Gue­rra con­tra la ba­su­ra en la ca­lle

El Ayun­ta­mien­to es­tu­dia au­men­tar las san­cio­nes a quie­nes ha­cen un uso inapro­pia­do de los con­te­ne­do­res

El Dia de Cordoba - - Provincia - Ra­fael Mo­ra­les

Diez años han trans­cu­rri­do des­de que la Em­pre­sa Pro­vin­cial de Re­si­duos y Me­dio Am­bien­te (Epre­ma­sa) de la Dipu­tación y el Ayun­ta­mien­to de Pal­ma del Río sus­cri­bie­ron un acuer­do pa­ra la ins­ta­la­ción de 58 con­te­ne­do­res so­te­rra­dos en la ciu­dad. Un sis­te­ma de re­co­gi­da de ba­su­ra di­fe­ren­te al tra­di­cio­nal de co­lor ver­de y que, des­pués de una dé­ca­da, aún sigue de­jan­do es­tam­pas po­co cí­vi­cas. Co­mo, por ejem­plo, los en­se­res de to­da ín­do­le que colman el ex­te­rior de es­tas in­fra­es­truc­tu­ras: col­cho­nes, mue­bles, ca­rros de su­per­mer­ca­dos o in­clu­so ado­qui­nes del via­rio pú­bli­co. Un ges­to que en la ac­tua­li­dad pue­de aca­rrear­le al ciu­da­dano san­cio­nes de en­tre 30 y 900 eu­ros pe­ro que el Ayun­ta­mien­to quie­re au­men­tar.

En la ca­lle Be­lén, exis­te uno de esos con­te­ne­do­res so­te­rra­dos. A ve­ces, apa­re­ce ro­dea­do de mue­bles: “Sue­len traer­los, los de­jan ahí aban­do­na­dos, ro­tos, y to­do es un desas­tre”, co­men­ta Án­ge­les, una vian­dan­te. Mien­tras abre la ta­pa me­tá­li­ca, otra ve­ci­na se que­ja de la con­duc­ta de mu­chas per­so­nas: “Se cae aquí la bol­sa y aquí se que­da”. La si­tua­ción se re­pi­te en di­fe­ren­tes zo­nas del nú­cleo ur­bano, tan­to en el cen­tro his­tó­ri­co co­mo en ca­lles o ave­ni­das.

An­to­nio vi­ve en un pi­so si­tua­do por en­ci­ma del con­te­ne­dor si­tua­do en la ave­ni­da de An­da­lu­cía y se que­ja de que “sue­le es­tar la ba­su­ra fue­ra más que den­tro, en los al­re­de­do­res”. “La gen­te de­ja bol­sas , mue­bles, si­llas, col­cho­nes, de to­do...”, enu­me­ra. El ser­vi­cio de re­co­gi­da es ade­cua­do, sos­tie­ne, pe­ro “la gen­te no tie­ne con­cien­cia”.

La otra ca­ra de la mo­ne­da la re­pre­sen­ta Ra­fael Ve­las­co, un co­no­ci­do pe­lu­que­ro que lle­va años re­ci­clan­do los ma­te­ria­les de la ba­su­ra y res­tau­rán­do­los: “Las co­sas que ten­go en mi ca­sa de más va­lor ca­si to­das pro­ce­den de la ba­su­ra”, di­ce. En su ta­ller tie­ne to­do ti­po de pie­zas pro­ve­nien­tes de los con­te­ne­do­res, des­de un quin­qué, mar­que­te­ría, má­qui­nas de co­ser, aba­ni­cos de hue­so o me­di­ci­nas an­ti- guas. “Ten­go un lien­zo en el pa­si­llo de un Cris­to que pro­ce­de de la es­cue­la se­vi­lla­na de 1800”, con­cre­ta. Ve­las­co ya no tie­ne si­tio en ca­sa pa­ra al­ma­ce­nar tan­to ma­te­rial, pe­ro to­da­vía se las in­ge­nia pa­ra dar­le una se­gun­da vi­da a aque­llos tras­tos que na­die quie­re. Una pie­dra de már­mol de una peian­do­ra, por ejem­plo, la ha re­ci­cla­do pa­ra una bar­ba­coa. Es­te res­tau­ra­dor de lo in­ser­vi­ble ad­mi­te que de­jar los res­tos or­gá­ni­cos fue­ra de su lu­gar co­rres­pon­dien­te “da muy mal as­pec­to, por­que no nos que­re­mos mo­les­tar en abrir pa­ra ti­rar las co­sas den­tro”.

En su­ma, pe­se a que en ca­da una de es­tas de­no­mi­na­das is­las de re­ci­cla­je o eco­ló­gi­cas exis­te un car­tel don­de se es­pe­ci­fi­ca el nú­me­ro de te­lé­fono pa­ra avi­sar al ser­vi­cio de re­co­gi­da de en­se­res, to­da­vía mu­chos ve­ci­nos si­guen de­jan­do sus re­si­duos amon­to­na­dos so­bre es­tas aber­tu­ras me­tá­li­cas. An­te es­tas cir­cuns­tan­cias y con las ne­go­cia­cio­nes so­bre la me­sa de las or­de­nan­zas fis­ca­les pa­ra 2019, des­de el Ayun­ta­mien­to se es­tu­dia au­men­tar los cos­tes de las mul­tas por es­te ti­po de in­frac­cio­nes: “En­ten­de­mos, por des­gra­cia, que a fin de cuen­ta lo que due­le es el bol­si­llo”, la­men­ta la con­ce­ja­la de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, Au­ria Ma­ría Ex­pó­si­to (PSOE).

De he­cho, la Po­li­cía Lo­cal tuvo que in­ves­ti­gar re­cien­te­men­te de dón­de pro­ve­nían grandes bol­sas de ba­su­ra y ca­jas de car­tón que apa­re­cie­ron so­bre los con­te­ne­do­res de la ave­ni­da Pio XII, al­go que pro­pi­ció un ser­vi­cio ex­tra­or­di­na­rio de re­co­gi­da. Fi­nal­men­te, los agen­tes iden­ti­fi­ca­ron a los pro­pie­ta­rios de un bar del Pa­seo Alfonso XIII co­mo los res­pon­sa­bles. “No va­mos a per­mi­tir que es­to se con­vier­ta en pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca”, ase­ve­ró la te­nien­te de al­cal­de, quien con­si­de­ró una “des­gra­cia” que ha­ya que acu­dir a san­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma.

El con­ce­jal de Me­dio Am­bien­te, Pe­dro Ve­las­co, ase­gu­ra que a lo lar­go de un so­lo día los ser­vi­cios pú­bli­cos han lle­ga­do a pa­sar cin­co ve­ces en re­co­gi­da por ca­da uno de esos pun­tos y, aun así, “ve­mos có­mo te­ne­mos que au­men­tar ca­da vez más esa fre­cuen­cia pa­ra te­ner­los en per­fec­tas con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad”. Una cues­tión de con­cien­cia­ción que afec­ta a la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na y que tie­ne, por tan­to, esa ca­ra y cruz en el mo­do de ac­tuar ca­da vez que se ha­ce el sim­ple ges­to de echar la ba­su­ra al con­te­ne­dor.

“No va­mos a per­mi­tir que es­to se con­vier­ta en pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca”, di­ce Ex­pó­si­to

R. MO­RA­LES

En­se­res fue­ra de un con­te­ne­dor so­te­rra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.