Pu­ra pa­sión por el equi­po del Ar­cán­gel

Fue du­ran­te mu­cho tiem­po la ma­yor fo­ro­fa del Cór­do­ba C.F., de for­ma que en­tra­ba en los ves­tua­rios co­mo por su ca­sa pa­ra ani­mar a los ju­ga­do­res

El Dia de Cordoba - - Córdoba - PI­LAR BARTOLOMÉ

NA­CIÓ el 12 de sep­tiem­bre de 1917 en el ba­rrio de San Lo­ren­zo, te­nía por ga­la ha­ber si­do bau­ti­za­da y ca­sa­da en la igle­sia del mis­mo ba­rrio, y vi­vió to­da su vi­da en la ca­lle Mon­te­ro. Ma­nue­la Ra­mos La Ma­no­la tra­ba­ja­ba pa­ra el Ayun­ta­mien­to en la lim­pie­za de pla­zas del mer­ca­do y de la Co­rre­de­ra. Cuan­do vol­vía de la lim­pie­za, po­si­ble­men­te de la de Fle­ming, se sen­ta­ba un ra­to en las ter­tu­lias ve­ci­na­les con los que te­nían la mis­ma afi­ción por el fút­bol, y dis­cu­tían ju­ga­das de los fut­bo­lis­tas de su Cór­do­ba. Era to­da una ins­ti­tu­ción en el club, de for­ma que en­tra­ba en los ves­tua­rios co­mo por su ca­sa pa­ra ani­mar a los ju­ga­do­res y de la mis­ma for­ma com­par­tía con los di­rec­ti­vos, no te­nien­do pe­los en la len­gua pa­ra ala­bar o pa­ra cri­ti­car sus ac­tua­cio­nes, in­clui­dos los pre­si­den­tes.

El Cór­do­ba Club de Fút­bol (CCF) fue fun­da­do en 1954 y ella se hi­zo so­cia en los tiem­pos que Alfonso Cruz Con­de era pre­si­den­te del club por los años 50 del pa­sa­do si­glo (1955 y 1958-61). Ma­no­la se ha­bía que­da­do viu­da y siem­pre la acom­pa­ña­ba su her­mano al cam­po, al que cui­da­ba ella tam­bién. Es­te crea­ba unas si­tua­cio­nes trá­gi­co-có­mi­cas cuan­do le co­la­ban un gol al Cór­do­ba, le da­ba un ata­que y se des­ma­ya­ba, te­nien­do que in­ter­ve­nir la Cruz Ro­ja. Tam­bién se ca­brea­ba en de­ma­sía, cuan­do le can­ta­ban, a pro­pó­si­to, con mú­si­ca de pa­so­do­ble tau­rino Mar­to­rell, tu pa­dre es tuer­to, era Ra­fa­li­to un in­con­di­cio­nal del to­re­ro cor­do­bés y no con­sen­tía na­da que lo des­me­re­cie­ra. Nun­ca fal­ta­ba a los en­cuen­tros e, in­clu­so, es­tan­do con fie­bre.

Ma­no­la fue una ins­ti­tu­ción en el CCF, po­si­ble­men­te ha­ya si­do la hin­cha nú­me­ro uno; in­clu­so iba a los des­pla­za­mien­tos con el equi­po. Se­gui­do­ra del Cór­do­ba en in­fi­ni­dad de des­pla­za­mien­tos ex­te­rio­res, lle­gó a ir has­ta A Co­ru­ña y no fue a Bil­bao o Bar­ce­lo­na por­que de­cía que ha­bía mu­cha hu­me­dad y eso era ma­lo “pa el reoma”. Ma­no­la te­nía pa­sión por un fut­bo­lis­ta, Min­go­ran­ce, que le ha­cía que­dar afó­ni­ca en los par­ti­dos gri­tán­do­le. Tam­bién a One­ga, ar­gen­tino, y a Be­ne­gas, en reali­dad ani­ma­ba y gri­ta­ba a to­dos, cuan­do lo me­re­cían y en es­pe­cial al ár­bi­tro.

Ver­da­de­ra pa­sión te­nía por Ra­fael Cam­pa­ne­ro –ac­tual pre­si­den­te de ho­nor del equi­po– de­le­ga­do, di­rec­ti­vo y pre­si­den­te en di­fe­ren­tes oca­sio­nes, en­tre 1969 y 1975, en un pe­rio­do en el cual re­tor­nó el Cór­do­ba a Pri­me­ra Di­vi­sión en la tem­po­ra­da 1970-1971 y del 1983 a 1986, unos años en los que el Cór­do­ba lo­gra el as­cen­so a Se­gun­da B pro­ce­den­te de Ter­ce­ra (19841985) y aca­ba quin­to du­ran­te la tem­po­ra­da si­guien­te (19851986) y del 2006 a 2009 ,y del que de­cía: “¡Le­che! Ca­da vez que ha­blo de Cam­pa­ne­ro llo­ro. Es el que más glo­ria le ha da­do al Cór­do­ba”.

El CCF el 22 de ju­nio de 2014 con­si­gue el an­sia­do as­cen­so a Pri­me­ra Di­vi­sión, des­pués de 42 años va­gan­do por la Se­gun­da Di­vi­sión, Se­gun­da B y Ter­ce­ra; ac­tual­men­te, el Cór­do­ba jue­ga en Se­gun­da Di­vi­sión.

Ma­no­la, la pa­ga del 18 de ju­lio, la de ve­rano, de­cía que la de­di­ca­ba a pa­gar el abono. Su anec­do­ta­rio es muy am­plio. Per­so­na­je po­pu­lar por ha­ber si­do la hin­cha del Cór­do­ba que más se ha dis­tin­gui­do en de­fen­der apa­sio­na­da­men­te y con fer­vien­te ar­dor los co­lo­res del Cór­do­ba, has­ta el pun­to de ir a jui­cio o a la co­mi­sa­ría en Má­la­ga por pe­gar­le a un con­duc­tor de au­to­bús e igual­men­te en Cá­diz se pe­leó y es­tu­vo a pun­to de ser de­te­ni­da. Se­gún re­fie­ren al­gu­nas crónicas, y co­mo re­fle­ja Cor­do­ba­pe­dia, en cier­ta oca­sión en un par­ti­do ce­le­bra­do en el Ar­cán­gel don­de el Cór­do­ba per­dió por un pe­nal­ti mal pi­ta­do por un ár­bi­tro la Ma­no­la es­pe­tó al mis­mo cuan­do sa­lía de los ves­tua­rios, ti­rán­do­le una silla, de tal for­ma que fue a dar­le en sus par­tes más no­bles. Fue de­nun­cia­da y en el jui­cio el juez le di­jo: “¿Us­ted se­ño­ra en el ac­to eje­cu­ta­do le­sio­nó a D. Fu­lano de tal en los tes­tícu­los? Se­ñor Juez, –le con­tes­tó– yo no sé qué es eso de los tes­tícu­los, yo sé que le di en ¡ toa mi­tad de los hue­vos!, pe­ro es que él an­tes me dio una pa­ta­da en la cho­cha­da”. Aque­lla sa­li­da hi­zo que rom­pie­ra la sa­la en car­ca­ja­das, no pu­dien­do na­die con­te­ner­se. Fue ab­suel­ta por­que el juez con­si­de­ró que la agre­sión fue mu­tua.

En los des­pla­za­mien­tos tam­bién exis­tió al­gún ti­po de tri­ful­ca con los hin­chas con­tra­rios. Era va­lien­te de­fen­dien­do los co­lo­res de su Cór­do­ba. Lue­go mu­rió su her­mano y ella por los 80 de­jó de acu­dir al cam­po.

Per­so­na con mu­cho ner­vio, pe­ro con una un gran co­ra­zón, sus amigos la que­rían has­ta el pun­to de ha­ber­la cui­da­do en los úl­ti­mos tiem­pos de su vi­da. Con­si­de­ra­ba a los ju­ga­do­res blan­qui­ver­des co­mo miem­bros de su fa­mi­lia. Lle­gó a te­ner co­mo amigos a ju­ga­do­res de la ca­te­go­ría de Min­go­ran­ce, Be­ne­gas, Rei­na, Ri­car­do Cos­ta e, in­clu­so Ku­ba­la, cuan­do es­tu­vo co­mo en­tre­na­dor, o el al­cal­de de Cór­do­ba, Ju­lio An­gui­ta.

Mu­rió el 30 de oc­tu­bre de 1997 a los 80 años, ol­vi­da­da del club que tan­to ha­bía ama­do y de­fen­di­do. Qui­zás los más jó­ve­nes no la co­noz­can, por­que no ha te­ni­do el ho­me­na­je, ni el re­co­no­ci­mien­to que de­bió te­ner del club al que de­di­có su vi­da. Un ho­me­na­je a una mu­jer que fue el hin­cha nú­me­ro uno del Cór­do­ba.

Pa­sión. Se­gui­do­res del Cór­do­ba Club de Fút­bol du­ran­te uno de los sus úl­ti­mos en­cuen­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.