“Nun­ca pen­sé que po­dría lle­gar a 40 años de ca­rre­ra mu­si­cal”

Es ac­tua­li­dad por par­ti­da tri­ple: aca­ba de pu­bli­car su bio­gra­fía, el pró­xi­mo vier­nes su ban­da, Me­di­na Azaha­ra, sa­ca nue­vo dis­co y ya di­se­ña la gi­ra mun­dial por el 40 aniver­sa­rio de la mis­ma

El Dia de Cordoba - - Portada - F. J. Can­ta­dor

En la bi­blia del rock and roll, Ma­nuel Mar­tí­nez (Po­sa­das, 1951) es, sin du­da, uno de los grandes pro­ta­go­nis­tas del ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al rock an­da­luz, es uno de sus grandes após­to­les, un gran após­tol que aho­ra cum­ple 40 años pre­di­can­do ese evan­ge­lio, el del rock an­da­luz, con su ban­da, Me­di­na Azaha­ra, por me­dio mun­do. “Y lo que nos que­da”, aña­de. De mo­men­to, el pró­xi­mo vier­nes ve­rá la luz su enési­mo LP y vi­gé­si­mo dis­co de es­tu­dio, Tre­ce ro­sas. Ma­nuel de­fien­de que “el rock and roll es tam­bién una for­ma de ser y de vi­vir”, al­go que de­ja pa­ten­te su bio­gra­fía, un li­bro que aca­ba de edi­tar ba­jo el tí­tu­lo Ma­nuel Mar­tí­nez: Con­fe­sio­nes de un ro­que­ro an­da­luz. “No­so­tros en Me­di­na nos con­si­de­ra­mos ro­que­ros. Siem­pre he­mos si­do ro­que­ros. Cuan­do es­ta­ba en Re­torno, por ejem­plo, to­cá­ba­mos en di­rec­to los dis­cos de [Deep] Pur­ple, des­de el Ma­de in Ja­pan has­ta Fi­re­ball, lo ha­cía­mos com­ple­ta­men­te igual que Deep Pur­ple, lo que pa­sa es que lle­gó un mo­men­to en el que nos can­sa­mos de ha­cer to­do eso, e in­ten­ta­mos ha­cer co­sas nues­tras, pe­ro en mi ca­so siem­pre he si­do ro­que­ro, ni po­pe­ro ni na­da, ro­que­ro”, in­sis­te. –Un ro­que­ro an­da­luz al que un día le pi­die­ron que re­nun­cia­ra a lo an­da­luz.

–Bueno, creo que el es­ti­lo es lo que nos ha­ce di­fe­ren­tes a to­dos los otros gru­pos y so­lis­tas. Aque­llo pa­só cuan­do pa­ra un dis­co bus­ca­mos a un pro­duc­tor que fue­se dis­tin­to a lo que ha­bía­mos te­ni­do an­tes y al­gu­nos del gru­po eli­gie­ron a un chi­co que ve­nía de otra on­da, que ve­nía de ha­cer muy bue­nos dis­cos, pe­ro de otro es­ti­lo. Cuan­do es­cu­chó nues­tras can­cio­nes, que des­pués se­rían par­te de Ca­ra­va­na Es­pa­ño­la, in­ten­tó ha­cer­nos cam­biar en to­do, has­ta en la ima­gen, y al­gu­nos de los en­ton­ces miem­bros de Me­di­na se cor­ta­ron el pe­lo, em­pe­za­ron a ves­tir­se de for­ma dis­tin­ta. A mí, por su­pues­to, me di­jo “tú tie­nes que cor­tar­te el pe­lo tie­nes que can­tar de dis­tin­ta for­ma, de­jar de can­tar con acen­to an­da­luz” y le di­je “te es­tás equi­vo­can­do, Me­di­na Azaha­ra es to­do es­to que ves por la for­ma de can­tar, por la for­ma en­ten­der la vi­da, yo no quie­ro cam­biar por un dis­co, yo no quie­ro ha­cer un dis­co y aca­bar arre­pin­tién­do­me to­da la vi­da de lo que he he­cho, quie­ro se­guir sien­do yo a la ho­ra de can­tar y a la ho­ra de com­por­tar­me en la vi­da”. Mu­chos del gru­po en aquel mo­men­to cam­bia­ron, de he­cho se ve en la ima­gen del dis­co, por­que que­rían adap­tar­se a esos mo­vi­mien­tos. Yo era la par­te opues­ta y, la par­te que en un mo­men­to de­ter­mi­na­do sa­lía más per­ju­di­ca­da por­que no me de­ja­ba, en­tre co­mi­llas, di­ri­gir por un mu- cha­cho que se­gu­ra­men­te lle­va­ría su par­te de ra­zón, pe­ro no la par­te de ra­zón de Me­di­na. Creo que el tiem­po me dio la ra­zón.

–¿Al­gún día pen­só aquel ni­ño de Po­sa­das, aquel pe­que­ño Ma­nuel Mar­tí­nez que apa­re­ce en la bio­gra­fía, que lle­ga­ría tan le­jos?

–Por su­pues­to que no. Re­cuer­do que cuan­do yo era pe­que­ñi­to mi pri­mo, que era maes­tro de es­cue­la, te­nía un gru­po y yo es­ta­ba co- mo lo­co in­ten­tan­do ver có­mo en­sa­ya­ban, pe­ro nun­ca tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver esos en­sa­yos; sin em­bar­go, cuan­do me vi­ne a vi­vir a Cór­do­ba al gru­po que vi en­sa­yan­do se lla­ma­ba Los Pi­lo­tos, en La Fuen­se­ca, en un bar, y des­de en­ton­ces el gu­sa­ni­llo es­ta­ba ya dis­pues­to a es­cu­char mú­si­ca y a ha­cer mú­si­ca. La ver­dad es que lo que me pre­gun­tas es im­po­si­ble de ima­gi­nar, yo siem­pre in­ten­té lu­char por lo que me gus­ta­ba, que era la mú­si­ca, pe­ro nun­ca pen­sé que po­día lle­gar a los 40 años de ca­rre­ra, ni na­da pa­re­ci­do; sí es ver­dad que cuan­do for­má­ba­mos un gru­po siem­pre lo ha­cía­mos con la in­ten­ción de que du­ra­se mu­cho. Cuan­do hi­ci­mos Me­di­na la ver­dad es que fue una ex­pe­rien­cia bas­tan­te bo­ni­ta, por­que ni pen­sá­ba­mos gra­bar un dis­co ni na­da pa­re­ci­do, pen­sá­ba­mos en ha­cer can­cio­nes pa­ra que la gen­te las es­cu­cha­se y que fue­sen di­fe­ren­tes; pe­ro lo que sí es ver­dad es que que­ría­mos ser un gru­po de lar­ga ca­rre­ra, co­mo los Ro­lling Sto­nes, que no tu­vie­se fe­cha de ca­du­ci­dad. Y has­ta aho­ra lo es­ta­mos con­si­guien­do.

–¿Y cuál es el se­cre­to pa­ra man­te­ner­se 40 años co­mo gru­po? –Tra­ba­jar mu­cho y en ca­da dis­co in­ten­tar dar to­do lo que tie­nes. Hay dis­cos con can­cio­nes que a lo me­jor son más re­pre­sen­ta­ti­vas pa­ra la gen­te, pe­ro tam­bién hay dis­cos que no son tan nom­bra­dos y son tan bue­nos co­mo esos. Siem­pre in­ten­ta­mos dar to­do lo que te­ne­mos en los dis­cos y, por su­pues­to, en el es­ce­na­rio. La gen­te no se de­ja en­ga­ñar, la gen­te cuan­do va a un con­cier­to a ver un ar­tis­ta quie­re pa­sár­se­lo bien, di­ver­tir­se, y quie­re que el men­sa­je de esas per­so­nas les lle­gue y así sen­tir­se fe­li­ces; a no­so­tros nos pa­sa exac­ta­men­te igual, no­so­tros so­mos los que re­ci­cla­mos to­do lo que nos da la gen­te. Te­ne­mos mu­chos se­gui­do­res por to­da Es­pa­ña, por su­pues­to, por to­da Eu­ro­pa, bas­tan­tes tam­bién, pe­ro mu­chos más en Su­da­mé­ri­ca y en Es­ta­dos Uni­dos. En to­dos esos lu­ga­res so­mos una es­pon­ja que va­mos ab­sor­bien­do to­da la ener­gía que nos da la gen­te y eso nos im­pul­sa a in­ten­tar ha­cer bue­nos dis­cos, a ha­cer bue­nas can­cio­nes y, por su­pues­to, a de­jar­nos la piel en ca­da es­ce­na­rio sea un pe­que­ño o gran­de, sea un fes­ti­val o sean las fies­tas de un pue­blo. Me­di­na Azaha­ra nun­ca se va a sen-

Siem­pre in­ten­té lu­char por lo que me gus­ta­ba, pe­ro nun­ca pen­sé que po­día lle­gar a los 40 años de ca­rre­ra”

tir cohi­bi­do por to­car en un pue­blo pe­que­ñi­to; sa­be­mos que tam­bién vie­ne a ver­nos gen­te de los al­re­de­do­res, de otros si­tios, y has­ta gen­te de muy le­jos del mis­mo, y eso ha­ce que nos sin­ta­mos fe­li­ces en cual­quier si­tio del mun­do to­can­do, sea gran­de o pe­que­ño. –Vol­va­mos al li­bro, una obra que fir­ma Car­men Mo­li­na y que arran­ca con he­chos de la Gue­rra Ci­vil que mar­ca­ron a la fa­mi­lia de Ma­nuel Mar­tí­nez y que por su pues­to for­ja­ron su per­so­na­li­dad.

–Sí, ten en cuen­ta que yo na­cí en el 51, un año muy pe­ga­do a aque­llas fe­chas, ya que 20 años no son na­da prác­ti­ca­men­te, y mi pa­dre siem­pre ha­bla­ba de mi abue­lo, al que ase­si­na­ron, y lo con­ta­ba a su manera. Mi pa­dre siem­pre fue bas­tan­te de iz­quier­das, no es que fue­se un lu­cha­dor, pe­ro sí lo lle­va­ba en la men­te, y la ver­dad es que to­do eso te va de­jan­do hue­lla y un po­so bas­tan­te amar­go de su vi­da, de la vi­da de mi pa­dre y, eso se va mez­clan­do con la tu­ya y te va de­jan­do una sen­sa­ción de in­sis­to, en­tre co­mi­llas, amar­gu­ra. Ha si­do una in­fluen­cia bas­tan­te gran­de tan­to la vi­da de mi pa­dre co­mo lo que le pa­só a mi abue­lo, y no só­lo le pa­só a mi abue­lo, le pa­só a mu­chí­si­ma gen­te en am­bos ban­dos, tan­to un ban­do co­mo otro eje­cu­ta­ron a per­so­nas que no te­nían na­da que ver con la gue­rra o que sim­ple­men­te es­ta­ban lu­chan­do por otra co­sa que no era la gue­rra. Se con­fun­dían las co­sas y en am­bos ban­dos ocu­rrió lo mis­mo. –Pre­ci­sa­men­te tam­bién tie­ne re­la­ción con la Gue­rra Ci­vil el in­mi­nen­te nue­vo ál­bum de Me­di­na Azaha­ra, ‘Tre­ce Ro­sas’ y hay dos ca­pí­tu­los en el li­bro ti­tu­la­dos con el nom­bre de esas jó­ve­nes, la ma­yo­ría so­cia­lis­tas, fu­si­la­das por el ré­gi­men fran­quis­ta .

–Sí, em­pe­za­mos con Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca y con es­cri­to­res que vi­vie­ron esa épo­ca has­ta lle­gar a las 13 ro­sas, cu­yo fu­si­la­mien­to fue tam­bién una in­jus­ti­cia. Hay mu­cha gen­te que opi­na lo con­tra­rio, pe­ro bueno... la his­to­ria es­tá ahí, no­so­tros no va­mos a in­ven­tar na­da ni va­mos a reivin­di­car na­da que no se se­pa. Es la his­to­ria y ya es­tá, unos la to­man de una for­ma y otros la to­man de otra. No­so­tros pen­sa­mos que la his­to­ria es­tá ahí y con­ta­mos esa his­to­ria sin en­trar en po­lí­ti­ca. La po­lí­ti­ca es pa­ra los po­lí­ti­cos, pa­ra eso les pa­ga­mos. No­so­tros ni de­nun­cia­mos si­quie­ra, ha­ce­mos una crí­ti­ca en una can­ción; siem­pre nos ha gus­ta­do lu­char por co­sas así, reivin­di­car co­sas co­mo nues­tra opo­si­ción a las ofen­sas y el mal­tra­to a los ni­ños y a las mu­je­res, es­ta­mos en con­tra de las gue­rras y, por qué no tam­bién en es­te ca­so con­tra una in­jus­ti­cia co­mo fue aque­lla. He­mos he­cho una can­ción aco­plán­do­nos a la his­to­ria que he­mos co­no­ci­do.

–En el li­bro ha­bla de John Len­non co­mo la gran in­fluen­cia mu­si­cal de Ma­nuel Mar­tí­nez.

–Pa­ra mí John Len­non es muy im­por­tan­te. Creo que es una de las fi­gu­ras del si­glo XX más in­flu­yen­tes en lo que a la mú­si­ca se re­fie­re y yo soy can­tan­te, es­cri­tor y un po­co mú­si­co. Len­non ha si­do una in­fluen­cia bas­tan­te crea­ti­va pa­ra mí y pa­ra mu­chí­si­ma otra gen­te, tan­to los Beatles. co­mo to­do lo que ha con­lle­va­do la vi­da de Len­non en su de­fen­sa de la paz, pe­ro tam­bién han si­do grandes in­fluen­cias pa­ra mí Mick Jag­ger, Ian Gi­llan [vo­ca- lis­ta de Deep Pur­ple]...y otros mu­chos ar­tis­tas.

–Su­pon­go que Me­di­na Azaha­ra ce­le­bra­rá su 40 aniver­sa­rio a lo gran­de.

–Sí, te­ne­mos pen­sa­do ha­cer una gi­ra bas­tan­te im­por­tan­te. Y se­rá Me­di­na Azaha­ra quien ha­rá su gi­ra de 40 años. Es­toy es­cu­chan­do por ahí que ex de Me­di­na van a ha­cer tam­bién una gi­ra de 40 años y me pa­re­ce ri­dícu­lo que des­pués de dé­ca­das sin es­tar en la mú­si­ca apa­rez­can pa­ra lle­var­se un tro­zo de la tar­ta por la que he­mos lu­cha­do con mu­cho es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio los que es­ta­mos en el gru­po du­ran­te tan­tí­si­mos años; in­sis­to, es ri­dícu­lo que apa­rez­can aho­ra esas per­so­nas pa­ra in­ten­tar apro­ve­char­se de esa tar­ta. Pe­ro bueno, no­so­tros va­mos a in­ten­tar ha­cer una gi­ra po­ten­te, una gi­ra en­tre co­mi­llas di­fe­ren­te a las que he­mos ve­ni­do ha­cien­do has­ta aho­ra, por­que 40 años no se cum­plen to­dos los días y su­pon­go que va a ser una gi­ra bas­tan­te lar­ga, por lo me­nos de dos años, que nos lle­va­rá a Es­ta­dos Uni­dos, a di­fe­ren­tes países de Su­da­mé­ri­ca y, por su­pues­to, va­mos a re­co­rrer to­do el país. –Apar­te de en Es­pa­ña, ¿dón­de os sen­tís más que­ri­dos?

–Se­gún la can­ti­dad de gen­te que es­tá en las re­des so­cia­les apo­yan­do a Me­di­na, te­ne­mos mu­chos más se­gui­do­res, con di­fe­ren­cia, en Mé­xi­co. En Mé­xi­co es una lo­cu­ra, pe­ro tam­bién en Chi­le, tam­bién en Co­lom­bia, tam­bién en Ecua­dor, en Es­ta­dos Uni­dos, don­de he­mos es­ta­do va­rias ve­ces y siem­pre con lle­nos.

–Si a eso su­ma­mos Eu­ro­pa, don­de te­néis le­gio­nes de se­gui­do­res, la mú­si­ca de Me­di­na Azaha­ra se es­cu­cha en me­dio mun­do. Du­ran­te la pre­sen­ta­ción del li­bro, el con­ce­jal de Cul­tu­ra, Da­vid Lu­que, di­jo que Me­di­na Azaha­ra son los grandes em­ba­ja­do­res de Cór­do­ba en el mun­do, ¿así lo sen­tís? –Cór­do­ba es pa­ra no­so­tros la ma- dre de to­da la cues­tión mu­si­cal de Me­di­na Azaha­ra. Creo que si vi­vie­ra en Ma­drid no com­pon­dría las can­cio­nes que com­pon­go, se­rían com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. Es cier­to, du­ran­te la pre­sen­ta­ción del li­bro, el con­ce­jal de Cul­tu­ra di­jo que éra­mos em­ba­ja­do­res de Cór­do­ba en to­do el mun­do, que mu­chas co­sas de la ciu­dad se co­no­cían por nues­tra mú­si­ca más que por la pro­mo­ción pú­bli­ca que se ha he­cho de Cór­do­ba; es ver­dad que la mú­si­ca de Me­di­na Azaha­ra con to­dos los fans que tie­ne en to­dos la­dos, ha­ce que mu­cha gen­te ven­ga a co­no­cer Cór­do­ba. Aho­ra aca­bo de en­con­trar­me con al­guien de fue­ra que ha ve­ni­do a ver Cór­do- ba y me ha di­cho “jo­der, qué ca­sua­li­dad, que ven­go a ver Cór­do­ba y es­tás aquí”. Y así mu­chas co­sas. Me­di­na Azaha­ra es un mo­nu­men­to his­tó­ri­co su­per­co­no­ci­do en to­do el mun­do, pe­ro tam­bién no­so­tros he­mos pues­to nues­tro pe­que­ño grano de are­na pa­ra que mu­cha más gen­te lo co­noz­ca y tam­bién pa­ra que co­noz­ca la Mez­qui­ta. No­so­tros siem­pre pre­go­na­mos allá por don­de va­mos que so­mos de Cór­do­ba, de la que siem­pre con­ta­mos que es la ciu­dad más bo­ni­ta del mun­do. Por ejem­plo, cuan­do in­ter­pre­ta­mos la can­ción Cór­do­ba in­ten­ta­mos trans­mi­tir a quien la es­cu­cha que tie­ne que ve­nir a co­no­cer Cór­do­ba, que no le va a de­frau­dar. Si eso es ser em­ba­ja­do­res, pues lo so­mos. –Curioso, fans de unos ro­que­ros por to­do el mun­do cuan­do se di­ce que el rock es­tá en ho­ras ba­jas –Bueno, afor­tu­na­da­men­te con Me­di­na pa­sa to­do lo con­tra­rio, Me­di­na siem­pre va cap­tan­do a mu­chos más fans, la his­to­ria de Me­di­na siem­pre ha ido cre­cien­do y eso es por­que la gen­te lle­na nues­tros con­cier­tos. Un gru­po no pue­de so­bre­vi­vir sin pú­bli­co que va­ya a los con­cier­tos. Hoy en día el rock no se oye en ra­dio ni se po­ne por te­le­vi­sión y eso ha­ce que pa­rez­ca que es­tá más de­caí­do de lo que es­tá real­men­te, por­que si tú vas a un con­cier­to o vas a un fes­ti­val co­mo, por ejem­plo, el Vi­ña Rock o el Le­yen­das, te en­cuen­tras con 80.000 per­so­nas vién­do­los. Kiss y Scor­pions, por ejem­plo, han lle­na­do los úl­ti­mos años en Cór­do­ba. Es­toy con­ven­ci­do de que el rock sigue muy vi­vo y ha­cien­do co­sas im­por­tan­tes e in­tere­san­tes, lo que pa­sa es que no se dan a co­no­cer. Pien­so que el rock du­ra­rá siem­pre aun­que no se pon­ga en las te­le­vi­sio­nes y no se es­cu­che en las emi­so­ras. –Cua­tro dé­ca­das de mú­si­ca las de Me­di­na Azaha­ra aje­nos a las mo­das del mer­ca­do mu­si­cal –Bueno, de he­cho, en es­tas cua­tro dé­ca­das siem­pre han es­ta­do de mo­da di­fe­ren­tes mo­vi­das; aho­ra mis­mo hay una muy po­ten­te, que es la mú­si­ca la­ti­na, que nos la es­tán po­nien­do por to­dos la­dos, in­clu­so aquí en An­da­lu­cía en la RTVA pú­bli­ca Ca­nal Sur no na­cen na­da más que bom­bar­dear­nos con co­sas que vie­nen de fue­ra y, ade­más son bas­tan­te ma­las y no tie­nen ca­li­dad mu­si­cal pa­ra ra­dio o te­le­vi­sión. Hay que pa­sar de to­das esas mo­das, co­mo mú­si­cos sim­ple­men­te ver­las pa­sar o ver­las de una for­ma dis­tin­ta a lo que tú es­tas ha­cien­do; si tú eres cons­tan­te con lo que crees, con tus ideas y con tu for­ma de ha­cer mú­si­ca y man­tie­nes tu pro­pio es­ti­lo, el pú­bli­co te aca­ba re­com­pen­san­do.

–Con 40 años de vi­da, Me­di­na Azaha­ra for­ma par­te de un pa­no­ra­ma mu­si­cal de Cór­do­ba que ¿có­mo es­tá ac­tual­men­te?

–Lo veo un po­co po­bre, pe­ro no por los ar­tis­tas, sino por­que no hay si­tios en los que to­car, hay si­tios pe­que­ñi­tos en los que a los ar­tis­tas no se les ve có­mo son real­men­te. De­be­ría de ha­ber mu­chos más si­tios don­de to­car en Cór­do­ba por­que hay muy bue­nos mú­si­cos. Cór­do­ba siem­pre ha da­do muy bue­nos mú­si­cos, pe­ro no tie­nen una gran ex­pan­sión y en nues­tra ciu­dad tam­po­co hay de­ma­sia­dos even­tos don­de pue­dan de­mos­trar lo que son. Yo creo que se echa de me­nos la mues­tra po­proc­ke­ra, don­de los gru­pos de aquí po­dían desa­rro­llar su mú­si­ca. Ade­más, en los con­cier­tos de la gen­te que vie­ne de fue­ra se les de­be­ría de obli­gar a que an­tes o des­pués to­que un gru­po cor­do­bés que es­tá em­pe­zan­do a abrir­se puer­tas, por lo me­nos pa­ra que les sir­va de pre­sen­ta­ción. A no­so­tros nos pa­sa fue­ra y es­ta­mos en­can­ta­dos por­que esa es una manera de fo­men­tar la mú­si­ca lo­cal. Se de­be­ría de obli­gar a que se hi­cie­se.

Mi pa­dre siem­pre fue bas­tan­te de iz­quier­das, no es que fue­ra un lu­cha­dor, pe­ro sí lo lle­va­ba en la men­te”

Siem­pre pre­go­na­mos que so­mos de Cór­do­ba, que es la ciu­dad más bo­ni­ta del mun­do”

Ma­nuel Mar­tí­nez Me­di­na Azaha­ra

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: JUAN AYA­LA

Ma­nuel Mar­tí­nez sos­tie­ne un ba­jo en el lo­cal de en­sa­yo que Me­di­na Azaha­ra tie­ne en Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.