DA­TOS Y RE­FLE­XIO­NES SO­BRE LA EDU­CA­CIÓN EN

El Dia de Cordoba - - Opinión -

LA Fun­da­ción BBVA, en co­la­bo­ra­ción con el Ivie y Fe­dea, ha pu­bli­ca­do va­rios in­for­mes a la lar­go del año so­bre la edu­ca­ción en Es­pa­ña y sus re­gio­nes. En el úl­ti­mo de ellos ( Di­fe­ren­cias edu­ca­ti­vas re­gio­na­les 2000-2016), pu­bli­ca­do ha­ce unos días y aún en ver­sión pre­li­mi­nar, nos ofre­ce una am­plia ba­se es­ta­dís­ti­ca y ana­lí­ti­ca pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la edu­ca­ción en las re­gio­nes es­pa­ño­las, en la que ob­ser­van una ele­va­da he­te­ro­ge­nei­dad en cuan­to al desa­rro­llo edu­ca­ti­vo.

Des­de el año 2000 han au­men­ta­do los egre­sa­dos en to­dos los ni­ve­les for­ma­ti­vos y los años pro­me­dio de for­ma­ción, mien­tras que el gas­to fue en au­men­to has­ta 2010, cuan­do el im­pac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca con­tra­jo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el gas­to pú­bli­co en edu­ca­ción y no fue com­pen­sa­do por el li­ge­ro au­men­to del gas­to pri­va­do. Aun­que es­ta evo­lu­ción se pro­du­jo de for­ma si­mi­lar en An­da­lu­cía y en Es­pa­ña, en nues­tra re­gión si­guen per­vi­vien­do diferenciales edu­ca­ti­vos con la me­dia es­pa­ño­la, y más aún con las re­gio­nes más desa­rro­lla­das. Así, An­da­lu­cía es la co­mu­ni­dad con ma­yor pe­so de la po­bla­ción en­tre 25 y 34 años que so­lo tie­nen for­ma­ción obli­ga­to­ria (43,6% fren­te a 33,8% de me­dia en Es­pa­ña); los an­da­lu­ces ma­yo­res de 25 años tie­nen me­nos años de for­ma­ción me­dia (9,32 años fren­te a los 9,98 de los es­pa­ño­les), pre­do­mi­nan­do con más in- ten­si­dad que en Es­pa­ña los anal­fa­be­tos y los que só­lo tie­nen for­ma­ción pri­ma­ria, pri­mer ni­vel de Se­cun­da­ria o cer­ti­fi­ca­do de pro­fe­sio­na­li­dad, mien­tras que des­de los ba­chi­lle­res has­ta tí­tu­los de doc­to­ra­do uni­ver­si­ta­rio tie­nen más pe­so en el con­jun­to de Es­pa­ña; y son me­nos los que rea­li­zan for­ma­ción con­ti­nua (8,6% fren­te a 9,9% de me­dia).

Ma­yo­res di­fe­ren­cias mues­tra An­da­lu­cía en otros in­di­ca­do­res del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, co­mo el ele­va­do nú­me­ro de re­pe­ti­do­res en Pri­ma­ria y, más in­ten­sa­men­te, en la ESO, o la ele­va­da ta­sa de aban­dono edu­ca­ti­vo tem­prano (23,5% fren­te al 18,3% de me­dia en Es­pa­ña y 10,6% en Eu­ro­pa). No obs­tan­te, las ma­yo­res y más preo­cu­pan­tes de­fi­cien­cias del sis­te­ma edu­ca­ti­vo an­da­luz la po­nen de ma­ni­fies­to los in­for­mes PI­SA de la OCDE. En el úl­ti­mo, co­rres­pon­dien­te al año 2015, An­da­lu­cía no so­lo se si­tua­ba la úl­ti­ma de to­das las au­to­no­mías de Es­pa­ña, sino que lo era tam­bién en Cien­cias, y pe­núl­ti­ma en com­pren­sión lec­to­ra y Ma­te­má­ti­cas.

A lo an­te­rior de­be su­mar­se un he­cho cons­ta­ta­do por mul­ti­tud de ges­to­res em­pre­sa­ria­les, y que per­te­ne­ce más al ám­bi­to de la for­ma­ción pa­ra el em­pleo que al de la edu­ca­ción re­gu­lar, co­mo es la escasa o nu­la ofer­ta de em­pleo pa­ra cu­brir pues­tos de tra­ba­jo en es­pe­cia­li­da­des cua­li­fi­ca­das.

¿Cuá­les son las ra­zo­nes que ex­pli­can los diferenciales ne­ga­ti­vos de la edu­ca­ción en An­da­lu­cía? Lo pri­me­ro que de­be con­sig­nar­se es el ba­jo gas­to en edu­ca­ción por ha­bi­tan­te me­nor de 25 años (16,6% in­fe­rior a la me­dia na­cio­nal), lo que se de­be tan­to al ba­jo gas­to pú­bli­co co­mo al muy re­du­ci­do gas­to de los ho­ga­res, y, co­mo con­se­cuen­cia, el me­nor nú­me­ro de ocu­pa­dos en ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas por ha­bi­tan­tes (un 14,6% in­fe­rior a la me­dia es­pa­ño­la). Pe­ro, co­mo po­ne de ma­ni­fies­to el informe, los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos no de­pen­den só­lo del gas­to, pues seis co­mu­ni­da­des (Ara­gón, Cas­ti­lla y León, Prin­ci­pa­do de As­tu­rias, Ga­li­cia, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y Cas­ti­lla-La Man­cha) con­si­guen re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos re­la­ti­va­men­te me­jo­res que lo que ca­bría es­pe­rar de su ni­vel de gas­to, mien­tras que el País Vas­co co­se­cha re­sul­ta­dos me­dio­cres pa­ra su ele­va­do gas­to en edu­ca­ción.

Ade­más del gas­to, se cons­ta­ta que en los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos son re­le­van­tes los en­tor­nos so­cio­eco­nó­mi­cos más o me­nos fa­vo­ra­bles de los ho­ga­res y los cen­tros, el ni­vel de for­ma­ción de los pa­dres, las tra­di­cio­nes y pre­fe­ren­cias so­cia­les y las po­lí­ti­cas desa­rro­lla­das por los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, lo que se con­cre­ta en el sis­te­ma de go­ber­nan­za, los con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos, la for­ma­ción de los pro­fe­so­res y sus in­cen­ti­vos (eco­nó­mi­cos, ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, re­co­no­ci­mien­to so­cial, crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción), las nor­mas de ges­tión, de pro­mo­ción, etc.

En con­se­cuen­cia, si com­par­ti­mos que la edu­ca­ción es la me­jor in­ver­sión de fu­tu­ro de cual­quier so­cie­dad, tan­to co­mo fac­tor de desa­rro­llo per­so­nal y co­lec­ti­vo co­mo de­ter­mi­nan­te de la dis­mi­nu­ción de la de­sigual­dad, se com­par­ti­rá la ne­ce­si­dad de una ma­yor in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da en An­da­lu­cía, pe­ro tan­to o más im­por­tan­te es ne­ce­sa­rio eva­luar los fac­to­res que li­mi­tan la efi­cien­cia y la efi­ca­cia del sis­te­ma ac­tual y abor­dar las re­for­mas per­ti­nen­tes. Aho­ra que se abre un tiem­po elec­to­ral se­ría in­tere­san­te que los par­ti­dos po­lí­ti­cos ex­pu­sie­sen sus pro­gra­mas edu­ca­ti­vos, pe­ro no los lu­ga­res co­mu­nes de los grandes ob­je­ti­vos, sino sus pro­pues­tas de re­for­mas con­cre­tas.

Cuan­do el im­pac­to de la cri­sis con­tra­jo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el gas­to pú­bli­co en edu­ca­ción, no fue com­pen­sa­do por el li­ge­ro au­men­to del gas­to pri­va­do

ROSELL

FRAN­CIS­CO J. FERRARO

Miem­bro del Con­se­jo Edi­to­rial del Gru­po Joly

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.