Im­plan­tes in­me­dia­tos con car­ga in­me­dia­ta en al­veo­los afec­ta­dos por pe­rio­don­ti­tis: se­rie de ca­sos con se­gui­mien­to de 2 a 5 años

Exis­ten po­cos es­tu­dios que des­cri­ban la in­ser­ción y evo­lu­ción de im­plan­tes in­me­dia­tos con car­ga in­me­dia­ta en zo­nas in­fec­ta­das por pe­rio­don­ti­tis. Esta se­rie de ca­sos pre­ten­de re­co­ger el com­por­ta­mien­to a lar­go pla­zo de un gru­po de im­plan­tes con es­tas ca­ract

El Dentista Moderno - - Sumario - Au­tor: Eduar­do Ani­tua

El uso de los im­plan­tes den­ta­les pa­ra re­em­pla­zar pie­zas den­ta­les per­di­das es hoy una prác­ti­ca de ru­ti­na en las con­sul­tas den­ta­les, exis­tien­do nu­me­ro­sos pro­to­co­los en­tre los que se en­cuen­tran la in­ser­ción in­me­dia­ta y la car­ga in­me­dia­ta. Des­de las pri­me­ras re­fe­ren­cias de la in­ser­ción in­me­dia­ta de im­plan­tes en le­chos post-ex­trac­ción, se han mo­di­fi­ca­do los pro­to­co­los con el fin de con­se­guir una pre­ser­va­ción del al­veo­lo re­du­cien­do el tiem­po de tra­ta­mien­to1- 5. La lle­ga­da de la car­ga in­me­dia­ta al im­plan­te post-ex­trac­ción ha re­du­ci­do to­da­vía más los tiem­pos de tra­ta­mien­to y las ta­sas de su­per­vi­ven­cia re­por­ta­das por los di­fe­ren­tes es­tu­dios pu­bli­ca­dos a es­te res­pec­to son si­mi­la­res a las de los im­plan­tes con­ven­cio­na­les6- 10, siem­pre que se res­pe­te un cui­da­do­so pro­to­co­lo en el que el tor­que de in­ser­ción jue­ga un pa­pel cru­cial. Los ran­gos de tor­que recomendados pa­ra po­der lle­var a ca­bo es­tas téc­ni­cas son de 30- 45 Ncm. pa­ra los im­plan­tes uni­ta­rios y un mí­ni­mo de 20 Ncm pa­ra im­plan­tes múl­ti­ples fe­ru­li­za­dos con un va­lor de Os­tell en­tre 60 y 651,6- 9. Las úl­ti­mas re­vi­sio­nes sis­te­má­ti­cas pu­bli­ca­das pa­ra im­plan­tes post- ex­trac­ción in­me­dia­ta con car­ga in­me­dia­ta nos in­di­can que exis­te una ma­yor ta­sa de fra­ca­so pa­ra es­tos im­plan­tes cuan­do se si­túan en sec­to­res pos­te­rio­res (0,54% fren­te al 0,45% en sec­tor an­te­rior) 11. Ade­más, los im­plan­tes si­tua­dos en ma­xi­lar tie­nen una ma­yor ta­sa de fra­ca­so (0,73%) com­pa­ra­do con los in­ser­ta­dos en la man­dí­bu­la (0,50%) 11. En cuan­to a tra­ba­jos que re­co­jan la evo­lu­ción de los im­plan­tes post- ex­trac­ción in­me­dia­ta con car­ga in­me­dia­ta en al­veo­los con in­fec­ción, en­con­tra­mos una re­vi­sión sis­te­má­ti­ca que nos in­di­ca que los im­plan­tes se in­te­gran co­rrec­ta­men­te cuan­do son co­lo­ca­dos en zo­nas con in­fec­ción de­ri­va­da de un pro­ble­ma en­do­dón­ti­co o pe­rio­don­tal12. Otros es­tu­dios tam­po­co re­co­gen di­fe­ren­cias en­tre la su­per­vi­ven­cia de es­te ti­po de im­plan­tes in­me­dia­tos con car­ga in­me­dia­ta al ser

in­ser­ta­dos en zo­nas con in­fec­ción com­pa­ra­dos con otros in­ser­ta­dos en zo­nas sin in­fec­ción13- 14. Es­tos datos pa­re­cen in­di­car que es­tos im­plan­tes no tie­nen peor com­por­ta­mien­to que los im­plan­tes post- ex­trac­ción in­me­dia­ta con car­ga in­me­dia­ta con­ven­cio­nal, pe­ro la ma­yo­ría de los es­tu­dios pu­bli­ca­dos no re­co­gen datos a lar­go pla­zo. El ob­je­ti­vo de es­te es­tu­dio es mos­trar una se­rie de ca­sos de im­plan­tes post- ex­trac­ción in­me­dia­ta con car­ga in­me­dia­ta en in­ci­si­vos cen­tra­les y rea­li­zar un se­gui­mien­to a lar­go pla­zo de los mis­mos pa­ra va­lo­rar la su­per­vi­ven­cia del im­plan­te y co­mo va­ria­bles se­cun­da­rias la pér­di­da ósea mar­gi­nal, las com­pli­ca­cio­nes pro­té­si­cas, la su­per­vi­ven­cia de la pró­te­sis y la es­ta­bi­li­dad de los te­ji­dos blan­dos pe­ri-im­plan­ta­rios en zo­nas en las que la es­té­ti­ca jue­ga un pa­pel cru­cial co­mo los in­ci­si­vos cen­tra­les.

Ma­te­ria­les y mé­to­dos

To­dos los pa­cien­tes in­clui­dos en el es­tu­dio fue­ron re­clu­ta­dos en la clí­ni­ca den­tal Ani­tua en Vi­to­ria, Es­pa­ña. Los datos fue­ron re­vi­sa­dos de for­ma re­tros­pec­ti­va se­lec­cio­nán­do­se los pa­cien­tes que cum­plie­ran los si­guien­tes cri­te­rios de in­clu­sión:

• Im­plan­te in­me­dia­to en al­veo­lo post- ex­trac­ción

en zo­na de 1.1 o 2.1.

• Im­plan­te in­ser­ta­do des­de Di­ciem­bre de 2006

has­ta Ju­nio de 2015.

• Car­ga in­me­dia­ta del im­plan­te. Se con­fi­gu­ró una ba­se de datos con los pa­cien­tes se­lec­cio­na­dos en la que se re­co­gie­ron datos de­mo­grá­fi­cos (se­xo, edad), há­bi­tos so­cia­les (al­cohol, ta­ba­co), con­di­cio­nes mé­di­cas de in­te­rés y datos re­la­ti­vos a su his­to­ria pe­rio­don­tal. A esta ba­se de datos se aña­die­ron los datos re­la­ti­vos a los im­plan­tes ( lon­gi­tud, diá­me­tro y tor­que de in­ser­ción), datos re­la­ti­vos a la pró­te­sis (ator­ni­lla­da/ce­men­ta­da) y datos re­la­ti­vos al te­ji­do blan­do pe­ri-im­plan­tar ( bio­ti­po y es­ta­bi­li­dad du­ran­te el pe­río­do de se­gui­mien­to). La re­co­lec­ción de los datos fue lle­va­da a ca­bo por dos exa­mi­na­do­res in­de­pen­dien­tes.

La me­di­ción de la pér­di­da ósea mar­gi­nal se reali­zó en la úl­ti­ma radiografía pa­no­ra­mi­ca de se­gui­mien­to. Pa­ra la rea­li­za­ción de las ra­dio­gra­fías pa­no­rá­mi­cas to­dos los pa­cien­tes fue­ron co­lo­ca­dos en la mis­ma po­si­ción iden­ti­fi­ca­da me­dian­te mar­cas en el sue­lo pa­ra la po­si­ción de los pies, oli­vas au­di­ti­vas pa­ra fi­jar la po­si­ción de la ca­be­za, ca­li­bre lá­ser pa­ra es­ta­ble­cer el co­rrec­to plano bi­pu­pi­lar y la lí­nea me­dia fa­cial, así co­mo un mor­de­dor y un apo­yo pa­ra la bar­bi­lla. Una vez ob­te­ni­da la radiografía en for­ma­to di­gi­tal es ca­li­bra­da me­dian­te un soft­wa­re es­pe­cí­fi­co (Si­de­xis mea­su­re) a tra­vés de una lon­gi­tud co­no­ci­da en la radiografía co­mo es el im­plan­te den­tal. Una vez in­tro­du­ci­mos la me­di­da de ca­li­bra­ción, el pro­gra­ma in­for­má­ti­co rea­li­za un cálcu­lo ba­sa­do en esta me­di­da pa­ra eli­mi­nar la mag­ni­fi­ca­ción, pu­dien­do rea­li­zar me­di­cio­nes li­nea­les exen­tas de es­te error. La pér­di­da ósea cres­tal fue me­di­da en dos pun­tos: me­sial y dis­tal de ca­da im­plan­te. Fi­nal- men­te se reali­zó una com­pa­ra­ción de las me­dias de am­bas me­di­das. En lo que res­pec­ta al pro­to­co­lo diag­nós­ti­co, qui­rúr­gi­co y pro­té­si­co, hay que de­cir que to­dos los pa­cien­tes fue­ron es­tu­dia­dos an­tes de la in­ser­ción de los im­plan­tes me­dian­te mo­de­los diag­nós­ti­cos, ex­plo­ra­ción in­trao­ral y rea­li­za­ción de un TAC den­tal (Co­ne-beam) ana­li­za­do pos­te­rior­men­te me­dian­te un soft­wa­re es­pe­cí­fi­co (BTIS­can II). To­das las ci­ru­gías fue­ron lle­va­das a ca­bo por dos ci­ru­ja­nos ex­pe­ri­men­ta­dos a cie­lo ce­rra­do a tra­vés del al­veo­lo post- ex­trac­ción. Los pa­cien­tes fue­ron tra­ta­dos con 2 gra­mos de amo­xi­ci­li­na 60 mi­nu­tos an­tes de la ci­ru­gía (clin­da­mi­ci­na 600 mg pa­ra los pa­cien­tes alérgicos). 30 mi­nu­tos an­tes de la ci­ru­gía se les ad­mi­nis­tró tam­bién 1 gra­mo de pa­ra­ce­ta­mol co­mo anal­gé­si­co. La anes­te­sia fue in­fil­tra­ti­va lo­cal (ar­ti­caí­na con adre­na­li­na 1:100.000). Las extracciones den­ta­les se rea­li­za­ron de for­ma cui­da­do­sa pa­ra con­ser­var las pa­re­des del al­veo­lo in­tac­tas. Una vez ex­traí­do el dien­te el al­veo­lo se cu­re­teó has­ta re­ti­rar to­do el te­ji­do in­fla­ma­to­rio re­ma­nen­te an­tes de la in­ser­ción del im­plan­te. Una vez lim­pio el al­veo­lo se re­lle­nó con PRGF-En­do­ret ®, frac­ción 2 ac­ti­va­da, pre­pa­ra­da des­de la san­gre del pa­cien­te acor­de con el pro­to­co­lo des­cri­to pa­ra su ob­ten­ción por Ani­tua. El le­cho pa­ra la in­ser­ción del im­plan­te fue pre­pa­ra­do pos­te­rior­men­te me­dian­te fre­sa­do a ba­jas re­vo­lu­cio­nes sin irri­ga­ción 15,16. Los im­plan­tes se in­ser­ta­ron con el mo­tor qui­rúr­gi­co ca­li­bra­do a 25 Ncm y se ter­mi­nó la in­ser­ción con la lla­ve de tor­que, ano­tán­do­se el tor­que fi­nal en la fi­cha de ca­da pa­cien­te. En los ca­sos en los que exis­tió un gap me­nor a 0,5 mm en­tre el im­plan­te y la ta­bla ves­ti­bu­lar se re­lle­nó con PRGF-En­do­ret ®, frac­ción 1 ac­ti­va­da y re­traí­da y cuan­do es­te gap fue ma­yor con hue­so au­tó­lo­go ob­te­ni­do de fre­sa­do + PRGF-En­do­ret ® frac­ción 2 ac­ti­va­do. Tras la ci­ru­gía los pa­cien­tes re­ci­bie­ron an­ti­bio­te­ra­pia du­ran­te 7 días con amo­xi­ci­li­na de 500 mg ca­da 8 ho­ras y pa­ra­ce­ta­mol si pre­ci­sa­ban. Los pa­cien­tes fue­ron ins­trui­dos pa­ra rea­li­zar una cui­da­do­sa hi­gie­ne y die­ta blan­da sin mas­ti­car por la zo­na in­ter­ve­ni­da du­ran­te los pri­me­ros 6 me­ses. La pró­te­sis pro­vi­sio­nal fue in­ser­ta­da 24 ho­ras tras la ci­ru­gía y trans­cu­rri­dos los pri­me­ros 6 me­ses, fue­ron to­ma­das las me­di­das pa­ra la pró­te­sis de­fi­ni­ti­va.

Pa­ra la de­ter­mi­na­ción del éxi­to de los im­plan­tes se si­guie­ron los cri­te­rios pro­pues­tos por Bu­ser and cols. 18 y mo­di­fi­ca­dos por Al­brekts­son y cols. 19, con­sis­ten­tes en:

(1) au­sen­cia de do­lor per­sis­ten­te en la zo­na, di

ses­te­sia o pa­res­te­sia,

(2) au­sen­cia de in­fec­ción pe­ri-im­plan­ta­ria o su

pu­ra­ción

(3) au­sen­cia de mo­vi­li­dad del im­plan­te

(4) au­sen­cia de reab­sor­ción ósea ma­yor de 1,5 mm du­ran­te el pri­mer año de car­ga y 0,2 mm por año en los años pos­te­rio­res. Se con­si­de­ró éxi­to del tra­ta­mien­to im­plan­to­ló­gi­co cuan­do se cum­plían los cri­te­rios an­te­rior­men­te des­cri­tos. La su­per­vi­ven­cia del im­plan­te se con­si­de­ró po­si­ti­va cuan­do el im­plan­te se en­con­tra­ba pre­sen­te en el fi­nal del pe­río­do de se­gui­mien­to. Se va­lo­ra­ron las in­ci­den­cias re­la­cio­na­das con la pró­te­sis re­co­gi­das en las vi­si­tas de se­gui­mien­to ta­les co­mo: aflo­ja­mien­to de los tor­ni­llos de re­ten­ción, frac­tu­ra de los tor­ni­llos de re­ten­ción, des­ce­men­ta­do de las pró­te­sis, frac­tu­ra de la por­ce­la­na o es­truc­tu­ra de la pró­te­sis. La su­per­vi­ven­cia de las pró­te­sis y el éxi­to del tra­ta­mien­to fue con­si­de­ra­da en fun­ción de los cri­te­rios pro­pues­tos por Lang and cols11:

(1) au­sen­cia de frac­tu­ra de la por­ce­la­na o la es

truc­tu­ra,

(2) au­sen­cia de pér­di­da de re­ten­ción

(3) au­sen­cia de frac­tu­ra de los ele­men­tos de re

ten­ción.

Aná­li­sis es­ta­dís­ti­co

El pa­cien­te fue to­ma­do co­mo la uni­dad pa­ra el aná­li­sis es­ta­dís­ti­co de los datos de­mo­grá­fi­cos, los há­bi­tos so­cia­les, la his­to­ria mé­di­ca y la his­to­ria pe­rio­don­tal. El im­plan­te se to­mó co­mo uni­dad es­ta­dís­ti­ca pa­ra la des­crip­ción de las va­ria­bles de­pen­dien­tes del im­plan­te: lon­gi­tud, diá­me­tro, tor­que de in­ser­ción, pér­di­da ósea mar­gi­nal y su­per­vi­ven­cia del im­plan­te o la pró­te­sis. La su­per­vi­ven­cia de los im­plan­tes y pró­te­sis fue rea­li­za­da me­dian­te el test de Ka­plan-Meier SPSS v15.0 pa­ra Win­dows (SPSS Inc., Chica­go, IL, USA), pa­ra el res­to de de­ter­mi­na­cio­nes se reali­zó una es­ta­dís­ti­ca des­crip­ti­va.

Re­sul­ta­dos

Fue­ron re­clu­ta­dos 10 pa­cien­tes en los que se in­ser­ta­ron 10 im­plan­tes post- ex­trac­ción in­me­dia­ta con car­ga in­me­dia­ta en zo­nas in­fec­ta­das por pe- rio­don­ti­tis. Seis de los pa­cien­tes fue­ron mu­je­res y la edad me­dia en el mo­men­to de la ci­ru­gía fue de 51 años (ran­go 49 a 67). Los im­plan­tes fue­ron in­ser­ta­dos en po­si­ción 11 en un 40% de las oca­sio­nes y en 21 en un 60% de las oca­sio­nes. El ti­po óseo III fue el más fre­cuen­te (70%) en el lu­gar en que se in­ser­ta­ron los im­plan­tes. El ti­po óseo II se en­con­tró en el 20% de los ca­sos y el hue­so ti­po IV en el 10% de los ca­sos res­tan­tes. El tor­que me­dio de in­ser­ción fue de 45 Ncm (ran­go 40-50 Ncm). El tiem­po me­dio de se­gui­mien­to fue de 5,6 años (ran­go 2 a 6 años) (fi­gu­ra 1). La ma­yo­ría de los ca­sos pre­sen­ta­ron un tiem­po de se­gui­mien­to su­pe­rior a 5 años (70%) y en to­do el tiem­po de se­gui­mien­to no se re­gis­tró nin­gún fra­ca­so de los im­plan­tes es­tu­dia­dos. Úni­ca­men­te 1 de los 10 im­plan­tes in­clui­dos en el es­tu­dio no cum­plió con los cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos pa­ra el éxi­to im­plan­to­ló­gi­co de­bi­do a que pre­sen­tó una pér­di­da ósea su­pe­rior a 1,5 mm du­ran­te el pri­mer año de car­ga (aun­que es­te he­cho no se co­rre­la­cio­nó con pro­ble­mas co­mo mo­vi­li­dad del im­plan­te, do­lor o in­fec­ción).

La me­dia de pér­di­da ósea mar­gi­nal fue de 1,64 mm (ran­go 0,31-5,61 mm). En cuan­to a la pró­te­sis, el 90% de los ca­sos se reha­bi­li­ta­ron me­dian­te pró­te­sis ce­men­ta­da y el 80% de las res­tau­ra­cio­nes for­ma­ban par­te de puen­tes, sien­do só­lo el 20% res­tau­ra­cio­nes uni­ta­rias. No se re­gis­tró nin­gún fra­ca­so de pró­te­sis en los ca­sos es­tu­dia­dos ni nin­gu­na com­pli­ca­ción pro­té­si­ca me­nor, sien­do por lo tan­to el éxi­to pro­té­si­co del 100% se­gún los pa­rá­me­tros eva­lua­dos an­te­rior­men­te des­cri­tos. En cuan­to al com­por­ta­mien­to de los te­ji­dos blan­dos de los pa­cien­tes es­tu­dia­dos, un 40% de ellos pre­sen­ta­ron un bio­ti­po fino y un 60% un bio­ti­po grue­so. El por­cen­ta­je de for­ma­ción de pa­pi­la tras el tra­ta­mien­to fue del 50%. La mu­co­sa se man­tu­vo es­ta­ble tras el tra­ta­mien­to en el 70% de los ca­sos, en­con­trán­do­se re­ce­sio­nes gin­gi­va­les en el 20% de los ca­sos y pér­di­da de vo­lu­men en el 10% res­tan­te (fi­gu­ra 2). En las fi­gu­ras 3-8 se mues­tra la evo­lu­ción de uno de los ca­sos clí­ni­cos in­clui­dos en el es­tu­dio.

Dis­cu­sión

Los re­sul­ta­dos del pre­sen­te es­tu­dio mues­tran que los im­plan­tes in­ser­ta­dos post-ex­trac­ción in­me­dia­ta con car­ga in­me­dia­ta en al­veo­los in­fec­ta­dos por pe­rio­don­ti­tis ac­ti­va, no mues­tran una ma­yor in­ci­den­cia de pér­di­da ósea cres­tal ni de fra­ca­so. La su­per­vi­ven­cia me­dia de los im­plan­tes in­ser­ta­dos post-ex­trac­ción in­me­dia­ta con car­ga in­me­dia­ta se en­cuen­tra en 98,4% (des­pués de 2 años) y des­cien­de has­ta un 97,5% (ran­go 95,2-98,8% tras 3 años de se­gui­mien­to) 11. En nues­tro es­tu­dio la ta­sa de su­per­vi­ven­cia de los im­plan­tes es su­pe­rior (100%), y el se­gui­mien­to de los im­plan­tes es ma­yor (2- 6 años). El gru­po de es­tu­dio es me­nor que en otras se­ries

pu­bli­ca­das, lo que po­dría ex­pli­car la ma­yor ta­sa de su­per­vi­ven­cia, pe­ro tam­bién las con­di­cio­nes en las que se han in­ser­ta­do los im­plan­tes (zo­nas de in­fec­ción ac­ti­va) pre­dis­pon­drían teó­ri­ca­men­te a que exis­tie­se una ma­yor ta­sa de fra­ca­so. En nues­tro es­tu­dio, la ta­sa de éxi­to del tra­ta­mien­to im­plan­to­ló­gi­co en fun­ción de los cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos por Bu­ser y cols. y mo­di­fi­ca­dos pos­te

18 rior­men­te por Al­brekts­son y cols. 19. fué del 90%. Es­tos datos son com­pa­ra­bles por los pro­por­cio­na­dos por Co­va­ni y cols. en los que tras cua­tro años

20 de se­gui­mien­to un 4,2% de los im­plan­tes mos­tra­ron pér­di­das óseas ele­va­das que hi­cie­ron que fue­ran con­si­de­ra­dos co­mo tra­ta­mien­tos sin éxi­to im­plan­to­ló­gi­co. En lo re­fe­ren­te a las com­pli­ca­cio­nes téc­ni­cas en los es­tu­dios que re­co­gen datos so­bre los im­plan­tes in­me­dia­tos post- ex­trac­ción con car­ga in­me­dia­ta exis­ten una gran can­ti­dad de datos to­dos ellos muy he­te­ro­gé­neos11. En nues­tro es­tu­dio la ta­sa de su­per­vi­ven­cia de las pró­te­sis fue del 100% no re­gis­trán­do­se in­ci­den­cias pro­té­si­cas. Co­va­ni y cols. 20, re­por­tan en su es­tu­dio una ta­sa de com­pli­ca­cio­nes del 9,8% pa­ra im­plan­tes en si­tua­ción si­mi­lar a la nues­tra, con­sis­tien­do es­tas com­pli­ca­cio­nes en aflo­ja­mien­to de tor­ni­llos pro­té­si­cos. Otros dos es­tu- dios pu­bli­ca­dos en si­tua­cio­nes si­mi­la­res no re­co­gen com­pli­ca­cio­nes pro­té­si­cas, por lo que tie­nen una ta­sa igual a la nues­tra (Lang y cols., Pros­per and cols.) 21,22. Fi­nal­men­te, en­con­tra­mos datos que in­di­can una ele­va­da ta­sa de com­pli­ca­cio­nes pro­té­si­cas co­mo el apor­ta­do por Pa­paspy­ri­da­kos y cols, don­de se re­co­ge un 33,3% de frac­tu­ra del ma­te­rial de res­tau­ra­ción a los 5 años (frac­tu­ra de por­ce­la­na) y un 66,6% a los 10 años23.

Con­clu­sio­nes

Con las li­mi­ta­cio­nes del pre­sen­te es­tu­dio (vo­lu­men de pa­cien­tes, na­tu­ra­le­za re­tros­pec­ti­va) po­de­mos afir­mar que los im­plan­tes in­ser­ta­dos post- ex­trac­ción in­me­dia­ta con car­ga in­me­dia­ta en in­ci­si­vos cen­tra­les con in­fec­ción pe­rio­don­tal ac­ti­va no pre­sen­tan una ma­yor ta­sa de fra­ca­so que los im­plan­tes con­ven­cio­na­les in­ser­ta­dos en la mis­ma po­si­ción o los im­plan­tes post- ex­trac­ción in­me­dia­ta en al­veo­los li­bres de in­fec­ción. Po­de­mos afir­mar por lo tan­to, que la pre­sen­cia de in­fec­ción ac­ti­va en el lu­gar de in­ser­ción del im­plan­te en los ca­sos es­tu­dia­dos no re­pre­sen­ta un fac­tor de ries­go pa­ra la su­per­vi­ven­cia del im­plan­te ni pa­ra el com­por­ta­mien­to de los te­ji­dos óseos y te­ji­dos gin­gi­va­les a lar­go pla­zo.

Fi­gu­ra 2. Es­ta­bi­li­dad de los te­ji­dos blan­dos tras el tra­ta­mien­to im­plan­to­ló­gi­co y car­ga de los im­plan­tes al fi­nal del pe­río­do de se­gui­mien­to.

Fi­gu­ra 1. Tiem­po de se­gui­mien­to ca­te­go­ri­za­do en años.

a+b) Ima­gen de la in­ser­ción del im­plan­te postex­trac­ción de car­ga in­me­dia­ta en po­si­ción 12 + 11 c+d) Ima­gen del día de co­lo­ca­ción de la pró­te­sis de­fi­ni­ti­va.

3 Fi­gu­ra 3. Ima­gen ini­cial del ca­so don­de po­de­mos ver el puen­te so­bre dien­te na­tu­ral si­tua­do en sec­tor an­te­rior­su­pe­rior que ha fra­ca­sa­do por frac­tu­ra de dos de los pi­la­res.

4 Fi­gu­ra 4. Se pro­ce­de a la ex­trac­ción de 1.2, 1.1 y 2.2 y la in­ser­ción de im­plan­tes in­me­dia­tos post- ex­trac­ción con car­ga in­me­dia­ta de los mis­mos con pos­tes de­fi­ni­ti­vos y co­ro­nas pro­vi­sio­na­les.

5 Fi­gu­ra 5. Re­cam­bio de la pró­te­sis de car­ga in­me­dia­ta por la pró­te­sis de­fi­ni­ti­va con­ser­van­do los pos­tes ini­cia­les pa­ra pre­ser­var el her­me­tis­mo.

7 Fi­gu­ra 7. Ima­gen a los 5 años del tra­ta­mien­to. El te­ji­do óseo con­ti­nua es­ta­ble sin pér­di­das óseas mar­gi­na­les sig­ni­fi­ca­ti­vas.

8 Fi­gu­ra 8. Ima­gen fi­nal a los 6 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.