Có­mo aho­rrar en la fac­tu­ra de la luz

Có­mo aho­rrar has­ta 700 eu­ros al año

El Dia de Cordoba - - Portada - Die­go J. Ge­niz

● La can­ti­dad de po­ten­cia con­tra­ta­da y el ti­po de ta­ri­fa de con­su­mo ele­gi­da re­sul­tan esen­cia­les pa­ra aba­ra­tar el cos­te eléc­tri­co en los ho­ga­res

● El horno, la plan­cha, la la­va­do­ra y la vi­tro­ce­rá­mi­ca son los elec­tro­do­més­ti­cos que ne­ce­si­ta ma­yor po­ten­cia en una ca­sa

El re­ci­bo de la luz vuel­ve a su­bir. Uno de los cos­tes a los que tie­nen que ha­cer fren­te las fa­mi­lias ca­da mes ha re­gis­tra­do un ré­cord his­tó­ri­co en sep­tiem­bre. El pre­cio se ha si­tua­do en 71,27 eu­ros el me­ga­va­tio ho­ra en el mer­ca­do ma­yo­ris­ta y en 0,138 eu­ros en la ta­ri­fa re­gu­la­da. El en­ca­re­ci­mien­to ha ge­ne­ra­do las crí­ti­cas de las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res, co­mo Facua, que advierte de que en un año la fac­tu­ra ha subido 11,47 eu­ros, por lo que un usua­rio pa­ga­rá de me­dia más de 83 eu­ros al mes, can­ti­dad que su­po­ne un des­em­bol­so bas­tan­te con­si­de­ra­ble en la eco­no­mía do­més­ti­ca.

La subida del pre­cio de la luz vie­ne con­di­cio­na­da, se­gún han ex­pli­ca­do va­rios ex­per­tos a el Día, por el in­cre­men­to de los gas­tos de emi­sión de dió­xi­do de car­bono (es­ta­ble­ci­dos aho­ra por la Unión Eu­ro­pea) y el au­men­to de la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad a tra­vés de los com­bus­ti­bles fósiles (gas y car­bón) an­te la fal­ta de ener­gía eó­li­ca su­fi­cien­te en los úl­ti­mos me­ses. Unas cir­cuns­tan­cias que aca­ban re­per­cu­tien­do en el bol­si­llo de los clien­tes de las dis­tin­tas com­pa­ñías eléc­tri­cas.

Pa­ra ha­cer fren­te a es­te en­ca­re­ci­mien­to, las pro­pias em­pre­sas su­mi­nis­tra­do­ras y es­pe­cia­lis­tas en di­cho ám­bi­to acon­se­jan, an­tes de na­da, re­vi­sar la fac­tu­ra, don­de de­be es­pe­ci­fi­car­se ca­da con­cep­to del gas­to y los ser vi­cios con­tra­ta­dos. Una vez rea­li­za­da la su­per vi­sión, el clien­te ha de in­for­mar­se de las dis­tin­tas op­cio­nes y ofer­tas exis­ten­tes pa­ra aco­ger­se a la que me­jor se adap­te a su eco­no­mía. Un pro­ce­di­mien­to que, por ra­ro que pa­rez­ca, bas­tan­tes per­so­nas ig­no­ran a la ho­ra de afron­tar es­te pa­go.

Ma­ría Gó­mez, una cor­do­be­sa de 37 años, pa­ga­ba ha­ce un año 90 eu­ros en su re­ci­bo de la luz. Es­te cos­te ha lo­gra­do re­du­cir­lo a 30 eu­ros men­sua­les, un 70% me­nos que se tra­du­ce en un aho­rro de 720 eu­ros anua­les. Aun­que pue­da pa­re­cer un mi­la­gro, es­ta ba­ja­da se con­si­gue con el ase­so­ra­mien­to de los pro­fe­sio­na­les. Ju­lio Mo­ra­ta­lla es di­rec­tor de Aten­ción al Clien­te de En­de­sa en An­da­lu­cía y Ex­tre­ma­du­ra. Des­de es­te de­par­ta­men­to se im­par­ten du­ran­te el año 40 cur­sos a tra­ba­ja­do­res so­cia­les de los ayun­ta­mien­tos se­vi­lla­nos pa­ra i nfor­mar­les de có­mo han de acon­se­jar a los clien­tes a la ho­ra de con­tra­tar el ser vi­cio eléc­tri­co. Lo pri­me­ro que Mo­ra­ta­lla ha­ce pa­ra ex­pli­car es­te aba­ra­ta­mien­to es mos­trar un re­ci­bo. En su par­te su­pe­rior apa­re­ce el im­por­te a pa­gar por los úl­ti­mos 30 días de ser vi­cio. El cos­te se in­clu­ye des­glo­sa­do aba­jo. El gas­to eléc­tri­co real, se­gún es­te ex­per­to, su­po­ne en­tre el 45% y el 48% del im­por­te. El res­to obe­de­ce a los dis­tin­tos impuestos del Go­bierno y los cos­tes re­gu­la­dos (sub­ven­cio­nes a las ener­gías re­no­va­bles y el trans­por­te de la luz, en­tre otros). Res­pec­to al “gas­to real”, di­cho cos­te lo con­for­man dos con­cep­tos: la po­ten­cia con­tra­ta­da y la ener­gía con­su­mi­da. El pri­me­ro de ellos es fi­jo, tie­ne siem­pre el mis­mo pre­cio y su­po­ne la ca­pa­ci­dad de te­ner co­nec­ta­dos a la vez mu­chos o po­cos equi­pos. Se

mi­de en ki­lo­va­tios (Kw) y cuan­do se ex­ce­de la can­ti­dad es­ti­pu­la­da sal­ta el li­mi­ta­dor. El se­gun­do im­por­te es la elec­tri­ci­dad que se ha gas­ta­do du­ran­te el pe­rio­do de fac­tu­ra­ción. Se cuan­ti­fi­ca en ki­lo­va­tios ho­ra (Kwh). Aquí es don­de se per­ci­be el en­ca­re­ci­mien­to.

La pri­me­ra me­di­da de aho­rro se cen­tra en la po­ten­cia, que mu­chas ve­ces no se ade­cua al nú­me­ro de elec­tro­do­més­ti­cos que co­nec­ta­mos a la vez en el ho­gar, ya sea por ex­ce­so o por de­fec­to (en es­te ca­so se pro­du­cen con­ti­nuas in­te­rrup­cio­nes con el con­si­guien­te cos­te adi­cio­nal por so­li­ci­tar un au­men­to). En es­te pun­to con­vie­ne te­ner en cuen­ta la po­ten­cia que re­quie­re ca­da apa­ra­to. El ran­king lo li­de­ra el horno, que ne­ce­si­ta de 2,5 kw, se­gui­do de la plan­cha (2 kw), la la­va­do­ra (1,8), la vi­tro­ce­rá­mi­ca (1,7), el mi­cro­on­das (1,6) y el ter­mo eléc­tri­co (1,5). Pa­ra ha­cer un cálcu­lo co­rrec­to de la po­ten­cia a con­tra­tar, el res­pon­sa­ble de Aten­ción al Clien­te de En­de­sa en An­da­lu­cía acon­se­ja po­ner en prác­ti­ca una fór­mu­la cer­te­ra “que nun­ca fa­lla”. El con­su­mi­dor de­be ha­cer una su­ma de la po­ten­cia de ca­da apa­ra­to que tie­ne en ca­sa. Lue­go se di­vi­de en­tre tres y se le aña­de un 1kw. En fun­ción del re­sul­ta­do se con­tra­ta­rá la po­ten­cia más cer­ca­na por ex­ce­so, pa­ra evi­tar que el di­fe­ren­cial sal­te.

Un ejem­plo prác­ti­co. En un ho­gar que dis­pon­ga de horno, plan­cha, la­va­do­ra, vi­tro­ce­rá­mi­ca, mi­cro­on­das, ter­mo eléc­tri­co y tos­ta­do­ra la po­ten­cia to­tal de to­dos los apa­ra­tos al­can­za los 8,9 kw. Mu­chos usua­rios con­tra­tan es­ta can­ti­dad, cuan­do en la reali­dad ra­ra vez to­dos los elec­tro­do­més­ti­cos fun­cio­nan a la vez. Al di­vi­dir­lo en­tre tres (que es el nú­me­ro nor­mal de dis­po­si­ti­vos que se co­nec­tan al mis­mo tiem­po) la ci­fra re­sul­tan­te es de 2,9 kw, a la cual su­ma- mos otro kw, que pue­de ser el de la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial o el del splint del ai­re acon­di­cio­na­do. El re­sul­ta­do fi­nal es de 4,9 kw, por lo que la po­ten­cia que de­be­mos con­tra­tar –en­tre las que, por ejem­plo, ofer­ta En­de­sa– es la de 5,75 kw.

Una vez cal­cu­la­da la po­ten­cia, de­be abor­dar­se el se­gun­do con­cep­to, el de la ener­gía con­su­mi­da, que es don­de más aho­rro pue­de lo­grar­se. En es­te apar­ta- do de­ben di­fe­ren­ciar­se los dos ti­pos de ta­ri­fas vi­gen­tes. Por un la­do se en­cuen­tra la del li­bre mer­ca­do, que tie­ne un pre­cio fi­jo. Y por otro, la re­gu­la­da, que es don­de se pro­du­cen las os­ci­la­cio­nes de los cos­tes. Pa­ra es­tar en es­te se­gun­do gru­po la po­ten­cia con­tra­ta­da ha de ser me­nor a los 10 kw y de uso do­més­ti­co. Aquí se ex­clu­yen co­mer­cios, ad­mi­nis­tra­ción y fá­bri­cas. El re­par­to de los clien­tes es muy equi­ta­ti­vo en­tre uno y otro ti­po de ta­ri­fa, aun­que siem­pre es más acon­se­ja­ble la re­gu­la­da, pues­to que “aun­que aho­ra se ha pro­du­ci­do un en­ca­re­ci­mien­to, tam­bién los clien­tes se be­ne­fi­cian cuan­do el pre­cio de la luz ba­ja. Den­tro de es­te mer­ca­do, pa­ra aba­ra­tar cos­tes, las dis­tin­tas com­pa­ñías ofre­cen aco­ger­se a las fran­jas ho­ra­rias con me­nor de­man­da, en las que el ser­vi­cio cues­ta más ba­ra­to. En En­de­sa, por ejem­plo, se de­no­mi­na “dis­cri­mi­na­ción ho­ra­ria” y quie­nes la con­tra­ten lo­gran una re­duc­ción del 47%. En in­vierno com­pren­de des­de las 22:00 a las 12:00 del día si­guien­te y en ve­rano, de 23:30 a 12:30. Con ello, se in­ten­ta que el con­su­mo eléc­tri­co es­té más re­par­ti­do y se evi­ta la sa­tu­ra­ción de la de­man­da du­ran­te la fran­ja ves­per­ti­na. Por tan­to, las la­bo­res do­més­ti­cas que re­quie­ran po­ner en fun­cio­na­mien­to di­ver­sos elec­tro­do­més­ti­cos pue­den desa­rro­llar­se a pri­me­ra ho­ra de la no­che o de la ma­ña­na, an­tes de ir al tra­ba­jo. En ca­so de que se dis­pon­ga de una ta­ri­fa de li­bre mer­ca­do, las com­pa­ñías tam­bién ofer­tan des­cuen­tos por ha­cer uso de la ener­gía eléc­tri­ca en las fran­jas ho­ra­rias de me­nor de­man­da, las lla­ma­das ho­ras va­lle, que en al­gu­na oca­sión pue­den ser has­ta gra­tui­tas. En to­do ca­so, se tra­ta de cam­biar los há­bi­tos co­ti­dia­nos pa­ra con­se­guir ma­yor aho­rro. “No con­sis­te en mo­les­tar al ve­cino con el cen­tri­fu­ga­do de la la­va­do­ra a las cua­tro de la ma­ña­na –acla­ran des­de En­de­sa–, sino de que en vez de po­ner­la en fun­cio­na­mien­to a las seis de la tar­de lo ha­ga­mos a las ocho o las nue­ve de la ma­ña­na, an­tes de ir­nos de ca­sa o tras la ce­na, a una ho­ra pru­den­te, cuan­do la gen­te aún es­tá vien­do la te­le­vi­sión”.

Ha de va­lo­rar­se tam­bién aquí el con­su­mo de ca­da apa­ra­to, pues aun­que re­quie­ran de po­ca po­ten­cia pa­ra po­ner­se en fun­cio­na­mien­to, lue­go el gas­to pue­de ser mu­cho más ele­va­do. Así ocu­rre, por ejem­plo, con el fri­go­rí­fi­co, que aun­que su po­ten­cia es de 0,25 kw, la ener­gía que con­su­me du­ran­te un día lle­ga a los 1,584 kwh (0,26 eu­ros). O con el stand-by del te­le­vi­sor (el pun­to ro­jo que apa­re­ce ba­jo la pan­ta­lla), que con­su­me al día 0,648 kwh, lo que se tra­du­ce en 0,11 eu­ros por jor­na­da.

Es­te ti­po de ase­so­ra­mien­to re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra lo­grar

Con­vie­ne no usar to­dos los elec­tro­do­més­ti­cos a la vez pa­ra con­tra­tar una po­ten­cia más ba­ja

El cos­te real de la luz su­po­ne el 47% del im­por­te de la fac­tu­ra, el res­to son impuestos

un ma­yor aho­rro ener­gé­ti­co y de cos­te. De ahí que no só­lo sean las com­pa­ñías las que lo pro­mo­cio­nen, sino has­ta las pro­pias ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, co­mo ha­ce la Jun­ta. Por ejem­plo, Car­los Ma­nuel Ga­go es un in­ge­nie­ro téc­ni­co que, por me­dia­ción de la Con­se­je­ría de Me­dio Am­bien­te, pres­ta ayu­da a los ve­ci­nos de una lo­ca­li­dad an­da­lu­za des­de ha­ce dos años. En es­te tiem­po ha aten­di­do a 600 per­so­nas de un mu­ni­ci­pio de 4.000. En ca­da ca­so se ha con­se­gui­do aba­ra­tar la fac­tu­ra de la luz en­tre un 30% y un 40%. “En to­tal, son 80.000 eu­ros los que se han de­ja­do de pa­gar sin mer­mar la ca­li­dad del ser­vi­cio”, sub­ra­ya.

Los as­pec­tos que de­ben su­per­vi­sar­se pa­ra lle­gar a es­ta re­ba­ja son, co­mo se ha di­cho an­tes, la po­ten­cia con­tra­ta­da, las ta­ri­fas ele­gi­das y la po­si­bi­li­dad de as­pi­rar al bono so­cial, pa­ra el cual el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez ha anun­cia­do re­cien­te­men­te que va a am­pliar los cri­te­rios pa­ra be­ne­fi­ciar­se de él. Y, por su­pues­to, otro fac­tor esen­cial, los con­ta­do­res, que no siem­pre ha­cen una lec­tu­ra ade­cua­da del con­su­mo, lo que en al­gu­nos ca­sos ha con­lle­va­do a una de­vo­lu­ción de 5.000 eu­ros.

A la ho­ra de abor­dar la ener­gía eléc­tri­ca que se gas­ta, es­te es­pe­cia­lis­ta abo­ga por la ta­ri­fa re­gu­la­da. “Aun­que di­gan que la de li­bre mer­ca­do tie­ne un pre­cio fi­jo, exis­ten cláu­su­las en los con­tra­tos que pa­san des­aper­ci­bi­das pa­ra los clien­tes y que ha­cen su­bir el cos­te del ser vi­cio si se en­ca­re­ce mu­cho el pre­cio de la luz”, in­ci­de es­te téc­ni­co, quien des­ta­ca, ade­más, que “du­ran­te tres años la elec­tri­ci­dad ha es­ta­do más ba­ra­ta en el mer­ca­do re­gu­la­do que en el li­bre”. “Aquí han lle­ga­do ve­ci­nos que te­nían un con­tra­to de ta­ri­fa li­bre y al cam­biar­lo al de re­gu­la­da han aho­rra­do 30 eu­ros en el si­guien­te re­ci­bo”, aña­de. Den­tro del mer­ca­do re­gu­la­do, Ga­go con­si­de­ra que “en el 60% de los ca­sos es me­jor aco­ger­se a las ta­ri­fas de­no­mi­na­das de dis­cri­mi­na­ción ho­ra­ria, es­pe­cial­men­te en las fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les con po­cos hi­jos”, mien­tras que las nu­me­ro­sas cuen­tan ya con el bono so­cial pa­ra ha­cer fren­te a la fac­tu­ra.

Al prin­ci­pio de pres­tar es­te ser­vi­cio eran, prin­ci­pal­men­te, per­so­nas ma­yo­res las que acu­dían a Ga­go pa­ra que las ase­so­ra­ra. Una aten­ción que se ha di­ver­si­fi­ca­do pues aho­ra se acer­can fa­mi­lias jó­ve­nes y sol­te­ros pa­ra sa­ber có­mo aho­rrar en la luz.

Las ta­ri­fas por usar los apa­ra­tos en ho­ras de ba­ja de­man­da aba­ra­tan los cos­tes un 47%

ROSELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.