PO­LÍ­TI­CA Y AJD

El Dia de Cordoba - - Opinión -

LA sen­ten­cia dic­ta­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo en la que mo­di­fi­ca­ba la pa­cí­fi­ca ju­ris­pru­den­cia se­gún la cual era quien so­li­ci­ta­ba un prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio y no quien lo otor­ga­ba quien de­bía pa­gar el im­pues­to y su pos­te­rior rec­ti­fi­ca­ción ha pues­to de ma­ni­fies­to al­guno de los peo­res de­fec­tos de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca. El fo­co se ha pues­to pri­me­ro so­bre la ban­ca y des­pués so­bre los ma­gis­tra­dos mien­tras los po­lí­ti­cos han apro­ve­cha­do el río re­vuel­to pa­ra in­ten­tar pes­car al­gún vo­to, per­mi­tien­do, cuan­do no alen­tan­do, el des­cré­di­to del Su­pre­mo que, aun­que ha ges­tio­na­do el asun­to de mo­do tor­pe, no es el cul­pa­ble de la vo­ra­ci­dad fis­cal de nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes ni de la exis­ten­cia de nor­mas re­gla­men­ta­rias os­cu­ras de du­do­sa le­ga­li­dad (ha­gan us­te­des las le­yes que yo ha­ré el re­gla­men­to...). Si al­go hay que cri­ti­car de al­guno de los miem­bros del Su­pre­mo es el ha­ber uti­li­za­do una ma­te­ria tan sen­si­ble co­mo la hi­po­te­ca­ria pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca ju­di­cial de ter­ce­ra y co­brar­se ven­gan­zas por cui­tas pa­sa­das, pro­pi­nan­do una pa­ta­da en el tra­se­ro de Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas y Ban­cos sin re­pa­rar en sus con­se­cuen­cias.

Es­ta se­ma­na he­mos po­di­do ver al pre­si­den­te del go­bierno afir­mar, sa­bien­do que fal­ta a la ver­dad, en una rue­da de pren­sa que los hi­po­te­ca­dos no vol­ve­rán a pa­gar el im­pues­to mien­tras re­cla­ma­ba a los jue­ces una au­to­crí­ti­ca que, por su­pues­to, no se apli­ca­ba. Al pre­si­den­te del prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción re­cla­man­do al­go que no ha he­cho su par­ti­do en años de go­bierno, la su­pre­sión del im­pues­to. Al lí­der de los an­ti­sis­te­ma lla­man­do a la mo­vi­li­za­ción con­tra los ma­gis­tra­dos en una evi­den­te cam­pa­ña de de­rri­bo de las ins­ti­tu­cio­nes. A la pre­si­den­ta de An­da­lu­cía, con com­pe­ten­cias ce­di­das en es­te im­pues­to, es­can­da­li­zán­do­se y acu­san­do a la ban­ca de to­do ti­po de mal­da­des sin son­ro­jar­se. Y al lí­der na­ran­ja ha­cien­do se­gui­dis­mo, có­mo no, de to­do ti­po de de­ma­go­gias (te­nien­do a Inés, tie­nen a Al­bert: in­com­pren­si­ble).

He re­pa­sa­do los pro­gra­mas elec­to­ra­les de los cua­tro par­ti­dos: nin­guno pro­po­nía ni el cam­bio de su­je­to pa­si­vo ni la su­pre­sión del im­pues­to. A di­fe­ren­cia del im­pues­to de su­ce­sio­nes, so­bre el que tan­to han dis­cu­ti­do, no hay una so­la ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va re­fe­ren­te al AJD de las hi­po­te­cas. Co­mu­ni­da­des go­ber­na­das por iz­quier­das y de­re­chas han subido ex­po­nen­cial­men­te el im­pues­to sa­bien­do que lo pa­ga­ban los deu­do­res: Ga­li­cia y An­da­lu­cía, PP y PSOE, em­pa­tan co­mo las más vo­ra­ces. Las ins­pec­cio­nes au­to­nó­mi­cas han ac­tua­do con sa­ña a ins­tan­cia de esos po­lí­ti­cos que aho­ra se ras­gan las ves­ti­du­ras. Bien es­tá que se re­gu­le de una vez por to­das la cues­tión, pe­ro la cre­di­bi­li­dad de los po­lí­ti­cos –de uno y otro signo– so­bre ella es nu­la. Qui­zá esa au­to­crí­ti­ca que re­cla­ma­ba el pre­si­den­te del go­bierno pa­ra los jue­ces y ban­que­ros de­bie­ran for­mu­lar­la ellos, an­tes de que pen­se­mos que, ¿una vez más?, nos es­tán to­man­do el pe­lo.

RA­FAEL DÍAZ VIEITO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.