¿Cul­pa­ble por ha­cer im­plan­to­pró­te­sis?

El Dentista Moderno - - Editorial -

Ha­cien­do un sí­mil con el tí­tu­lo de nues­tra pu­bli­ca­ción, el den­tis­ta mo­derno se en­cuen­tra en un mo­men­to don­de si quie­re pros­pe­rar en la pro­fe­sión, de­be equi­li­brar su ac­ti­vi­dad clí­ni­ca en­tre el prag­ma­tis­mo y la odon­to­lo­gía de­fen­si­va. El co­no­ci­mien­to, la au­to­crí­ti­ca en la apli­ca­ción y la ges­tión del ries­go son y se­rán fun­da­men­ta­les en el pre­sen­te y fu­tu­ro. Co­mo ya apun­ta­ron en sus tra­ba­jos Pe­rea y co­la­bo­ra­do­res en 2013, o ha pues­to de ma­ni­fies­to en 2017 la te­sis doc­to­ral de Gio­van­ni­ni, en Es­pa­ña exis­te des­de ha­ce tiem­po un au­men­to ex­po­nen­cial del nú­me­ro de re­cla­ma­cio­nes le­ga­les con­tra los den­tis­tas. Es cier­to que ha ha­bi­do tam­bién un au­men­to de los pro­fe­sio­na­les de ma­ne­ra pa­ra­le­la y tam­bién ex­po­nen­cial, pe­ro aun así, he­mos pa­sa­do de una ca­si to­tal au­sen­cia de re­cla­ma­cio­nes en los años 80 a ser la cuar­ta cau­sa de las mis­mas en las cien­cias mé­di­cas, tras la­trau ma­to lo­gí aci­ru­gía or­to­pé­di­ca, gin eco­lo­gíaobs­te­tri­cia y ci­ru­gía-me­di­ci­na es­té­ti­ca. En­tre las dis­ci­pli­nas odon­to­ló­gi­cas, las áreas de ac­ti­vi­dad más re­cla­ma­das son la de pró­te­sis fi­ja y la implantología oral y, no nos en­ga­ñe­mos, la ti­po­lo­gía de es­truc­tu­ras im­pli­ca­das ma­yo­ri­ta­ria­men­te son clí­ni­cas pri­va­das, se­gui­das de fran­qui­cias y com­pa­ñías de se­gu­ros. Si ana­li­za­mos la im­plan­to­pró­te­sis de ma­ne­ra in­di­vi­dual, en­tre los años 2001 y 2016, hay mu­chas re­cla­ma­cio­nes que no lle­gan a jui­cio, pe­ro otras sí, ha­bien­do 70 sen­ten­cias por pre­sun­ta ma­la pra­xis con un pi­co cre­cien­te en los úl­ti­mos años y una ma­yor fre­cuen­cia de exi­gen­cias de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil, pe­ro con un 2,86% de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. Di­chas sen­ten­cias, fun­da­men­tal­men­te son de­bi­das a la in­co­rrec­ta co­lo­ca­ción de los im­plan­tes, al in­co­rrec­to di­se­ño de la pró­te­sis o a la afec­ta­ción ner­vio­sa, con se­cue­las a ni­vel es­té­ti­co, ner­vio­so o fun­cio­nal. Las sen­ten­cias, tras pro­ce­sos ju­di­cia­les de va­rios años, de­ter­mi­nan un 50% apro­xi­ma­do de ma­la pra­xis o in­cum­pli­mien­to de la obli­ga­ción con­trac­tual de re­sul­ta­dos (fun­da­men­tal­men­te es­té­ti­cos), con can­ti­da­des pro­me­dio a in­dem­ni­zar de unos 25.000 eu­ros (con pi­cos má­xi­mos de 150.000), des­ta­can­do tam­bién las al­tas can­ti­da­des aso­cia­das a sen­ten­cias con­de­na­to­rias por da­ños mo­ra­les (unos 30.000 eu­ros). Y lo más cu­rio­so es que so­lo hay cons­tan­cia de que un 35% de los ca­sos cuen­te con con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do rea­li­za­do, ¿y el res­to? ¡De­be­mos re­fle­xio­nar! Los tiem­pos cam­bian y los pa­cien­tes re­cla­man ca­da vez más. Pe­rea y co­la­bo­ra­do­res, o Gio­va­nin­ni, aso­cian las cau­sas del au­men­to de la pre­sión le­gal so­bre las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias a cues­tio­nes va­ria­das con las cua­les es­toy to­tal­men­te de acuer­do y creo que re­sul­ta im­por­tan­te que to­dos de­be­mos ser cons­cien­tes de ellas: 1. El pa­cien­te de hoy, se con­si­de­ra un con­su­mi­dor de ser­vi­cios. Es cons­cien­te de sus de­re­chos y no du­da en pe­dir que

sean res­pe­ta­dos. Y me pa­re­ce bien, pe­ro hay que sa­ber que qui­zá no sea tan cons­cien­te de sus obli­ga­cio­nes, por lo que por una par­te de­be­mos ser ga­ran­tes de un tra­ta­mien­to bien rea­li­za­do, pe­ro tam­bién de­be­mos exi­gir a los pa­cien­tes que asu­man sus obli­ga­cio­nes de hi­gie­ne, co­la­bo­ra­ción y man­te­ni­mien­to. 2. Tam­bién, en mu­chos ca­sos, la co­mu­ni­ca­ción con el pa­cien­te se ha de­gra­da­do. He­mos pa­sa­do de una re­la­ción pa­ter­na­lis­ta a una re­la­ción ca­si im­per­so­nal, con cam­bios o ro­ta­cio­nes de pro­fe­sio­na­les, ges­tión de du­das o pro­ble­mas con “in­ter­me­dia­rios” y ca­na­les inade­cua­dos. 3. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la pu­bli­ci­dad o la com­pe­ten­cia ha­ce que se con­si­de­re a la odon­to­lo­gía una cien­cia pre­de­ci­ble y exac­ta: “Soluciones idea­les pa­ra to­da la vi­da", "sin do­lor, sin pro­ble­mas y con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía", "con re­sul­ta­dos es­té­ti­cos ga­ran­ti­za­dos", son só­lo al­gu­nos ejem­plos de los es­ló­ga­nes o claims que ya nos he­mos acos­tum­bra­do a es­cu­char en la pu­bli­ci­dad odon­to­ló­gi­ca. ¿Y las com­pli­ca­cio­nes qué? ¿Quién ha­bla de las com­pli­ca­cio­nes?. He­mos cam­bia­do de un con­tra­to de obra a un con­tra­to de re­sul­ta­dos y eso a ve­ces es di­fí­cil de con­se­guir. 4.Au­men­to de abo­ga­dos que ase­so­ran y de­fien­den a los pa­cien­tes (lo cual no me pa­re­ce mal), pe­ro que en oca­sio­nes (co­mo di­ce Pe­rea en su ar­tícu­lo), “es­ti­mu­lan” a pre­sen­tar re­cla­ma­cio­nes. To­do ello, uni­do a una so­cie­dad más ju­di­cia­li­za­da co­mo la que te­ne­mos en la ac­tua­li­dad, ha­ce que pre­sen­tar una re­cla­ma­ción ci­vil ju­di­cial o ex­tra­ju­di­cial sea muy fre­cuen­te, sen­ci­llo y rá­pi­do pa­ra un pa­cien­te-clien­te in­sa­tis­fe­cho. Por eso, y res­pon­dien­do a la pre­gun­ta del tí­tu­lo, NO de­be­mos sen­tir­nos cul­pa­bles por ha­cer im­plan­to­pró­te­sis, pe­ro de­be­mos cui­dar­nos de que no nos de­cla­ren cul­pa­bles por ha­cer­la mal a la mí­ni­ma de cam­bio. So­mos pro­fe­sio­na­les muy bue­nos, muy bien for­ma­dos téc­ni­ca­men­te, pe­ro a ve­ces no so­mos cons­cien­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos, va­mos con pri­sa, for­za­dos o sim­ple­men­te no to­ma­mos nues­tras pro­pias de­ci­sio­nes. ¿Y qué po­de­mos ha­cer? Pues po­si­ble­men­te lo que siem­pre se ha re­co­men­da­do y que no de­be­mos ol­vi­dar. Mis pro­fe­so­res y aho­ra ami­gos An­to­nio Bas­co­nes, Ber­nar­do Pe­rea, Ber­na­bé Roldán o Juan Pa­la­fox ya me ad­ver­tían cuan­do era es­tu­dian­te y me trans­mi­tían los prin­ci­pios que si­guen es­tan­do vi­gen­tes 20 años des­pués: • To­dos, tra­ba­je­mos en Cen­tros Hos­pi­ta­la­rios, Uni­ver­si­ta­rios, clí­ni­cas pri­va­das, fran­qui­cias o don­de sea que lo ha­ga­mos, te­ne­mos que sa­ber has­ta dón­de lle­gar y ejer­cer nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo pro­fe­sio­na­les. De­be­mos ser ho­nes­tos con el pa­cien­te y en­ta­blar una re­la­ción di­rec­ta con él. • El pa­cien­te no es den­tis­ta, pe­ro en­ten­de­rá lo que le di­ga­mos si con­fía en no­so­tros. Te­ne­mos que rea­li­zar­le un diag­nós­ti­co mi­nu­cio­so y pre­ci­so, con las prue­bas di­rec­tas o com­ple­men­ta­rias que con­si­de­re­mos ade­cua­das (y que ca­da cual de­ci­da si de­be ser gra­tui­to o no), rea­li­zar un plan de tra­ta­mien­to pro­gre­si­vo, con­sen­sua­do con el pro­pio pa­cien­te, y lle­var­lo a ca­bo sin du­das. • Ha­cer­le par­tí­ci­pe del mis­mo y rea­li­zar siem­pre un 'Con­sen­ti­mien­to In­for­ma­do' se­gún los pro­to­co­los de las So­cie­da­des Cien­tí­fi­cas o Co­le­gios pro­fe­sio­na­les. • No de­be­mos crear ex­pec­ta­ti­vas irrea­les y de­be­mos exi­gir­le que cum­pla con su par­te del con­tra­to ne­go­cia­do, y tam­bién cum­plir­lo no­so­tros por­que to­dos (pro­fe­sio­na­les, pa­cien­tes y de­más im­pli­ca­dos en los tra­ta­mien­tos odon­to­ló­gi­cos) de­be­mos te­ner cla­ro que, qui­zas, no sea po­si­ble rea­li­zar una pró­te­sis im­plan­toa­sis­ti­da con un re­sul­ta­do es­té­ti­co o fun­cio­nal óp­ti­mo si pri­me­ro no con­se­gui­mos un ade­cua­do con­trol de pla­ca, etc. El ca­so es que no pa­re­ce tan di­fí­cil…

El pa­sa­do mes de ju­lio se pre­sen­tó en nues­tro país la pri­me­ra Guía de Prác­ti­ca Clí­ni­ca en el cam­po de la odon­to­lo­gía con­si­de­ra­da co­mo Guía Sa­lud del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud. Es­te tra­ba­jo, desa­rro­lla­do por SECIB, ver­sa so­bre la Leu­co­pla­sia Oral y re­co­ge la evi­den­cia cien­tí­fi­ca apa­re­ci­da en los úl­ti­mos años en re­la­ción a es­ta pa­to­lo­gía, “el tras­torno oral po­ten­cial­men­te ma­ligno más fre­cuen­te e im­por­tan­te”, se­gún nos cuen­ta su coor­di­na­dor el Dr. Agui­rre. És­te ase­gu­ra que la Guía “pre­ten­de ayu­dar a los pro­fe­sio­na­les a va­lo­rar­los prin­ci­pa­les as­pec­tos clí­ni­co­pa­to­ló­gi­cos de la LO ya rea­li­zar su diag­nós­ti­co tem­prano”. Una apues­ta arries­ga­da que ga­na en im­por­tan­cia si te­ne­mos en cuen­ta que “al­gu­nos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la LO se han mo­di­fi­ca­do en los úl­ti­mos tiem­pos”, pro­du­cien­do cam­bios en el mo­de­lo de su en­fo­que. Por su par­te, el Dr. Val­ma­se­da, pre­si­den­te de SECIB, nos ade­lan­ta que ha­brá más GPC pu­bli­ca­das por GuíaSa­lud; de he­cho, ya hay ela­bo­ra­das dos más que se pren­sen­ta­rán pró­xi­ma­men­te, una so­bre el ter­cer mo­lar y otra so­bre ci­ru­gía pe­ria­pi­cal.

“Pa­ra los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios es­te tra­ba­jo so­bre LO va a ser­vir pa­ra guiar, a la luz de la evi­den­cia cien­tí­fi­ca ac­tual, su ac­tua­ción tan­to en el diag­nós­ti­co co­mo en la terapéutica y el pro­nós­ti­co” En­tre­vis­ta/ Dres. Jo­sé Ma­nuel Agui­rre, coor­di­na­dor de la Guía de Prác­ti­ca Clí­ni­ca so­bre Leu­co­pla­sia Oral, y Eduard Val­ma­se­da, pre­si­den­te de SECIB

DM.- ¿Có­mo sur­ge la idea en SECIB de la ela­bo­ra­ción de Guías de Prác­ti­ca Clí­ni­ca co­mo la que aca­ban de pre­sen­tar so­bre la Leu­co­pla­sia Oral? ¿Có­mo se ha con­se­gui­do que, por pri­me­ra vez en el cam­po de la odon­to­lo­gía en Es­pa­ña, sean con­si­de­ra­das co­mo Guía Sa­lud del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud?

Dr. Eduard Val­ma­se­da.- La an­te­rior jun­ta di­rec­ti­va de SECIB, pre­si­di­da por el Dr. Da­vid Ga­lle­go Ro­me­ro, tu­vo la idea de desa­rro­llar unas Guías de Prác­ti­ca Clí­ni­ca. El equi­po de Ci­ru­gía Bu­cal de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, con los Pro­fe­so­res Jo­sé Luís Gutiérrez Pé­rez y Da­niel Torres La­ga­res al fren­te, ha­bían tra­ba­ja­do con un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res an­da­lu­ces que te­nían ex­pe­rien­cia en la con­fec­ción de Guías de Prác­ti­ca Clí­ni­ca pa­ra la Aten­ción Pri­ma­ria de Sa­lud. Por tan­to, es­ta­ban fa­mi­lia­ri­za­dos con el pro­ce­di­mien­to. Es­to fa­ci­li­tó mu­cho la ges­ta­ción de las 3 GPC que SECIB ha ela­bo­ra­do, la pri­me­ra de las cua­les es la de Leu­co­pla­sia Oral. GuíaSa­lud es un or­ga­nis­mo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud en el que par­ti­ci­pan el Mi­nis­te­rio de Sanidad y Asun­tos So­cia­les y las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas. Su mi­sión prin­ci­pal es ayu­dar a los usua­rios y a los pro­fe­sio­na­les del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud a to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­das en la evi­den­cia. Las Guías de Prác­ti­ca Clí­ni­ca son la he­rra­mien­ta prin­ci­pal pa­ra es­ta es­tra­te­gia. Exis­ten una se­rie de cri­te­rios pa­ra de­fi­nir qué es una Guía de Prác­ti­ca Clí­ni­ca. Fun­da­men­tal­men­te de­be ha­ber si­do ela­bo­ra­da en Es­pa­ña, por un gru­po de ex­per­tos iden­ti­fi­ca­ble, de­be es­tar ac­tua­li­za­da y se­guir una me­to­do­lo­gía ri­gu­ro­sa de se­lec­ción y sín­te­sis de la in­for­ma­ción. En nues­tro país se han con­fec­cio­na­do ex­ce­len­tes Guías de Prác­ti­ca Clí­ni­ca en Odon­to­lo­gía, pe­ro no han si­do in­cor­po­ra­das en GuíaSa­lud, que es lo que di­fe­ren­cia a las nues­tras. Otra de las ven­ta­jas de la in­clu­sión en GuíaSa­lud es que el con­te­ni­do es ac­ce­si­ble: cual­quier per­so­na pue­de

“En nues­tro país se han con­fec­cio­na­do ex­ce­len­tes Guías de Prác­ti­ca Clí­ni­ca en Odon­to­lo­gía, pe­ro no han si­do in­cor­po­ra­das en GuíaSa­lud, que es lo que di­fe­ren­cia a las nues­tras”(Dr. Val­ma­se­da)

des­car­gar­se las Guías de Prác­ti­ca Clí­ni­ca des­de el por­tal elec­tró­ni­co de GuíaSa­lud.

DM.- ¿Por qué se ha ele­gi­do el te­ma de la Leu­co­pla­sia Oral y qué su­po­ne a ni­vel clí­ni­co pa­ra la pro­fe­sión es­ta GPC?

Dr. Jo­sé Ma­nuel Agui­rre.- Por­que se tra­ta del tras­torno oral po­ten­cial­men­te ma­ligno más fre­cuen­te e im­por­tan­te. Los tras­tor­nos ora­les po­ten­cial­men­te ma­lig­nos son pro­ce­sos pa­to­ló­gi­cos bu­ca­les que se pue­den trans­for­mar en un car­ci­no­ma oral de cé­lu­las es­ca­mo­sas que es el ti­po de cán­cer oral más fre­cuen­te y más gra­ve. Por es­ta ra­zón rea­li­zar un ade­cua­do diag­nós­ti­co, tra­ta­mien­to y con­trol de la Leu­co­pla­sia Oral es cru­cial en la pre­ven­ción de es­ta neo­pla­sia ma­lig­na. Pa­ra los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios es­ta Guía su­po­ne la opor­tu­ni­dad de ac­tua­li­zar sus co­no­ci­mien­tos so­bre la Leu­co­pla­sia Oral y va a ser­vir pa­ra guiar, a la luz de la evi­den­cia cien­tí­fi­ca ac­tual, su ac­tua­ción tan­to en el diag­nós­ti­co co­mo en la terapéutica y el pro­nós­ti­co.

DM.- Exis­ten otras dos GPC, ¿so­bre qué te­mas van a ver­sar y por qué?

Dr. E.V.- SECIB ha ela­bo­ra­do 2 GPC más: una so­bre el ter­cer mo­lar y otra so­bre ci­ru­gía pe­ria­pi­cal, coor­di­na­das, res­pec­ti­va­men­te, por los pro­fe­so­res Cosme Gay Es­co­da y Mi­guel Pe­ña­rro­cha Dia­go. La GPC de Ter­cer Mo­lar res­pon­de a un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca de pri­mer or­den: la in­di­ca­ción de las ex­trac­cio­nes de ter­ce­ros mo­la­res, una pa­to­lo­gía

que con­su­me mu­chos re­cur­sos en nues­tro sis­te­ma de sa­lud. Los cen­tros de aten­ción pri­ma­ria y tam­bién los cen­tros es­pe­cia­li­za­dos que prac­ti­can la ex­trac­ción de es­tos ter­ce­ros mo­la­res tan so­lo tie­nen en la ac­tua­li­dad al­gu­nas guías pu­bli­ca­das en el ex­tran­je­ro, co­mo las guías NICE o SIGN. Es­ta GPC se­rá una he­rra­mien­ta muy útil pa­ra que los clí­ni­cos y los pa­cien­tes dis­pon­gan de los da­tos más fia­bles so­bre el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de es­tos dien­tes, y pue­dan de­ci­dir có­mo y por qué hay que tra­tar los ter­ce­ros mo­la­res. La GPC de Ci­ru­gía Pe­ria­pi­cal tra­ta un te­ma so­bre el que no hay GPCs. Aun­que no es una téc­ni­ca tan fre­cuen­te co­mo la ex­trac­ción de ter­ce­ros mo­la­res, tie­ne el in­te­rés de que se­rá la pri­me­ra he­rra­mien­ta guía con la que po­drán con­tar tan­to los clí­ni­cos co­mo los pa­cien­tes. Has­ta el mo­men­to, no se dis­po­nía de do­cu­men­tos de es­te for­ma­to, al con­tra­rio de lo que su­ce­de con la GPC del Ter­cer Mo­lar. En es­te ca­so hay di­ver­sas guías de re­fe­ren­cia pu­bli­ca- das en otros paí­ses. Pe­ro en el ca­so de la ci­ru­gía pe­ria­pi­cal no es así, y ahí re­cae la no­ve­dad.

DM.- ¿Es­tas otras dos Guías ya se han pu­bli­ca­do? ¿Tam­bién han si­do in­clui­das co­mo Guías Sa­lud del SNS?

Dr. E.V.- La GPC de ci­ru­gía pe­ria­pi­cal ya ha si­do pu­bli­ca­da por GuíaSa­lud. En el pró­xi­mo con­gre­so de SECIB, que ten­drá lu­gar en Va­len­cia del 16 al 18 de no­viem­bre de 2017 es­tá pre­vis­to ha­cer la pre­sen­ta­ción ofi­cial de la GPC de Ci­ru­gía Pe­ria­pi­cal. La GPC del Ter­cer mo­lar aún es­tá pen­dien­te de in­clu­sión en GuíaSa­lud. Se pre­sen­ta­rá más ade­lan­te, aún no es­tá de­ci­di­do, pe­ro se­gu­ra­men­te se­rá en el 2018.

DM.- ¿Se es­tá es­tu­dian­do la pu­bli­ca­ción de más GPC en un fu­tu­ro por par­te de SECIB?

Dr. E.V.- Sí, he­mos vis­to que es­ta ini­cia­ti­va ha des­per­ta­do in­te­rés en la pro­fe­sión. La pre­sen­ta­ción de la Guía de Prác­ti­ca Clí­ni­ca de Leu­co­pla­sia Oral, que tu­vo lu­gar en un ac­to en el COEC (Co­le­gio de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de Ca­ta­lun­ya) el pa­sa­do 8 de ju­lio, con­tó con la asis­ten­cia de más de 100 pro­fe­sio­na­les y es­tu­dian­tes de Odon­to­lo­gía. He­mos re­ci­bi­do mu­chos men­sa­jes de

“Ac­tual­men­te, po­de­mos con­si­de­rar que cer­ca del 10% de las leu­co­pla­sias úni­cas se trans­for­ma­rán en un car­ci­no­ma oral y que lo ha­rán más del 50% de las leu­co­pla­sia múl­ti­ples”

pro­fe­sio­na­les que que­da­ron muy con­ten­tos con las con­fe­ren­cias y de tan­tos otros que no pu­die­ron acu­dir y les hu­bie­ra gus­ta­do que el even­to fue­ra re­trans­mi­ti­do. Es­pe­ra­mos que el res­to de las GPC ten­ga una aco­gi­da si­mi­lar. El alien­to de nues­tros co­le­gas nos ha ani­ma­do a se­guir por es­te ca­mino y, ac­tual­men­te, es­ta­mos con­si­de­ran­do 2 pro­yec­tos, si bien es aún pron­to pa­ra dar más de­ta­lles.

DM.-Vol­vien­do a la GPC so­bre la Leu­co­pla­sia Oral (LO), en su in­tro­duc­ción se ha­bla de que en los úl­ti­mos años ha apa­re­ci­do im­por­tan­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que pro­du­ce dis­tin­tos cam­bios en el pa­ra­dig­ma de su en­fo­que... ¿Po­dría de for­ma re­su­mi­da in­di­car­me qué no­ve­da­des en es­te sen­ti­do po­ne de ma­ni­fies­to la Guía?

Dr. J.M.A.- Las prin­ci­pa­les no­ve­da­des de es­ta Guía so­bre la Leu­co­pla­sia Oral se re­fie­ren a su co­rrec­ta de­li­mi­ta­ción co­mo tras­torno po­ten­cial­men­te ma­ligno, a la ne­ce­si­dad de rea­li­zar siem­pre un co­rrec­to diag­nós­ti­co clí­ni­co-pa­to­ló­gi­co, a la inexis­ten­cia ac­tual de otros ele­men­tos diag­nós­ti­cos y pro­nós­ti­cos ex­cep­tuan­do los as­pec­tos clí­ni­cos e his­to­pa­to­ló­gi­cos, a la fal­ta de evi­den­cia cien­tí­fi­ca en re­la­ción con la efi­ca­cia de los di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos em­plea­dos has­ta el mo­men­to, y a la ne­ce­si­dad de rea­li­zar con­tro­les pe­rió­di­cos en los pa­cien­tes que pa­de­cen una Leu­co­pla­sia Oral, de un mo­do es­pe­cial si se tra­ta de le­sio­nes múl­ti­ples y pro­li­fe­ra­ti­vas.

“El alien­to de nues­tros co­le­gas nos ha ani­ma­do a se­guir por es­te ca­mino y, ac­tual­men­te, es­ta­mos con­si­de­ran­do dos pro­yec­tos, si bien es aún pron­to pa­ra dar más de­ta­lles” (Dr. Val­ma­se­da)

DM.- Se­gún re­co­gen, la GPC bus­ca ge­ne­rar “evi­den­cia de la má­xi­ma ca­li­dad po­si­ble” o “la me­jor evi­den­cia clí­ni­ca dis­po­ni­ble”. ¿Có­mo se ha ge­ne­ra­do y ga­ran­ti­za­do?

Dr. J.M.A.- La Guía se ha rea­li­za­do con una me­to­do­lo­gía ri­gu­ro­sa y ava­la­da cien­tí­fi­ca­men­te, si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de GuiaSa­lud pa­ra es­te ti­po de do­cu­men­tos. El apo­yo y con­trol de un gru­po de pro­fe­sio­na­les me­to­do­ló­gi­cos ha si­do muy im­por­tan­te pa­ra su ela­bo­ra­ción. Ade­más, la Guía ha con­ta­do con la su­per­vi­sión de tres en­ti­da­des cien­tí­fi­cas es­pa­ño­las re­co­no­ci­das co­mo son: la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Oral (SEMO), la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ca­li­dad Asis­ten­cial (SE­CA) y la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Con­tra el Cán­cer (AECC) y de 2 re­vi­so­res ex­ter­nos de pres­ti­gio en es­te cam­po, el Prof. Ba­gán-Sebastián de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y el pro­fe­sor Mos­que­da-Tay­lor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na Xo­chi­mil­co de Mé­xi­co.

DM.- La GPC iden­ti­fi­ca “la­gu­nas” y, por tan­to, re­co­mien­da lí­neas fu­tu­ras de in­ves­ti­ga­ción. ¿Po­drían in­di­car­nos al­gu­nas de las más des­ta­ca­das ac­tual­men­te en el cam­po de la Leu­co­pla­sia?

Dr.J.M.A.- Más que la­gu­nas, di­ría­mos que to­da­vía exis­ten mu­chas in­cóg­ni­tas en es­ta en­fer­me­dad que de­be ser ob­je­to de in­ves­ti­ga­ción, es­pe­cial­men­te las que se re­fie­ren a su etio­pa­to­ge­nia, ya que sa­ber có­mo y por qué se pro­du­ce la leu­co­pla­sia ayu­da­ría en gran me­di­da. Tam­bién se de­be in­ci­dir en la bús­que­da de bio­mar­ca­do­res ca­pa­ces de pre­de­cir la po­ten­cial trans­for­ma­ción ma­lig­na de la leu­co­pla­sia, así co­mo en im­ple­men­tar tra­ta­mien­tos efi­ca­ces.

Dr. Juan Ma­nuel Va­di­llo

Le­ti­cia Ro­drí­guez

Mi­guel Bur­gue­ño

Jo­sé Nart Mo­li­na

Jo­sé Ma­ría Mal­faz

Je­sús Da­niel Pa­re­jo

Mar­ta Re­vi­lla

An­na Ra­mi­ro

Juan Ló­pez Pa­la­fox

Ana Lorente

Javier de la Cruz

Luis Ja­né No­blom

Gui­ller­mo Gal­ván

Ra­fael Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.