Cór­do­ba bu­lle con el Fes­ti­val de las Ca­lle­jas

● La ci­ta reúne a mi­les de tu­ris­tas y ya es fi­ja en el ca­len­da­rio

El Dia de Cordoba - - Córdoba -

Tan so­lo ha cum­pli­do dos años y ya pue­de ca­li­fi­car­se de éxi­to. La ciu­dad se lle­nó ayer de tu­ris­tas pa­sa­por­te en mano pa­ra par­ti­ci­par en la se­gun­da edición del Fes­ti­val de las Ca­lle­jas, una ini­cia­ti­va de la Ca­sa de las Ca­be­zas que re­cu­pe­ra la his­to­ria de más de me­dio cen­te­nar de ca­lle­jo­nes que, en el día a día, pa­san des­aper­ci­bi­dos, pe­ro que cuen­tan mu­cho más de lo que uno es­pe­ra.

La manera de apro­ve­char el po­ten­cial tu­rís­ti­co de la ciu­dad, más allá de la Mez­qui­taCa­te­dral, ha re­sul­ta­do ser una de las cla­ves pa­ra la deses­ta­cio­na­li­za­ción del tu­ris­mo. Por eso no ex­tra­ña que ayer hu­bie­ra co­las pa­ra aso­mar­se a los pe­que­ños azu­ca­ques, esas ca­lle­jas sin sa­li­da que tam­bién son pa­tri­mo­nio por­que cuen­tan la his­to­ria de Cór­do­ba, la Qur­tu­ba, la del Fa­ro de Oc­ci­den­te, la del ba­jo me­die­val.

Y no so­lo los tu­ris­tas quie­ren des­cu­brir lo que tie­nen que con­tar es­tos ca­lle­jo­nes. Tam­bién mu­chos cor­do­be­ses apro­ve­cha­ron el bueno tiem­po pa­ra echar­se a la ca­lle y, de pa­so, co­no­cer de cer­ca lo que su ciu­dad les cuen­ta. Fue el ca­so de Fran­cis­co y Am­pa­ro, un ma­tri­mo­nio de Mi­ral­bai­da que de­ci­dió po­ner­se ma­nos a la obra con el pa­sa­por­te. “El año pa­sa­do vi­nie­ron unos amigos de Se­vi­lla y nos di­je­ron que les ha­bía en­can­ta­do”, co­men­ta­ba ella, al tiem­po que re­co­no­cía que “no­so­tros ni si­quie­ra sa­bía­mos que al­gu­nas de es­tas ca­lle­jas exis­tían y pa­sa­mos mu­chas ve­ces cer­ca de ellas”.

Aquí es­tá una de las cla­ves del fes­ti­val, el re­des­cu­brir si­tios que pa­re­cían que no te­nían nin­gún mis­te­rio. La ca­lle­ja de las Flo­res, la del Ar­qui­llo o la del Pa­ñue­lo son al­gu­nos de los rin­co­nes más co­no­ci­dos de es­te ma­pa, pe­ro hay mu­cho más de­trás. La ca­lle­ja del Horno de Gui­ral, por ejem­plo, que se en­cuen­tra en la zo­na de la Mez­qui­ta-Ca­te­dral, la de Val­de­rra­ma, en San­tia­go-Axer­quía o Lin­zo­nes, en San Lo­ren­zo, tam­bién cum­plie­ron su fun­ción en el pa­sa­do aun­que aho­ra no se en­cuen­tren en el ima­gi­na­rio cor­do­bés.

La op­ción de re­lle­nar un pa­sa­por­te que acre­di­te que se ha he­cho el pa­seo com­ple­to tam­bién es una de las cla­ves de es­te fes­ti­val. So­nia, que pa­sa el puen­te en Cór­do­ba ve­ni­da des­de Al­me­ría, co­men­ta­ba es­to mis­mo ayer. “La ver­dad es que pi­ca po­der ha­cer el re­co­rri­do en­te­ro”, ex­pli­ca­ba, “aun­que a mí me es­tá re­sul­tan­do com­pli­ca­do por­que son mu­chas y no me co­noz­co mu­cho la ciu­dad”.

De mo­men­to, que­da un día en­te­ro por de­lan­te pa­ra dis­fru­tar de es­tos rin­co­nes de la ciu­dad. Aun­que to­do apun­ta a que ha­brá una ter­ce­ra edición pa­ra dis­fru­tar.

JOR­DI VIDAL

Tu­ris­tas pa­sean por uno de las en­cla­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.