El éxi­to de las res­tau­ra­cio­nes in­di­rec­tas en ele­men­tos pos­te­rio­res Res­tau­ra­cio­nes in­di­rec­tas de com­po­si­te con dos pro­ce­di­mien­tos di­fe­ren­tes: un en­sa­yo clí­ni­co con 10 años de se­gui­mien­to

De­bi­do a la cre­cien­te de­man­da de res­tau­ra­cio­nes con ma­te­ria­les es­té­ti­cos, las ce­rá­mi­cas y los ma­te­ria­les com­pues­tos se han con­ver­ti­do en la pri­me­ra op­ción en las reha­bi­li­ta­cio­nes de los sec­to­res pos­te­rio­res. Las res­tau­ra­cio­nes di­rec­tas en com­po­si­te es­tán

El Dentista Moderno - - Sumario - Re­vi­sión de la li­te­ra­tu­ra in­ter­na­cio­nal, edi­ta­do por Da­vid Bat­ta­glia

El éxi­to de las res­tau­ra­cio­nes in­di­rec­tas en los ele­men­tos pos­te­rio­res: re­vi­sión sis­te­má­ti­ca de la li­te­ra­tu­ra

The su­cess of in­di­rect res­to­ra­tions in pos­te­rior teeth: a sys­te­ma­tic re­view of the li­te­ra­tu­re Man­ga­ni F, Ma­ri­ni S, Ba­ra­ban­ti N, Pre­ti A. Mi­ner­va Sto­ma­tol 2015 Oct;64(5):231-40. El ob­je­ti­vo de es­te tra­ba­jo ha si­do eva­luar la fia­bi­li­dad a lar­go pla­zo y la efi­ca­cia de las in­lay y on­lay rea­li­za­das con ma­te­rial ce­rá­mi­co y com­po­si­te, ana­li­zan­do los es­tu­dios cien­tí­fi­cos pu­bli­ca­dos en­tre 2004 y 2013. Pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo pro­pues­to, en esta re­vi­sión se ana­li­za­ron los ar­tícu­los de los 10 años trans­cu­rri­dos en­tre 2004 y 2013 y con­te­ni­dos en Med­li­ne. La bús­que­da se lle­vó a ca­bo con las pa­la­bras cla­ve “in­lay” y “on­lay”, “fo­llow up” y “lon­ge­vity”. Ca­da ar­tícu­lo de­bía cum­plir con los cri­te­rios de in­clu­sión y ex­clu­sión pa­ra ser in­clui­do en la eva­lua­ción. Es­tos cri­te­rios han si­do asu­mi­dos por la re­vi­sión efec­tua­da so­bre es­te te­ma, del 2004 de Man­hart y co­la­bo­ra­do­res. Pa­ra es­te es­tu­dio se han se­lec­cio­na­do ar­tícu­los en ita­liano e in­glés, que se re­fie­ren a en­sa­yos y es­tu­dios clí­ni­cos con­tro­la­dos con pa­cien­tes de to­das las eda­des, mien­tras que se han ex­clui­do los es­tu­dios in vi­tro, en ani­ma­les y otros es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio y re­vi­sio­nes an­te­rio­res de la li­te­ra­tu­ra. Al fi­nal de la lec­tu­ra rá­pi­da, se se­lec­cio­na­ron 32 ar­tícu­los, que cum­plían con los cri­te­rios de in­clu­sión y ex­clu­sión. Es­tos ar­tícu­los fue­ron ana­li­za­dos pa­ra com­pa­rar datos y re­sul­ta­dos clí­ni­cos y pa­ra ex­traer con­clu­sio­nes es­ta­dís­ti­cas. En esta re­vi­sión se in­clu­ye­ron un to­tal de 5.858 res­tau­ra­cio­nes (5.295 en ce­rá­mi­ca, 563 en com­po­si­te) rea­li­za­das en 2.377 pa­cien­tes. El se­gui­mien­to me­dio fue de 5,4 años. Los es­tu­dios de las res­tau­ra­cio­nes en com­po­si- te aquí eva­lua­dos han te­ni­do una me­dia de se­gui­mien­to más cor­ta res­pec­to de los rea­li­za­dos en las in­crus­ta­cio­nes ce­rá­mi­cas. La me­dia arit­mé­ti­ca de éxi­to clí­ni­co en las res­tau­ra­cio­nes in­di­rec­tas ha si­do del 94%, más al­ta en las res­tau­ra­cio­nes ce­rá­mi­cas (94,9%) que con los ma­te­ria­les com­pues­tos (91,1%). La ta­sa de éxi­to me­dio pon­de­ra­do ha si­do del 95,3% -92,8% pa­ra las res­tau­ra­cio­nes con com­po­si­te y del 96,3% pa­ra las de ce­rá­mi­ca-. Las ma­yo­res ta­sas de éxi­to se han en­con­tra­do en los dien­tes reha­bi­li­ta­dos con ma­te­rial ce­rá­mi­co, a pe­sar de que los pe­río­dos de se­gui­mien­to de los es­tu­dios que uti­li­za­ron es­tos ma­te­ria­les fue­ron más lar­gos. El aná­li­sis es­ta­dís­ti­co so­bre la in­fluen­cia del ta­ma­ño de la ca­vi­dad en el éxi­to de las re­cons­truc­cio­nes in­di­rec­tas mues­tra có­mo los re­sul­ta­dos de­pen­den de la can­ti­dad de pa­re­des a res­tau­rar. Cuan­do el de­fec­to se li­mi­ta a 1-2 pa­re­des, se han po­di­do en­con­trar, uti­li­zan­do pa­rá­me­tros del USPHS (Uni­ted Sta­tes Pu­blic Health Ser­vi­ce), una me­jo­ra de la in­te­gri­dad mar­gi­nal, una ma­yor in­te­gri­dad de la res­tau­ra­ción y una me­nor de­co­lo­ra­ción mar­gi­nal. Tam­bién se po­ne de re­lie­ve có­mo, en 2010, Man­hart y co­la­bo­ra­do­res no en­con­tra­ron di- fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en los pa­rá­me­tros del USPHS al com­pa­rar las re­cons­truc­cio­nes in­di­rec­tas en pre­mo­la­res y mo­la­res, evi­tan­do la po­si­bi­li­dad de una in­ci­den­cia del ti­po de ele­men­to reha­bi­li­ta­do en el éxi­to de las re­cons­truc­cio­nes in­di­rec­tas. El éxi­to de una res­tau­ra­ción in­di­rec­ta de­pen­de de mu­chos fac­to­res re­la­cio­na­dos con los ma­te­ria­les, el den­tis­ta y el pa­cien­te. Es­te ti­po de en­fo­que tie­ne una ba­ja ta­sa de fra­ca­so y de­mues­tra una óp­ti­ma elec­ción en el tra­ta­mien­to de las le­sio­nes de Cla­se I y II. En los úl­ti­mos años han me­jo­ra­do mu­cho los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos con es­tas res­tau­ra­cio­nes. Es­to es es­pe­cial­men­te cier­to cuan­do nos fi­ja­mos en las re­si­nas com­pues­tas, lo cual pro­ba­ble­men­te se re­la­cio­ne con el uso de ma­te­ria­les más fia­bles y una ma­yor aten­ción a los pro­to­co­los ope­ra­ti­vos. Co­mo con­clu­sión, a par­tir de esta re­vi­sión se de­ter­mi­na có­mo la di­fe­ren­cia en­tre las ta­sas de éxi­to de las res­tau­ra­cio­nes de ele­men­tos pos­te­rio­res, rea­li­za­das con téc­ni­ca in­di­rec­ta, en ce­rá­mi­ca o con com­po­si­te, no es es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va en los tra­ba­jos ana­li­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.