IN­QUIE­TU­DES EN TRÁN­SI­TO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

VA­YA por de­lan­te que no se tra­ta de juz­gar ni cri­ti­car las in­quie­tu­des de na­die. Que no va de ta­char a unos u otros de sim­ples, in­cons­cien­tes ni frí­vo­los o de su­je­tos in­tere­san­tes, con cri­te­rio y bien in­for­ma­dos; va de ob­ser­var, de ana­li­zar com­por­ta­mien­tos y es­gri­mir una hu­mil­de opi­nión so­bre ello. Por­que a to­dos nos pa­sa. Por­que nues­tras preo­cu­pa­cio­nes y lo que nos in­tere­sa en un mo­men­to u otro va cam­bian­do, por­que hu­bo eta­pas en las que nos des­per­tá­ba­mos y nos lan­zá­ba­mos al quios- co de la es­qui­na pa­ra com­prar to­dos los pe­rió­di­cos que nos ca­bían y echá­ba­mos el ca­fé lar­go le­yen­do y en­te­rán­do­nos de lo que pa­sa­ba por el mun­do, por la pa­tria y por nues­tro ba­rrio. Por­que dis­fru­tá­ba­mos de tran­sis­tor en ca­da ha­bi­tácu­lo man­dan­do ca­llar pa­ra no per­der­nos el bo­le­tín, la en­tre­vis­ta o el re­por­ta­je. Por­que el ra­to del ver­mú era más cul­tu­re­ta, y en ca­da ca­ña es­tá­ba­mos al día de es­tre­nos, inau­gu­ra­cio­nes y ac­tos de con­me­mo­ra­ción o clau­su­ra –sí, in­clu­so de chis­mes va­rios–.

Por­que cuan­do sa­lía el te­ma de ac­tua­li­dad, ha­bía­mos es­cu­cha­do a de­ce­nas de con­ter­tu­lios, leí­do edi­to­ria­les y ar­tícu­los y po­día­mos de­ba­tir, dis­cu­tir y re­ba­tir. Y de re­pen­te … de re­pen­te lle­ga la al­ter­nan­cia en las in­quie­tu­des y ya só­lo man­da­mos ca­llar pa­ra en­te­rar­nos del tiem­po que ha­rá ma­ña­na pa­ra ver cuán­to abri­ga­mos a la pro­le, que ya so­lo echa­mos un ojo a los da­tos de la bol­sa me­dio con­cen­tra­dos pa­ra ver có­mo va­mos, de pron­to la vo­rá­gi­ne del día, el es­trés en ca­da ofi­cio nos lle­va a des­co­nec­tar, a ha­cer­le, co­mo mu­cho, un hue­co al re­sul­ta­do del fútbol, y po­co más. ¡Bas­tan­te te­ne­mos con lo que te­ne­mos! No nos da pa­ra más.

Nos cen­tra­mos en nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, en lo más co­ti­diano. ¡Que no! Que ni las au­to­nó­mi­cas, ni las lo­ca­les ni las de la co­mu­ni­dad de pro­pie­ta­rios…, que no es­ta­mos pa­ra ten­sión elec­to­ral, que te­ne­mos un exa­men, un asun­to en el cu­rro, los ni­ños, la fa­mi­lia, ¡que có­mo nos va­mos a leer, de ver­dad y en­te­ra, la sen­ten­cia del Su­pre­mo! Pe­ro de pron­to, vol­ve­mos. El te­ma­zo nos pue­de, vuel­ve a ac­ti­var­nos, el asun­to con­cre­to nos po­ne tan­to, que ha­ce que vol­va­mos a con­su­mir in­for­ma­ción, vol­va­mos a bus­car pod­casts, a re­cor­tar pe­rió­di­cos, a ti­rar de ta­blet, de mó­vil, de ci­ber­no­ti­cias. Al­go que pa­sa nos lla­ma la aten­ción, nos re­mue­ve y nos reac­ti­va la cu­rio­si­dad. Vol­ve­mos a pi­car­nos con el que nos con­tra­di­ce en la dis­cu­sión so­bre la ac­tua­li­dad. Sin su­frir, no nos ha­bía­mos vuel­to le­los, so­lo te­nía­mos in­quie­tu­des en trán­si­to.

De re­pen­te ya só­lo man­da­mos ca­llar pa­ra en­te­rar­nos del tiem­po que ha­rá ma­ña­na

BER­TA APA­RI­CIO

@ber­ti­vi­ri5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.