CÓR­DO­BA, EL AR­TE Y EL OL­VI­DO

El Dia de Cordoba - - Opinión - JUAN RUZ Di­rec­tor de El Día de Cór­do­ba @Jua­nRuz2

AR­TIS­TAS cor­do­be­ses de lar­ga tra­yec­to­ria y pro­yec­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal han de­ci­di­do unir­se en un nue­vo gru­po que na­ce ba­jo el nom­bre de Cór­do­ba Contemporánea. Lo com­po­nen 11 crea­do­res de di­ver­sas ten­den­cias es­té­ti­cas que pre­ten­den di­vul­gar sus obras y de­fen­der “un ar­te in­de­pen­dien­te y ho­nes­to”, al tiem­po que “la di­ver­si­dad crea­do­ra más allá de los pa­rá­me­tros que mar­can los or­ga­nis­mos ofi­cia­les”. Así co­men­za­ba el desa­rro­llo de la no­ti­cia que pu­bli­ca­ba es­te pe­rió­di­co ha­ce unos días. Se tra­ta sin du­da de una ini­cia­ti­va reivin­di­ca­ti­va, con el áni­mo de dar vi­si­bi­li­dad a la ac­ti­vi­dad de un gru­po de crea­do­res que, por des­gra­cia, no es­ta­mos muy ha­bi­tua­dos a ver por es­tos la­res, muy al con­tra­rio que en otros pun­tos de la geo­gra­fía pa­tria o in­clu­so del ex­tran­je­ro. Sin­ce­ra­men­te, me pa­re­ce acer­ta­da la pro­pues­ta, so­bre to­do co­mo to­que de aten­ción a nues­tros di­ri­gen­tes y a la so­cie­dad cor­do­be­sa en ge­ne­ral pa­ra que se­pan que aquí en es­ta tie­rra hay al­go más que lo que ve­mos en los de­no­mi­na­dos ca­na­les ofi­cia­les. Son 11, por aho­ra, pe­ro po­drían ser al­gu­nos más los que en­cua­dra­rían per­fec­ta­men­te en es­te mo­vi­mien­to, tan­to por la ca­li­dad de su tra­ba­jo co­mo por la pro­yec­ción ex­te­rior.

Des­de aquí, to­da la suer­te del mun­do pa­ra que es­te gru­po se con­so­li­de y, por su­pues­to, se am­plíe con más ar­tis­tas. Pe­ro cla­ro, la pre­gun­ta que me sur­ge es: ¿có­mo tra­ta­mos a nues­tros crea­do­res? La res­pues­ta, co­mo ca­si siem­pre, la en­con­tra­mos en el re­fra­ne­ro, por aque­llo de que “na­die es pro­fe­ta en su tie­rra”. Y lo di­go no só­lo por es­te co­lec­ti­vo Cór­do­ba Contemporánea, sino por otros que tam­bién es­ta se­ma­na han si­do ac­tua­li­dad. Me re­fie­ro a la bai­la­ri­na y bailaora Ol­ga Pe­ri­cet y al co­reó­gra­fo An­to­nio Ruz, cor­do­be­ses am­bos, y que han lo­gra­do el Pre­mio Na­cio­nal de Dan­za que con­ce­de el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y De­por­te. Si uno re­pa­sa los ar­gu­men­tos del ju­ra­do pa­ra la con­ce­sión de es­tos re­co­no­ci­mien­tos, to­da­vía sor­pren­de aún más la ca­te­go­ría de am­bos, que re­pi­to, ¡son de Cór­do­ba! Por si al­guien no lo sa­be.

Soy cons­cien­te de que in­da­gar en las in­te­rio­ri­da­des de de­ter­mi­na­das po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les es com­pli­ca­do, so­bre to­do por­que a la ca­pa­ci­dad de po­ner en mar­cha pro­yec­tos que tie­nen las ins­ti­tu­cio­nes, se une la sin­gu­la­ri­dad de los ar­tis­tas, lo que no siem­pre aca­ba en en­ten­di­mien­to. En cual­quier ca­so, en es­ta Cór­do­ba en la que pre­su­mi­mos de te­ner em­ba­ja­do­res por to­do el mun­do, no es­ta­ría mal una mi­ra­da a la cul­tu­ra de aquí y no ce­ñir­nos só­lo a los de siem­pre, a los que, por dis­tin­tas ra­zo­nes, go­zan de la sim­pa­tía del po­der. Nues­tros tea­tros y sa­las de ex­po­si­cio­nes tie­nen que es­tar abier­tas a to­dos, a las jó­ve­nes pro­me­sas y a los ar­tis­tas con­so­li­da­dos. A pin­to­res, es­cul­to­res, pre­mios na­cio­na­les de dan­za y a quie­nes es­tán lle­van­do el nom­bre de Cór­do­ba por el mun­do des­de ha­ce años. No po­de­mos, ni de­be­mos, mi­rar pa­ra otro la­do y, mu­cho me­nos, ol­vi­dar­los. ¡Has­ta ahí po­dría­mos lle­gar!

¿Có­mo tra­ta­mos a nues­tros crea­do­res? El re­frán di­ce que “na­die es pro­fe­ta en su tie­rra”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.