di­gi­ta­les apor­tan mu­chí­si­mo y lo ha­rán to­da­vía más en el fu­tu­ro. Las he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co por ima­gen es­tán cam­bian­do la ma­ne­ra de rea­li­zar los tra­ta­mien­tos, es­pe­cial­men­te en la te­ra­péu­ti­ca de im­plan­tes y, de for­ma más pau­la­ti­na, en la te­ra­pia pe­rio­don­tal.

“Las de­sigual­da­des so­cia­les son un desafío im­por­tan­te al que la cien­cia tam­bién ha de dar res­pues­ta. Des­de SE­PA he­mos de con­tri­buir a que la sa­lud bu­cal lle­gue a to­dos” (Dr. Jo­sé Nart)

AB: La odon­to­lo­gía di­gi­tal ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se. En la implantología jue­ga o pue­de ju­gar un pa­pel im­por­tan­te la co­mu­ni­ca­ción, pla­ni­fi­ca­ción, diag­nós­ti­co y eje­cu­ción. El flu­jo di­gi­tal, sin em­bar­go, no es com­ple­to a fe­cha de hoy pa­ra la ma­yo­ría de pa­cien­tes o ca­sos pe­ro lo se­rá en los pró­xi­mos años.

JN: Los pun­tos ne­ga­ti­vos pue­den re­si­dir en la dis­cre­pan­cia so­bre la exac­ti­tud de la ci­ru­gía guia­da, des­de la pla­ni­fi­ca­ción a la eje­cu­ción de la mis­ma, y a la li­mi­ta­ción en el nú­me­ro de im­plan­tes y ex­ten­sión en la ar­ca­da de los mis­mos a la ho­ra de to­mar im­pre­sio­nes di­gi­ta­les.

DM.- Si nos cen­tra­mos ex­clu­si­va­men­te en la pe­rio­don­cia clá­si­ca, en el dien­te, ¿ha­cia dón­de evo­lu­cio­na­rá la Pe­rio­don­cia en los pró­xi­mos años? ¿Se vol­ve­rá a pres­ti­giar la con­ser­va­ción del dien­te por en­ci­ma de la co­lo­ca­ción del im­plan­te?

AG: La mi­sión de SE­PA es la pro­mo­ción de la sa­lud bu­cal y ge­ne­ral me­dian­te el desa­rro­llo de la Pe­rio­don­cia y la Odon­to­lo­gía en tér­mi­nos cien­tí­fi­cos y clí­ni­cos. La te­ra­péu­ti­ca de im­plan­tes es una mag­ní­fi­ca so­lu­ción re­pa­ra­do­ra de una si­tua­ción pro­vo­ca­da, en la ma­yo­ría de los ca­sos, por la au­sen­cia de sa­lud. Por tan­to, tal co­mo apun­ta la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, la Pe­rio­don­cia ac­tual se es­tá con­so­li­dan­do co­mo el en­fo­que trans­ver­sal que en­mar­ca cual­quier tra­ta­mien­to fun­cio­nal o es­té­ti­co, por­que lo esen­cial es la sa­lud de las per­so­nas.

AB: Es­te en­fo­que co­mien­za con una ac­ti­va pro­mo­ción de sa­lud y la con­se­cuen­te pre­ven­ción que evi­te la apa­ri­ción de pro­ble­mas. Si no he­mos lle­ga­do a tiem­po, la sa­lud no se de­vuel­ve ex­tra­yen­do los dien­tes del pa­cien­te, sino tra­tan­do las in­fec­cio­nes que pue­dan afec­tar­le, y aquí la pe­rio­don­cia tie­ne una im­por­tan­cia vi­tal. De ahí el eje de tra­ba­jo de SE­PA: Pe­rio­don­cia pa­ra to­dos, que per­mi­ta a los pro­fe­sio­na­les ac­ce­der al cono-

ci­mien­to y ser más cons­cien­tes del im­pac­to de la prác­ti­ca clí­ni­ca en tér­mi­nos de sa­lud.

JN: La ele­va­da pre­va­len­cia de las pa­to­lo­gías pe­rio­don­ta­les y pe­riim­plan­ta­rias, así co­mo el nue­vo pa­ra­dig­ma de pro­mo­ción de sa­lud, re­quie­re que la pe­rio­don­cia evo­lu­cio­ne ha­cia una dis­ci­pli­na sen­ci­lla y ac­ce­si­ble a to­dos los den­tis­tas e hi­gie­nis­tas den­ta­les, pues­to que han de in­te­grar nue­vos ob­je­ti­vos pre­ven­ti­vos de sa­lud en su prác­ti­ca dia­ria. De he­cho, la so­cie­dad nos de­man­da que de la Pe­rio­don­cia pa­ra to­dos va­ya­mos evo­lu­cio­nan­do ha­cia un com­pro­mi­so de Sa­lud Bu­cal pa­ra to­dos.

“Los ejes te­má­ti­cos son los que la evo­lu­ción cien­tí­fi­ca y clí­ni­ca nos es­tá de­man­dan­do: la re­cons­truc­ción ti­su­lar o la bio­lo­gía pe­riim­plan­ta­ria jun­to con las téc­ni­cas di­gi­ta­les com­pute­ri­za­das” (Dr. An­to­nio Bu­jal­dón)

DM.- An­te los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos ne­ga­ti­vos que es­tán mar­can­do la odon­to­lo­gía en Es­pa­ña, con el cie­rre de clí­ni­cas den­ta­les y la mer­can­ti­li­za­ción de la sa­lud oral, ¿qué creen que ha fa­lla­do pa­ra ha­ber lle­ga­do a esta si­tua­ción? Y sin bus­car cul­pa­bles, y su­po­nien­do que se pue­da, ¿cuá­les son sus re­ce­tas pa­ra co­rre­gir esta si­tua­ción?

AG: SE­PA es una en­ti­dad cien­tí­fi­ca com­pro­me­ti­da tam­bién con el ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal, pues­to que la prác­ti­ca clí­ni­ca es la ma­ne­ra en la que la cien­cia lle­ga a la po­bla­ción. En es­te pun­to, el mar­gen de me­jo­ra en Es­pa­ña es enor­me. Con­fia­mos en que los cam­bios so­cia­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos nos ayu­den a ges­tio­nar me­jor la com­ple­ji­dad exis­ten­te, en la que SE­PA pue­de apor­tar su vi­sión cien­tí­fi­ca y de sa­lud, des­de el en­ten­di­mien­to y el res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal.

AB: Oja­lá hu­bie­ra re­ce­tas má­gi­cas. Pa­re­ce evi­den­te que el re­co­no­ci­mien­to de las especialidades, tal co­mo ocu­rre en los paí­ses de nues­tro en­torno, apor­ta­ría luz. Así co­mo la ne­ce­sa­ria ade­cua­ción del nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les al mo­de­lo asis­ten­cial, ges­tio­na­do des­de una pers­pec­ti­va de sa­lud pú­bli­ca e in­te­rés ge­ne­ral más que des­de el me­ro al­be­drío del mer­ca­do, de la ofer­ta y la de­man­da.

JN: El ver­da­de­ro re­to con­sis­te en ser ca­pa­ces de que to­da la po­bla­ción es­té aten­di­da en tér­mi­nos de sa­lud bu­cal. Las de­sigual­da­des so­cia­les son un desafío im­por­tan­te al que la cien­cia tam­bién ha de dar res­pues­ta. Des­de SE­PA he­mos de con­tri­buir a que la sa­lud bu­cal lle­gue a to­dos.

DM.- En­ton­ces, co­mo po­si­ble op­ción de re­gu­la­ción es­ta­ría la Es­pe­cia­li­za­ción… Co­mo us­te­des son de­fen­so­res de las especialidades, ¿qué pa­pel les gus­ta­ría que ju­ga­ra SE­PA en su crea­ción o re­gu­la­ción y có­mo ven la si­tua­ción ac­tual pa­ra lo­grar lle­var a ca­bo es­te gran re­to que tie­ne por de­lan­te la odon­to­lo­gía es­pa­ño­la?

AG: Co­mo he­mos ve­ni­do ha­cien­do en los úl­ti­mos años, SE­PA es­ta­rá al la­do de to­das las ins­ti­tu­cio­nes que con­fíen en el mo­de­lo ba­sa­do en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca pa­ra pro­mo­ver la ne­ce­sa­ria re­gu­la­ción de las especialidades odon­to­ló­gi­cas co­mo un me­ca­nis­mo de ga­ran­tía pa­ra los pa­cien­tes y re­fuer­zo de la ex­ce­len­cia asis­ten­cial.

AB: Se­gui­re­mos tra­ba­jan­do jun­to a las uni­ver­si­da­des, a las en­ti­da­des pro­fe­sio­na­les y a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en­car­ga­das de re­gu­lar es­te pro­ce­so pa­ra que la Pe­rio­don­cia sea re­co­no­ci­da co­mo una es­pe­cia­li­dad, an­te el evi­den­te im­pac­to cien­tí­fi­co de esta dis­ci­pli­na.

JN: Es tiem­po de en­ten­di­mien­to y de res­pues­tas a la po­bla­ción, por lo que SE­PA con­tri­bui­rá co­mo siem­pre des­de la cien­cia y la sa­lud, el ri­gor, la in­no­va­ción, la ex­ce­len­cia y la trans­pa­ren­cia al ser­vi­cio del in­te­rés ge­ne­ral.

Nue­va Jun­ta Di­rec­ti­va de SE­PA en un ac­to del con­gre­so SE­PA Va­len­cia 2016, que reunió a más 4.000 pro­fe­sio­na­les de la Odon­to­lo­gía.

Adrián Gue­rre­ro, pre­si­den­te de SE­PA.

An­to­nio Bu­jal­dón, vi­ce­pre­si­den­te de SE­PA.

Jo­sé Nart, se­cre­ta­rio de SE­PA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.