So­bre His­pa­noa­mé­ri­ca

Las ci­fras re­ve­lan que es­ta­mos te­nien­do éxi­to en nues­tras re­la­cio­nes co­mer­cia­les con los países de La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro se­ría muy po­si­ti­vo in­cre­men­tar es­tas in­ter­ac­cio­nes bi­la­te­ra­les

El Dia de Cordoba - - Panorama -

AYER ce­le­bra­mos el día de la His­pa­ni­dad. Una con­me­mo­ra­ción que a no po­cos les pa­re­ce ran­cia en su for­ma y en su pro­pó­si­to, el de re­cor­dar unos he­chos his­tó­ri­cos de los que, se­gún ellos, no de­be­ría­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos. Mu­chos, sim­ple­men­te, han ce­le­bra­do que ha­ya caí­do en vier­nes pa­ra así su­mar el fes­ti­vo al fin de se­ma­na. Y otros han apro­ve­cha­do la efe­mé­ri­de pa­ra ma­ni­fes­tar su sen­ti­mien­to na­cio­nal, so­bre to­do en las re­des co­mo ha­brán vis­to. Es cier­to que, en el pa­sa­do, du­ran­te la dic­ta­du­ra, se pro­du­cía to­da una exal­ta­ción de las pre­té­ri­tas glo­rias im­pe­ria­les y es pro­ba­ble que ello to­da­vía si­ga inf lu­yen­do en el pen­sa­mien­to de mu­chos o en su per­cep­ción del sig­ni­fi­ca­do de es­te día, ha­yan vi­vi­do o no du­ran­te el fran­quis­mo.

La reali­dad fue que un em­pren­di­mien­to es­pa­ñol, pi­lo­ta­do por un no es­pa­ñol, se­gún los ex­per­tos, dio lu­gar a un des­cu­bri­mien­to sin pre­ce­den­te, na­da me­nos que un gran con­ti­nen­te ines­pe­ra­do, en tiem­pos en los que se creía sa­ber, más o me­nos, cuál era la su­per­fi­cie emer­gi­da de la tie­rra y no ha­bían fal­ta­do re­la­cio­nes en­tre sus te­rri­to­rios. Era inevi­ta­ble que Amé­ri­ca fue­se co­no­ci­da, y al­te­ra­da su con­di­ción, en al­gún mo­men­to, y nos cu­po a los es­pa­ño­les ser los pro­ta­go­nis­tas.

Pe­ro ten­go pa­ra mí que lo más ex­tra­or­di­na­rio no fue la con­quis­ta en sí mis­ma. En reali­dad, no pa­re­ce que ha­ya si­do un asun­to de grandes ges­tas mi­li­ta­res, sino de arro­jo, va­len­tía, am­bi­ción y ca­pa­ci­dad de in­tri­ga de un li­mi­ta­do nú­me­ro de per­so­nas. En los li­bros de His­to­ria no ocu­pan lu­gar grandes ba­ta­llas en Amé­ri­ca, a di­fe­ren­cia de lo su­ce­di­do con la for­ma­ción de an­te­rio­res im­pe­rios.

Des­de lue­go, es asom­bro­so que tan po­cas per­so­nas lle­ga­sen a do­mi­nar un con­ti­nen­te, o gran par­te de él. Sin em­bar­go, lo que me pa­re­ce ex­tra­or­di­na­rio y de­be­ría de cons­ti­tuir mo­ti­vo de or­gu­llo fue nues­tra ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar al mo­do oc­ci­den­tal y de ad­mi­nis­trar tan vas­tí­si­ma re­gión. Una re­gión que en su par­te sur ofre­ce de to­do me­nos fa­ci­li­da­des pa­ra las co­mu­ni­ca­cio­nes, de­bi­do a la oro­gra­fía y a otros fac­to­res. Aún hoy en día hay una par­te in­tran­si­ta­ble, la sel- va –ta­pón– del Da­rién, en­tre Pa­na­má y Co­lom­bia.

De­cía que es sor­pren­den­te con las co­mu­ni­ca­cio­nes de en­ton­ces có­mo unas ins­truc­cio­nes emi­ti­das, por ejem­plo, por Fe­li­pe II en el Es­co­rial, eran trans­mi­ti­das y cum­pli­das en lu­ga­res a va­rias se­ma­nas de na­ve­ga­ción y no po­co tiem­po de via­je por tie­rra. Asi­mis­mo, la or­ga­ni­za­ción y el con­trol del trans­por­te de mer­can­cías en las dos di­rec­cio­nes, aún con inevi­ta­ble con­tra­ban­do, re­sul­ta digno de ad­mi­ra­ción aún hoy en día. Y, por men­cio­nar só­lo un ca­so, re­sul­ta tam­bién de ad­mi­ra­ción la or­ga­ni­za­ción de los apro­ve­cha­mien­tos mi­ne­ros, bas­tan­te bien es­tu­dia­da.

La per­cep­ción que al­gu­nos tie­nen, que no du­dan en ca­li­fi­car de ge­no­ci­dio y ra­pi­ña lo que hi­ci­mos, me pa­re­ce muy equi­vo­ca­da y de cre­yen­tes a pies jun­ti­llas de lo que de­jó es­cri­to (o in­ven­ta­do) el pa­dre Las Ca­sas. Era inevi­ta­ble la bús­que­da de apro­ve­cha­mien­to eco­nó­mi­co, a la vez que la vo­ca­ción ci­vi­li­za­to­ria se­gún nues­tra re­li­gión y va­lo­res. Pe­ro es­to ha su­ce­di­do ca­si siem­pre así en la His­to­ria y, vis­to lo su­ce­di­do en otros te­rri­to­rios tam­bién co­lo­ni­za­dos (gran par­te de Áfri­ca, por ejem­plo), los re­sul­ta­dos han si­do bue­nos.

No creo que sea jus­to acha­car las de­fi­cien­cias ins­ti­tu­cio­na­les que exis­ten en al­gu­nos países his­pa­noa­me­ri­ca­nos a nues­tra he­ren­cia, ha­ce mu­cho tiem­po que son in­de­pen­dien­tes y ha­ce mu­cho tiem­po que se sa­be qué ins­ti­tu­cio­nes fa­vo­re­cen el pro­gre­so eco­nó­mi­co y so­cial y cuá­les no lo ha­cen.

He­mos te­ni­do di­fe­ren­tes eta­pas de re­la­ción con His­pa­noa­mé­ri­ca. Fue lo más im­por­tan­te del Im­pe­rio y era inevi­ta­ble con­tem­plar­lo así. Las su­ce­si­vas y tam­bién inevi­ta­bles in­de­pen­den­cias fue­ron pro­vo­can­do un im­pac­to eco­nó­mi­co en la eco­no­mía es­pa­ño­la que no su­pi­mos su­plir de­bi­da­men­te, en­tre otras ra­zo­nes por nues­tro de­fi­cien­te pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción. La lan­gui­dez se apo­de­ró de no­so­tros tras las úl­ti­mas in­de­pen­den­cias, pe­ro pron­to fue­ron vis­tos esos te­rri­to­rios co­mo tie­rra de opor­tu­ni­da­des pa­ra per­so­nas que di­fí­cil­men­te po­drían cons­truir en Es­pa­ña una vi­da eco­nó­mi­ca­men­te acep­ta­ble. Los ga­lle­gos sa­be­mos mu­cho de eso, cuan­do la emi­gra­ción era la úni­ca for­ma de sa­lir de la po­bre­za. Y en tiem­pos más re­cien­tes, nu­me­ro­sí­si­mos his­pa­noa­me­ri­ca­nos han ve­ni­do a cons­truir su vi­da en Es­pa­ña, y en mu­chos ca­sos hu­yen­do de su país pa­ra po­ner a sal­vo su pro­pia vi­da.

Es cier­to que un ele­va­do por­cen­ta­je es­tá rea­li­zan­do ta­reas pro­fe­sio­nal­men­te mo­des­tas, pe­ro ten­go con­fian­za en que sus des­cen­dien­tes se­pan apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de pro­gre­sar que ofre­ce la edu­ca­ción en nues­tro país. Ade­más, nues­tra ten­den­cia demográfica es bas­tan­te preo­cu­pan­te y só­lo po­dre­mos man­te­ner o acre­cen­tar la po­bla­ción con un vo­lu­men sig­ni­fi­ca­ti­vo de in­mi­gra­ción. Y aquí hay una gran ven- ta­ja en com­par­tir el idio­ma y, en ge­ne­ral, los va­lo­res. La evi­den­cia de­mues­tra la ma­yor fa­ci­li­dad de in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos fren­te a los de otras pro­ce­den­cias.

Pa­ro los in­ter­cam­bios no son só­lo de per­so­nas, tam­bién lo son de in­ver­sión y co­mer­cia­les, és­tos ca­da vez más im­por­tan­tes. En los años no­ven­ta los es­pa­ño­les nos lle­va­mos la sor­pre­sa de ver que te­nía­mos em­pre­sas de ta­lla in­ter­na­cio­nal en al­gu­nos sec­to­res, co­sa que aho­ra ya da­mos por sa­bi- do. Y en esos años hu­bo una co­rrien­te li­be­ra­li­za­do­ra en no po­cos países sud­ame­ri­ca­nos que ani­mó un im­por­tan­te vo­lu­men de in­ver­sión es­pa­ño­la allí di­ri­gi­da, en bue­na par­te, me­dian­te la ad­qui­si­ción de em­pre­sas pú­bli­cas y em­pre­sas pri­va­das exis­ten­tes.

Las pri­me­ras avan­za­das fue­ron, co­mo es na­tu­ral, de grandes em­pre­sas, que dis­po­nían de los re­cur­sos pa­ra in­tro­du­cir­se en esos países y, no me­nos im­por­tan­te, de re­cur­sos pa­ra ha­cer fren­te a un fra­ca­so si és­te se pro­du­cía. Ado­le­ci­mos, se­gún cuen­tan quie­nes vi­vie­ron aque­llo, de un ex­ce­so de arro­gan­cia y de no que­rer com­pren­der bien la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y usos del país hués­ped, lo que cau­só al­gu­nos pro­ble­mas a em­pre­sas sig­ni­fi­ca­ti­vas.

La­men­ta­ble­men­te, no pa­re­ce que en­ton­ces ha­ya ha­bi­do una po­lí­ti­ca de fa­ci­li­tar la pre­sen­cia de sus pro­vee­do­res es­pa­ño­les o de fa­ci­li­tar la lle­ga­da de em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño, si­quie­ra fa­ci­li­tán­do­les su ca­pi­tal re­la­cio­nal. Y no hu­bo una fir­me po­lí­ti­ca de Es­ta­do pa­ra am­pa­rar las ini­cia­ti­vas del em­pre­sa­ria­do es­pa­ñol. Cier­to es que des­de 1986 nos de­be­mos a los acuer­dos co­mer­cia­les de la Unión Eu­ro­pea, pe­ro es tam­bién cier­to que no he­mos que­ri­do o no he­mos sa­bi­do im­pul­sar la po­lí­ti­ca de la UE ha­cia La­ti­noa­mé­ri­ca. Creo que, da­das las cir­cuns­tan­cias del mun­do, el ac­tual se­ría mo­men­to pa­ra ha­cer­lo.

Los años de cri­sis eco­nó­mi­ca en Es­pa­ña, co­mo es sa­bi­do, pro­vo­ca­ron la mo­vi­li­za­ción de em­pre­sas es­pa­ño­las ha­cia el ex­te­rior, bien asen­tán­do­se en otros países o bien in­ten­si­fi­can­do su ac­ción co­mer­cial in­ter­na­cio­nal. Y en es­to las ci­fras re­ve­lan que es­ta­mos te­nien­do éxi­to. Se­gún nues­tra fuen­te es­ta­dís­ti­ca de Comercio Ex­te­rior, Da­ta­co­mex, en 2000 fue­ron 30.700 las em­pre­sas que ex­por­ta­ron a los países ame­ri­ca­nos de ha­bla his­pa­na (lo que ex­clu­ye Bra­sil), con un mon­tan­te eco­nó­mi­co de 7.000 mi­llo­nes de eu­ros.

En 2017 fue­ron ca­si 69.000 los ex­por­ta­do­res, que die­ron lu­gar a una ci­fra de ex­por­ta­ción ha­cia allá de 15.200 mi­llo­nes de eu­ros. Los vo­lú­me­nes se­gún países, co­mo es na­tu­ral, son muy dis­pa­res. El prin­ci­pal des­tino en 2016 ha si­do Mé­xi­co (4.500 mi­llo­nes de eu­ros), se­gui­do en la re­gión por Bra­sil (2.500), Chi­le (1.500), Cu­ba (no se sor­pren­dan, 1.000), y Co­lom­bia y Ar­gen­ti­na, am­bas re­cep­to­ras de unas ex­por­ta­cio­nes del or­den de 950 mi­llo­nes.

Creo, sin­ce­ra­men­te, que es­te es­fuer­zo eco­nó­mi­co y per­so­nal bien me­re­ce­ría una po­lí­ti­ca de Es­ta­do só­li­da, fir­me y man­te­ni­da en apo­yo de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, más allá del apre­cia­ble tra­ba­jo que rea­li­za el ICEX. His­pa­noa­mé­ri­ca es­tá, en las dos di­rec­cio­nes, en nues­tro des­tino co­mo país.

Es digno de ad­mi­rar có­mo las ins­truc­cio­nes de Fe­li­pe II lle­ga­ban a Amé­ri­ca en se­ma­nas Ne­ce­si­ta­mos la lle­ga­da de in­mi­gran­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca a te­nor de las ta­sas de natalidad

RA­FAEL SAL­GUEI­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.