“El es­pec­ta­dor de­be­ría re­co­no­cer el mun­do en el que vi­ve ca­da vez que va al ci­ne”

El ma­la­gue­ño pro­ta­go­ni­za ‘El reino’, de Ro­dri­go So­ro­go­yen, un dra­ma so­bre la co­rrup­ción po­lí­ti­ca que tras su po­si­ti­va aco­gi­da en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián ya se pue­de ver en ci­nes

El Dia de Cordoba - - Cultura Y Ocio - Pa­blo Bu­ja­lan­ce

Atien­de el te­lé­fono An­to­nio de la To­rre (Má­la­ga, 1968) en una apre­ta­da jor­na­da de en­tre­vis­tas que in­clu­ye la aten­ción a pro­gra­mas te­le­vi­si­vos del pri­me ti­me y ca­be­ce­ras de to­do el país. En lo que al ci­ne se re­fie­re, el ac­tor es el hom­bre del mo­men­to: la pre­sen­ta­ción en el pa­sa­do Fes­ti­val de San Se­bas­tián de El reino, el th­ri­ller de Ro­dri­go So­ro­go­yen en el que en­car­na a un po­lí­ti­co co­rrup­to, y que ac­tual­men­te se pue­de ver en los ci­nes es­pa­ño­les, se sal­dó con el aplau­so uná­ni­me de la crí­ti­ca. Po­co des­pués, Uru­guay se­lec­cio­nó pa­ra com­pe­tir en los Os­car La no­che de do­ce años, en la que el ma­la­gue­ño in­ter­pre­ta al ex­pre­si­den­te del país, Jo­sé Mú­ji­ca, en sus tiem­pos de pri­sión. Y tam­bién en San Se­bas­tián se pre­sen­tó Tiem­po des­pués, el re­gre­so de Jo­sé Luis Cuer­da al uni­ver­so su­rrea­lis­ta de Ama­ne­ce que no es po­co en cu­yo am­plio elen­co fi­gu­ra igual­men­te, cla­ro, An­to­nio de la To­rre.

–¿La re­cep­ción me­jor que bue­na de El reino an­tes in­clu­so de su es­treno revela que So­ro­go­yen ha to­ca­do la te­cla más opor­tu­na? –És­te es uno de esos ca­sos en los que la reali­dad su­pe­ra la fic­ción. De en­tra­da, la pe­lí­cu­la es­tá am­bien­ta­da en 2007, jus­to an­tes del es­ta­lli­do de la cri­sis, cuan­do se su­po­nía que to­do mar­cha­ba so­bre rue­das. Pe­ro es que cuan­do la ro­da­mos to­da­vía no se ha­bía pro­du­ci­do la cir­cuns­tan­cia de que to­do un Go­bierno de Es­pa­ña se vie­ra obli­ga­do a sa­lir por cul­pa de la co­rrup­ción. To­do eso pa­só des­pués. Cuan­do co­men­za­mos a pre­pa­rar el pro­yec­to ha­bía mu­cha preo­cu­pa­ción por la co­rrup­ción, des­de lue­go, pe­ro nin­guno de no­so­tros ima­gi­na­ba los lí­mi­tes que iban a que­dar su­pe­ra­dos po­co des­pués. Eso sí, El reino no abor­da un ca­so con­cre­to, ni ha­ce re­fe­ren­cia a un de­ter­mi­na­do par­ti­do. No es un pe­lí­cu­la ma­ni­quea de bue­nos y ma­los. Es la his­to­ria de un po­lí­ti­co co­rrup­to y des­de aquí se in­tro­du­ce en los me­ca­nis­mos pro­pios del po­der y la co­rrup­ción po­lí­ti­ca. –Da­do lo es­pi­no­so del asun­to, ¿có­mo se las apa­ña­ron So­ro­go­yen y us­ted pa­ra dar­le a la pe­lí­cu­la la ma­yor ve­ra­ci­dad po­si­ble? –Fun­da­men­tal­men­te, ha­blan­do du­ran­te bas­tan­te tiem­po con po­lí­ti­cos que han vi­vi­do muy de cer­ca la co­rrup­ción. In­clui­dos al­gu­nos con pro­ce­sos ju­di­cia­les abier­tos. De sig­nos po­lí­ti­cos muy dis­tin­tos y con cir­cuns­tan­cias muy di­ver­sas. Y ten­go que de­cir que ca­si to­dos se por­ta­ron con no­so­tros con una ge­ne­ro­si­dad enor­me, al­gu­nos has­ta el pun­to de abrir­nos su al­ma y con­fe­sar to­do lo que se les mo­vía por den­tro. Gra­cias a ellos, co­mo di­ces, pu­di­mos dar­le a la pe­lí­cu­la un gra­do im­por­tan­te de ve­ro­si­mi­li­tud, pe­ro siem­pre te­nien­do en cuen­ta que es­tá­ba­mos ha­cien­do un lar­go­me­tra­je de fic­ción y que es­to sigue una ló­gi­ca muy di­fe­ren­te del ci­ne do­cu­men­tal.

–Du­ran­te el ro­da­je, ¿le re­sul­tó di­fí­cil de­fen­der, in­ter­pre­ta­ti­va­men­te ha­blan­do, a un per­so­na­je co­mo es­te po­lí­ti­co co­rrup­to?

–En reali­dad, lo más di­fí­cil del ro­da­je fue a ni­vel téc­ni­co. Pien­sa que es­toy en pan­ta­lla du­ran­te to­da la pe­lí­cu­la, de prin­ci­pio a fin, y eso me obli­ga­ba a es­tar pre­sen­te du­ran­te to­do el ro­da­je, igual que el fo­quis­ta y el cá­ma­ra. A ve­ces lle­ga­ba a ser ago­ta­dor: pa­ra ro­dar una es­ce­na en la que sa­les co­rrien­do vein­te se­gun­dos igual tie­nes que pa­sar­te un día en­te­ro co­rrien­do de­lan­te de una cá­ma­ra. Fue to­do muy in­ten­so, pe­ro a la vez ex­ci­tan­te y sa­tis­fac­to­rio. Qui­zá me ayu­da­ba a man­te­ner­me en­te­ro la con­vic­ción de que es­tá­ba­mos ha­cien­do una pe­lí­cu­la so­bre el mun­do en que vi­vi­mos, so­bre al­go que in­tere­sa a mí y a mu­cha gen­te. –¿Có­mo pre­pa­ró su per­so­na­je? –Co­mo te con­ta­ba an­tes, a tra­vés de en­tre­vis­tas con po­lí­ti­cos to­ca­dos por ca­sos de co­rrup­ción.

–Se lo pre­gun­ta­ré de otro mo­do: en una oca­sión, John Mal­ko­vich se la­men­ta­ba de que siem­pre le lla­ma­ban pa­ra ha­cer el mis­mo pa­pel, una y otra vez, y de­cía que de­sea­ba ha­cer de la rei­na de In­gla­te­rra pa­ra de­mos­trar su ver- da­de­ra va­lía co­mo ac­tor. ¿Ha si­do Ma­nuel, el po­lí­ti­co co­rrup­to de El reino, su rei­na de In­gla­te­rra?

–Sí, por­que la ver­dad es que nun­ca ha­bía he­cho al­go así. A ver, he te­ni­do oca­sión de ha­cer mu­chos pa­pe­les, pe­ro El reino me ha da­do la opor­tu­ni­dad de ca­mi­nar por una pis­ta por la que nun­ca ha­bía tran­si­ta­do an­tes. Una pis­ta des­li­zan­te, al­go pe­li­gro­sa, pe­ro muy pro­ve­cho­sa por­que se tra­ta, ni más ni me­nos, que del mun­do en que vi­vi­mos. Aho­ra es­toy con­ven­ci­do de que es­ta pe­lí­cu­la me ha per­mi­ti­do ha­cer al­go que de­sea­ba ha­cer y que nun­ca an­tes ha­bía pro­ba­do. Por eso fue tan im­por­tan­te pa­ra mí co­no­cer de pri­me­ra mano los tes­ti­mo­nios de po­lí­ti­cos co­rrup­tos. Me sir­vie­ron de asidero. Aun­que, co­mo siem­pre, lle­ga un mo­men­to en que, por muy no­ve­do­so que sea el pa­pel, el ofi­cio te per­mi­te ha­cer­lo tu­yo. Y a par­tir de ahí ya es to­do mu­cho más lle­va­de­ro.

–In­sis­te us­ted en ha­blar del mun­do en que vi­vi­mos...

–Sí, por­que de eso tra­ta la pe­lí­cu­la. De la co­rrup­ción, de to­do lo que en­tra­ña el po­der, de la lu­cha por la vi­da, de las en­tra­ñas, de to­do lo que se mue­ve den­tro de una per­so­na, de lo que ama­mos y de lo que no. El reino es una pe­lí­cu­la so­bre lo hu­mano, ni más ni me­nos. Y me pa­re­ce im­por­tan­te que, cual­quie­ra que sea el par­ti­do al que se vo­te, sea cual sea la in­cli­na­ción po­lí­ti­ca de quien va­ya a ver­la, he­mos he­cho una pe­lí­cu­la re­co­no­ci­ble. Es de­cir, una pe­lí­cu­la en la que el es­pec­ta­dor va a po­der re­co­no­cer el mun­do en el que vi­ve. Y la he­mos he­cho des­de la más ab­so­lu­ta ho­nes­ti­dad, siem­pre des­de la ver­dad. Y así de­be­ría ser el ci­ne, pien­so, sea cual sea el gé­ne­ro del que ha­ble­mos, ya sea una pe­lí­cu­la so­bre la co­rrup­ción o so­bre cual­quier otro te­ma. Tam­bién La gue­rra de las ga­la­xias per­mi­te al es­pec­ta­dor re­co­no­cer­se en su mun­do.

–¿Tal vez el ci­ne es­pa­ñol es­tá aho­ra en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra pre­sen­tar al es­pec­ta­dor pe­lí­cu­las re­co­no­ci­bles? ¿Es más há­bil en es­te sen­ti­do que ha­ce diez o quin­ce años?

–No sé, es que lo del ci­ne es­pa­ñol es una eti­que­ta muy gran­de en la que ca­ben mu­chas co­sas. Hay de to­do. Pa­ra em­pe­zar, creo que lo im­por­tan­te es ha­cer bue­nas pe­lí­cu­las. Eso, de en­tra­da. Lue­go es­tán los por­cen­ta­jes: Holly­wood pro­du­ce al año unas seis­cien­tas pe­lí­cu­las, ¿y cuán­tas des­ta­can real­men­te de ahí? ¿Cuán­tas po­de­mos con­si­de­rar bue­nas? ¿Se­sen­ta? En Es­pa­ña la pro­duc­ción es la que es, pe­ro a lo me­jor ca­da año le­van­tan el vue­lo quin­ce pe­lí­cu­las. Lo que sí es una ver­güen­za es el nu­lo in­te­rés del Es­ta­do en apo­yar al sec­tor. Si com­pa­ras las in­ver­sio­nes no ya con Holly­wood, sino con la ma­yo­ría de los países eu­ro­peos, lo que sien­tes es eso, ver­güen­za. –Re­cien­te­men­te ha ro­da­do el cor­to de Ra­kesh Nar­wa­ni Black Bass en Má­la­ga, ¿tie­ne más pro­yec­tos fu­tu­ros en su tie­rra?

–Sí, ro­da­mos en el pan­tano de El Cho­rro, en Ar­da­les, y fue un gus­ta­zo vol­ver allí. Un día me die­ron un par de ho­ras li­bres y pu­de dar­me un pa­seo por el Ca­mi­ni­to del Rey. Ade­más, he te­ni­do la oca­sión de tra­ba­jar con mi ahi­ja­do. Hay al­gún pro­yec­to más vin­cu­la­do a Má­la­ga, pe­ro na­da ce­rra­do to­da­vía. –¿Re­cor­da­rá es­tos años en un fu­tu­ro co­mo su mo­men­to?

–Sí, se­gu­ro. La úl­ti­ma dé­ca­da ha si­do pre­cio­sa. Me gus­ta­ría po­der ha­blar con el ni­ño que fui pa­ra con­tar­le to­do lo que ha pa­sa­do.

‘El reino’ no es una pe­lí­cu­la ma­ni­quea, de bue­nos y ma­los. Ha­bla del po­der, de la lu­cha por la vi­da. De lo hu­mano”

JA­VIER ALBIÑANA

An­to­nio de la To­rre, en la pa­sa­da edición del Fes­ti­val de Má­la­ga, don­de pre­sen­tó un an­ti­ci­po de ‘El reino’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.