CHA­PA Y PIN­TU­RA

El Dia de Cordoba - - Opinión -

RE­CO­NO­CER la be­lle­za, el éxi­to, ad­mi­rar es­truc­tu­ras sol­ven­tes de to­do ti­po, em­pre­sa­ria­les, so­li­da­rias, per­so­na­les; sa­ber apre­ciar la va­lía de aque­llos va­lien­tes que han con­fi­gu­ra­do un ne­go­cio, un pro­yec­to con­so­li­da­do, es una ca­pa­ci­dad que no to­dos tie­nen. Va­lo­rar las ap­ti­tu­des que han lle­va­do a otros a crear al­go que fun­cio­na y que lo ha­ce apa­ren­te­men­te de manera óp­ti­ma es al­go, que al me­nos, to­dos de­be­ría­mos tra­tar de con­se­guir. Pro­pon­gá­mo­nos des­te­rrar la en­vi­dia y re­co­no­cer el triun­fo de ter­ce­ros. Y una vez que nos mo­ve­mos en el te­rreno de ese re­co­no­ci­mien­to, un pa­so más. Ras­que­mos. In­da­gue­mos en la ra­zón de ese éxi­to, es­tu­die­mos el es­fuer­zo de esos otros y có­mo fue­ron ca­pa­ces de ca­na­li­zar los re­cur­sos pa­ra al­can­zar su triun­fo, có­mo lo­gra­ron op­ti­mi­zar los me­dios y con­se­guir que les sa­lie­ra tan bien, lle­vé­mos­lo en­ton­ces a nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia y cons­tru­ya­mos al­go en lo que crea­mos, al­go que fun­cio­nes y al­go que sea be­llo.

Pe­ro en ese pro­ce­so de me­jo­ra y de su­pera­ción, ca­be una va­ria­ble más. Por­que he­mos que­da­do en que hay que ras­car, pro­fun­di­zar, in­ves­ti­gar si es oro to­do lo que re­lu­ce… o no. Y en­ton­ces, ¿Y si por den­tro no mo­la tan­to? ¿Se­re­mos ca­pa­ces de se­guir ras­can­do? ¿Nos es­pan­ta­rá ver lo que hay tras la pri­me­ra ca­pa y más allá? ¿Y si ras­cas y ba­jo la apa­rien­cia de éxi­to hay ex­plo­ta­ción, si ba­jo la es­té­ti­ca triun­fal hay su­je­tos opri­mi­dos, tác­ti­cas de du­do­sa mo­ral, téc­ni­cas de pi­so­tear a ter­ce­ros y frau­de? ¿Que­re­mos lle­gar has­ta el fon­do o pre­fe­ri­mos que­dar­nos en la su­per­fi­cie? Y en ca­so de que así sea, ¿eso es de cobardes o es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa? Pue­de va­ler­nos sim­ple­men­te lo be­llo, lo có­mo­do, lo agra­da­ble y lo ad­mi­ra­ble –en el me­jor de los ca­sos– pa­ra no te­ner que afron­tar la de­cep­ción o la frus­tra­ción.

Te­ne­mos la op­ción de mi­ni­mi­zar los errores y man­te­ner el re­fe­ren­te, po­de­mos em­pa­ti­zar con los em­pren­de­do­res y ser in­dul­gen­tes con sus pe­ca­dos, por­que por en­ci­ma de de­ta­lles más o me­nos gra­ves o con­de­na­bles, se han so­bre­pues­to a las tra­bas y se han po­si­cio­na­do co­mo la ma­yo­ría no son ca­pa­ces. Po­de­mos tam­bién des­te­rrar la luz que nos ce­gó y ser du­ros e in­fle­xi­bles con las fu­lle­rías.

El éxi­to va más allá de la cha­pa y pin­tu­ra, de­be lle­gar al mo­tor, a las en­tra­ñas del pro­yec­to, va de la éti­ca que al­can­za a to­do y la mo­ral que lo in­va­de des­de la con­cep­ción; va de que el éxi­to tam­bién es el abor­da­je de las di­fi­cul­ta­des y la re­so­lu­ción de las com­pli­ca­cio­nes. Re­co­noz­ca­mos lo be­llo, pe­ro no nos de­je­mos des­lum­brar só­lo por lo que bri­lla.

He­mos que­da­do en que hay que ras­car, pro­fun­di­zar, in­ves­ti­gar si es oro to­do lo que re­lu­ce… o no

BER­TA APA­RI­CIO

@ber­ti­vi­ri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.