In­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal: Una sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal di­fe­ren­cia en­tre pres­crip­ción de pró­te­sis e in­for­me de ne­ce­si­dad de la mis­ma

El Dentista Moderno - - Noticias -

Un Juz­ga­do de lo Pe­nal de Cór­do­ba ha con­de­na­do a una pro­té­si­ca den­tal de pro­fe­sión por ha­ber rea­li­za­do fun­cio­nes atri­bui­das ex­clu­si­va­men­te a los den­tis­tas, odon­tó­lo­gos y es­to­ma­tó­lo­gos, a pa­gar una mul­ta con­sis­ten­te en una cuo­ta dia­ria de diez eu­ros du­ran­te sie­te me­ses. Se­gún des­ta­ca el juez en su sen­ten­cia, la con­de­na­da vino pres­tan­do ser­vi­cios y rea­li­zan­do ac­tua­cio­nes que co­rres­pon­den, en ex­clu­si­va, a los den­tis­tas, ca­re­cien­do de la ne­ce­sa­ria ha­bi­li­ta­ción pro­fe­sio­nal pa­ra ello, ta­les co­mo to­mar me­di­das de la bo­ca de los pa­cien­tes, rea­li­zar mol­des sin pres­crip­ción de un den­tis­ta y ma­ni­pu­lar la pró­te­sis en la bo­ca, al me­nos en­tre los me­ses de sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 2012 en un es­ta­ble­ci­mien­to que re­gen­ta­ba en Fuen­te Obe­ju­na. En es­te ca­so, el juez es­ti­ma co­mo prue­ba lí­ci­ta la in­ter­ven­ción de un de­tec­ti­ve pri­va­do y, por tan­to, no acep­ta las ale­ga­cio­nes de la de­fen­sa de que se tra­ta de un de­li­to pro­vo­ca­do. Tras una ex­haus­ti­va ar­gu­men­ta­ción des­ta­ca que “no se tra­ta de que la de­tec­ti­ve hi­cie­ra sur­gir una de­ci­sión cri­mi­nal en la acu­sa­da que sin su in­ter­ven­ción no se hu­bie­ra pro­du­ci­do, por­que la con­duc­ta de la acu­sa­da des­de el pri­mer mo­men­to mues­tra su vo­lun­tad de aco­me­ter la to­ta­li­dad de las la­bo­res pa­ra pro­veer a la ma­dre de la de­tec­ti­ve de una pró­te­sis aún cuan­do una par­te fun­da­men­tal de las mis­mas no le co­rres­pon­die­ra por su ti­tu­la­ción…”. El juez de­ter­mi­na en su sen­ten­cia la di­fe­ren­cia en­tre pres­crip­ción de pró­te­sis e in­for­me de ne­ce­si­dad de la mis­ma. El juez po­ne de ma­ni­fies­to tal dis­tin­ción cuan­do la juz­ga­da po­ne de ma­ni­fies­to su in­ten ción de no co­men­zar el tra­ta­mien­to pro­té­si­co has­ta que la pa­cien­te no apor­ta­ra una pres­crip­ción, en­vián­do­la al cen­tro de sa­lud pa­ra acu­dir al mé­di­co de fa­mi­lia. En es­te sen­ti­do, la sen­ten­cia es­ti­ma que “lo mis­mo da ca­re­cer por com­ple­to de pres­crip­ción mé­di­ca que el ha­ber po­di­do con­tar con un P10 en el que el mé­di­co de fa­mi­lia se li­mi­ta a ex­po­ner la con­ve­nien­cia de que la pa­cien­te pu­die­ra te­ner una pró­te­sis”, aña­dien­do que “en to­do ca­so, aun cuan­do pu­die­re en­ten­der­se que sim­ple­men­te fue­ra una pres­crip­ción de­fec­tuo­sa no am­pa­ra­ría ni pa­ra la rea­li­za­ción de la pró­te­sis ni, por su­pues­to, pa­ra rea­li­zar ta­reas que la nor­ma­ti­va vi­gen­te la in­ca­pa­ci­ta”. Asi­mis­mo, el juez en­tra a va­lo­rar tam­bién, en­tre otras cues­tio­nes, que la acu­sa­da tu­vie­ra ins­ta­la­do en el es­ta­ble­ci­mien­to re­gen­ta­do “un ele­men­to que no tie­ne nin­gu­na ra­zón de ser en el mis­mo co­mo es un si­llón de den­tis­ta”. “Po­cos usos di­fe­ren­tes del pro­pio y co­rres­pon­dien­te del da­do por los es­pe­cia­lis­tas pue­de pen­sar­se que ten­ga un ele­men­to co­mo ese. Apar­te lo an­te­rior es in­cues­tio­na­ble­men­te un ele­men­to cu­yo pre­cio no ha de ser ba­jo de mo­do que no pa­re­ce que no pue­da ad­qui­rir­se si no es pa­ra un ren­di­mien­to del mis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.