YO, YO Y DES­PUÉS YO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

SIN sor­pre­sas y con­for­me a lo es­pe­ra­do, ha­brá elec­cio­nes en An­da­lu­cía an­tes de que ter­mi­ne el año. Quien de­be­ría con­vo­car elec­cio­nes no lo ha­ce y quien no tie­ne mo­ti­vo al­guno pa­ra ello lla­ma a las ur­nas. El PSOE na­cio­nal –me­jor lla­mé­mos­le es­ta­tal, que sa­tis­fa­rá a sus pri­vi­le­gia­dos so­cios a quie­nes las pa­la­bras Es­pa­ña o na­ción mo­les­ta y les pla­ce la ver­gon­zan­te ex­pre­sión Es­ta­do es­pa­ñol– y el PSOE an­da­luz no de­frau­dan cuan­do de ob­te­ner o man­te­ner el po­der se tra­ta: pac­tan con quien sea, re­tuer­cen el ar­gu­men­to a su ca­pri­cho e in­te­rés y don­de era di­go pa­sa a ser Die­go.

Hay in­nu­me­ra­bles ra­zo­nes pa­ra una con­vo­ca­to­ria elec­to­ral en Es­pa­ña. Ca­da uno de ellos más po­de­ro­so que el an­te­rior. Es evi­den­te el co­lap­so y la cla­mo­ro­sa des­com­po­si­ción del “go­bierno bo­ni­to” di­se­ña­do por el ase­sor del pre­si­den­te del go­bierno y su pre­ca­rie­dad par­la­men­ta­ria. Son más que in­sis­ten­tes los sín­to­mas de ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía, que po­drían no ser más que un avi­so o una anéc­do­ta si no fue­sen acom­pa­ña­dos del des­plo­me en la con­fian­za que des­pier­ta es­te eje­cu­ti­vo. Re­sul­ta in­to­le­ra­ble el com­pa­dreo, el si­len­cio y la cons­tan­te sen­sa­ción de com­po­nen­da con los gol­pis­tas ca­ta­la­nes.

Y, en fin, su pac­to con Po­de­mos pa­ra pre­sen­tar unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do tram­po­sos y muy pe­li­gro­sos pa­ra la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca cons­ti­tu­yen la guin­da de una si­tua­ción que no tie­ne más ex­pli­ca­ción que la obs­ti­na­ción del pre­si­den­te del go­bierno en pro­lon­gar su es­tan­cia en la Mon­cloa: la preo­cu­pa­ción ex­hi­bi­da es­tos días por la irrup­ción de una pre­sun­ta ex­tre­ma de­re­cha no pa­re­ce ex­ten­der­se al he­cho de que la au­tén­ti­ca, le­gí­ti­ma e in­di­si­mu­la­da ex­tre­ma iz­quier­da, las que con­si­de­ra la re­vo­lu­ción cha­vis­ta un ejem­plo, ob­ten­ga en Es­pa­ña par­ce­las de po­der, con­di­cio­ne la ges­tión gu­ber­na­men­tal y se ex­hi­ba al mun­do co­mo so­cio prin­ci­pal del par­ti­do go­ber­nan­te. Es le­gal, cla­ro, pe­ro ¿es le­gí­ti­mo pac­tar con fuer­zas po­lí­ti­cas co­mo Po­de­mos?

Hay po­cas ra­zo­nes pa­ra la con­vo­ca­to­ria en An­da­lu­cía, más allá del in­te­rés ex­clu­si­vo de la pre­si­den­ta de ale­jar es­tas elec­cio­nes de unas de ám­bi­to na­cio­nal (la tre­ta les salió bien en 2011). El PSOE, una vez más, pien­sa en sí mis­mo an­tes que en los ciu­da­da­nos, pe­ro las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das las car­ga el dia­blo: es ca­si se­gu­ro que, pe­se a las fran­ca­che­las y los pu­ti­clubs con car­go al pre­su­pues­to, vol­ve­rán a ser los más vo­ta­dos, pe­ro es muy po­si­ble que ha­ya más dipu­tados del PP y de Ciu­da­da­nos que del PSOE. Si eso ocu­rre, ¿ha­brá unas se­gun­das elec­cio­nes, se echa­rá en bra­zos de Po­de­mos o es­tos la de­ja­rán caer a plo­mo ? El cam­bio, ve­re­mos ha­cia don­de, pue­de es­tar más cer­ca de lo pre­vis­to.

RA­FAEL DÍAZ VIEITO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.