Slow Den­tistry: Equi­li­brio en­tre “Más y Me­nos”

El Dentista Moderno - - Sumario - Au­tor: Pri­mi­ti­vo Roig

La ne­ce­si­dad de con­su­mo cons­tan­te, la ace­le­ra­ción del rit­mo de vi­da, la des­or­ga­ni­za­ción o el es­trés son al­gu­nos de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas a los que se en­fren­ta la so­cie­dad de con­su­mo. La in­men­sa ma­yo­ría de las em­pre­sas se han adap­ta­do a es­ta si­tua­ción y han amol­da­do sus ser­vi­cios pa­ra aco­plar­se a las caó­ti­cas agen­das de una po­bla­ción que tie­ne de­ma­sia­das co­sas que ha­cer, mu­cho don­de ele­gir y po­co tiem­po. Hoy exis­ten múl­ti­ples ini­cia­ti­vas en sec­to­res tan dis­tin­tos co­mo la mo­da, la edu­ca­ción, el tu­ris­mo, la gas­tro­no­mía o la me­di­ci­na1 que han de­ci­di­do no ser par­te del pro­ble­ma y pos­tu­lar­se co­mo so­lu­ción a tra­vés del co­no­ci­do co­mo mo­vi­mien­to Slow. La adap­ta­ción del mo­vi­mien­to Slow a la Odon­to­lo­gía es des­de ha­ce años una reali­dad que cre­ce ga­nan­do adep­tos2. Mu­chos co­le­gas po­si­ble­men­te re­co­noz­can al­gu­nos de los prin­ci­pios del mo­vi­mien­to Slow co­mo fa­mi­lia­res. Un cre­ci­mien­to sin con­trol, un éxi­to mal ges­tio­na­do, re­cur­sos no op­ti­mi­za­dos y una car­te­ra de pa­cien­tes ex­ce­si­va ha lle­va­do a al­gu­nos den­tis­tas a la ne­ce­si­dad de en­fren­tar­se a un cam­bio. Por otra par­te, son mu­chos los nue­vos den­tis­tas que se in­cor­po­ran pro­fe­sio­nal­men­te a un mer­ca­do re­ple­to de clí­ni­cas en un es­ce­na­rio muy com­pe­ti­ti­vo, en el que di­fe­ren­ciar­se y atraer nue­vos pa­cien­tes no siem­pre es sen­ci­llo. Pa­ra to­dos ellos, el mo­de­lo Slow Den­tistry pue­de ser de gran ins­pi­ra­ción y ayu­da.

Slow den­tistry: Cua­tro con­cep­tos pa­ra com­pren­der­la “más o me­nos”

La Slow Den­tistry es un mo­de­lo de ex­ce­len­cia en el que se in­te­gran per­fec­ta­men­te los pro­to­co­los clí­ni­cos con los de ges­tión y or­ga­ni­za­ción pa­ra to­dos aque­llos que con­fían en los si­guien­tes con­cep­tos.

1. Me­nos es más

La Odon­to­lo­gía Slow nos in­vi­ta a cues­tio­nar si más pri­me­ras vi­si­tas, más pa­cien­tes o más tra­ta­mien­tos son ne­ce­sa­ria­men­te si­nó­ni­mos de ma­yor

pro­duc­ción, ma­yor ren­ta­bi­li­dad, ma­yor ca­li­dad asis­ten­cial y, en de­fi­ni­ti­va, ma­yor éxi­to. Tra­ba­jar con pri­sa, pre­sión o sin con­trol pue­de con­du­cir­nos a no ha­cer bien nues­tro tra­ba­jo, a no ha­blar lo su­fi­cien­te con los pa­cien­tes y, por tan­to, a au­men­tar las pro­ba­bi­li­da­des de te­ner que ges­tio­nar com­pli­ca­cio­nes o a in­cre­men­tar la in­se­gu­ri­dad de los pa­cien­tes pro­vo­can­do que vuel­van una y otra vez a con­sul­tar­nos sus du­das, sa­tu­ran­do así nues­tra agen­da y li­mi­tan­do nues­tra ca­pa­ci­dad de efi­cien­cia. Si ver mu­chos pa­cien­tes o ca­da vez te­ner más ci­tas va a obli­gar­nos a ha­blar me­nos con ellos y cui­dar me­nos tan­to el as­pec­to emo­cio­nal co­mo el pu­ra­men­te téc­ni­co de nues­tro tra­ba­jo, es sin du­da im­por­tan­te con­si­de­rar que a ve­ces “me­nos es más”. Sa­ber de­fi­nir el lí­mi­te de nues­tra ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y del nú­me­ro de pa­cien­tes nos ayu­da­rá a dis­fru­tar más, re­du­cir los ni­ve­les de es­trés, te­ner ma­yor con­trol de nues­tro tra­ba­jo y a te­ner unos pa­cien­tes más sa­tis­fe­chos.

2. Más con me­nos

La Slow Den­tistry no cues­tio­na la cul­tu­ra del “get­ting ahead” y “ma­xi­mum pro­duc­tion”, sino que la en­fo­ca des­de una es­tra­te­gia mu­cho más sa­lu­da­ble pa­ra el pro­fe­sio­nal y pa­ra el pa­cien­te a tra­vés de su prin­ci­pio “más con me­nos”, en el que se re­du­cen los gas­tos gra­cias a la eli­mi­na­ción del des­pil­fa­rro fru­to del caos en la or­ga­ni­za­ción, a la re­duc­ción del es­trés en el pro­fe­sio­nal y al au­men­to del compromiso y mo­ti­va­ción del equi­po que ge­ne­ran un im­pac­to po­si­ti­vo en la pro­duc­ción del día a día de la clí­ni­ca den­tal3. Cuan­do un den­tis­ta co­rre de pa­cien­te a pa­cien­te, es mu­cho más pro­ba­ble que se cen­tre en el tra­ta­mien­to y en la eje­cu­ción, más que en la es­tra­te­gia, el diag­nós­ti­co y las cau­sas. Ra­len­ti­zar el rit­mo de tra­ba­jo nos per­mi­te diag­nos­ti­car me­jor, no co­me­ter erro­res, iden­ti­fi­car to­das las pa­to­lo­gías, pla­ni­fi­car de una for­ma más acer­ta­da

“La Slow Den­tistry no cues­tio­na la cul­tu­ra del “get­ting ahead” y “ma­xi­mum pro­duc­tion”, sino que la en­fo­ca des­de una es­tra­te­gia mu­cho más sa­lu­da­ble pa­ra el pro­fe­sio­nal”

y eje­cu­tar con efi­cien­cia. Por otra par­te la Slow Den­tistry nos ayu­da a es­tre­char aún más las co­ne­xio­nes en­tre pro­fe­sio­nal y pa­cien­te y for­ta­le­cer aún más la con­fian­za, con­si­guien­do que sean nues­tros pro­pios pa­cien­tes los que ha­gan de em­ba­ja­do­res de nues­tra con­sul­ta y se con­vier­tan en nues­tra me­jor cam­pa­ña de mar­ke­ting.

3. Más por me­nos

Al­gu­nos den­tis­tas, o in­clu­so al­gu­nos de sus pa­cien­tes, pue­den pen­sar que la Odon­to­lo­gía Slow es só­lo pa­ra aque­llos que la pue­den fi­nan­ciar, que se pue­den cos­tear un ele­va­do ser­vi­cio de ex­ce­len­cia. La reali­dad es que pre­ci­sa­men­te ha­cer las co­sas bien a la pri­me­ra nos per­mi­te re­du­cir los cos­tes del des­pil­fa­rro, ser más or­ga­ni­za­dos y, por tan­to, ges­tio­nar me­jor nues­tros re­cur­sos pa­ra te­ner ta­ri­fas

“La adap­ta­ción del mo­vi­mien­to Slow a la Odon­to­lo­gía es des­de ha­ce años una reali­dad que cre­ce ga­nan­do adep­tos”

más ac­ce­si­bles y ofre­cer “más por me­nos”. Jus­to es de­cir que el den­tis­ta Slow de­be com­pe­tir por va­lor y no por pre­cio. Cuan­do el pre­cio ba­jo es la prin­ci­pal pro­pues­ta que ha­ce un den­tis­ta es muy pro­ba­ble que ter­mi­ne por sa­lir muy ca­ro al pa­cien­te e in­clu­so que no sea ni ren­ta­ble ni sos­te­ni­ble pa­ra el den­tis­ta. Cuan­do la pro­pues­ta aña­de con­cep­tos de ca­li­dad y buen ha­cer y se eje­cu­ta en un ambiente de bue­na ges­tión, el re­sul­ta­do po­si­ble­men­te se­rá efi­cien­cia y ren­ta­bi­li­dad pa­ra el den­tis­ta y un buen tra­ba­jo que per­du­ra en el tiem­po y, por tan­to, tam­bién sa­tis­fac­to­rio y ren­ta­ble pa­ra el pa­cien­te.

“No hay ex­ce­len­cia sin con­trol, no hay éxi­to pro­lon­ga­do sin una bue­na ges­tión y no hay fe­li­ci­dad sin equi­li­brio”

4. Ni más ni me­nos

No hay ex­ce­len­cia sin con­trol, no hay éxi­to pro­lon­ga­do sin una bue­na ges­tión y no hay fe­li­ci­dad sin equi­li­brio. Por muy be­ne­fi­cio­so que sea el en­fo­que Slow no po­de­mos evi­tar con­vi­vir, in­clu­so en­con­trar­nos, con la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar fast en al­gu­nos ca­sos. En­con­trar el equi­li­brio fas­ts­low se­rá sin du­da el re­to al que de­be en­fren­tar­se el pro­fe­sio­nal que quie­ra ob­te­ner el má­xi­mo ren­di­mien­to de su tra­ba­jo en un en­torno de má­xi­ma sa­tis­fac­ción y bie­nes­tar, pres­tan­do ex­ce­len­cia y siem­pre con el fo­co pues­to en la sa­tis­fac­ción del pa­cien­te y el pres­ti­gio de la pro­fe­sión4. Am­bos mo­de­los con­vi­ven, si bien cuan­do el que rei­na es el mo­de­lo Slow, te­ne­mos opor­tu­ni­dad de pen­sar con tran­qui­li­dad y de­ci­dir cuán­do de­be­mos ace­le­rar y cuán­do no. Cuan­do el mo­de­lo que rei­na es el Fast, se ha­ce mu­cho más di­fí­cil ra­len­ti­zar el rit­mo cuan­do nos con­vie­ne. El mo­vi­mien­to Slow en­sal­za los va­lo­res de sa­bo­rear la vi­da al má­xi­mo. No se tra­ta sim­ple­men­te de ba­jar el rit­mo sino de fo­ca­li­zar, o lo que es lo mis­mo, sa­ber prio­ri­zar se­lec­cio­nan­do la me­jor op­ción, “ni más ni me­nos”.

Con­clu­sión

La Slow Den­tistry prio­ri­za la ca­li­dad so­bre la can­ti­dad, fa­vo­re­cien­do el bie­nes­tar y la cal­ma, la crea­ción de víncu­los emo­cio­na­les con el equi­po y el pa­cien­te, la bue­na ges­tión, el or­den y el con­trol. Esa, po­si­ble­men­te, es hoy la me­jor re­ce­ta pa­ra ser aún más fe­li­ces y en de­fi­ni­ti­va me­jo­res den­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.