La ima­gi­na­ción al ser­vi­cio de las teo­rías

El Dia de Cordoba - - Córdoba - Lour­des Cha­pa­rro

Su cam­po de ac­tua­ción son los agu­je­ros ne­gros y la Teo­ría del To­do. Una se­rie de con­cep­tos ale­ja­dos de las con­ver­sa­cio­nes dia­rias del más co­mún de los mor­ta­les sin vin­cu­la­ción a la cien­cia, pe­ro que se cue­lan con to­da nor­ma­li­dad en la exi­to­sa se­rie nor­tea­me­ri­ca­na The Big Bang Theory, en la que la Teo­ría de Cuer­das que es­tu­dia Shel­don Coo­per es uno de los te­mas ocu­rren­tes. Pues bien, ni es­to es The Big Bang Theory ni sus elo­cuen­tes diá­lo­gos, pe­ro la Teo­ría del to­do y los agu­je­ros ne­gros se pu­sie­ron ayer so­bre la me­sa en Cór­do­ba, de la mano de Ge­rard’t Hooft, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca Teó­ri­ca de la Uni­ver­si­dad de Utrech, que re­ci­bió el Pre­mio No­bel de Fí­si­ca en 1999 por de­mos­trar jun­to a Mar­ti­nus J.G. Velt­man la con­sis­ten­cia ma­te­má­ti­ca de las teo­rías gau­ge co­mo teo­rías cuán­ti­cas pa­ra la des­crip­ción de las in­ter­ac­cio­nes no gra­vi­to­rias de la na­tu­ra­le­za, es de­cir, la in­ter­ac­ción elec­tro­mag­né­ti­ca, in­ter­ac­ción fuer­te y la dé­bil. Lo hi­cie­ron a prin­ci­pios de los años 70 y gra­cias a sus tra­ba­jos se desa­rro­lla­ron las téc­ni­cas teó­ri­cas que per­mi­tie­ron ob­te­ner pre­dic­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les que se han ido con­fir­man­do en los dis­tin­tos ace­le­ra­do­res del par­tí­cu­las del mun­do. Des­de en­ton­ces, el cien­tí­fi­co neer­lan­dés se ha con­ver­ti­do en una de las vo­ces más au­to­ri­za­das en la fí­si­ca teó­ri­ca eu­ro­pea. Sus es­tu­dios so­bre los agu­je­ros ne- gros es­tán sir­vien­do pa­ra cues­tio­nar al­gu­nas de las teo­rías fí­si­cas con­tem­po­rá­neas.

Y ayer, es­te pre­mio No­bel ofre­ció una con­fe­ren­cia en el Rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba (UCO), den­tro de la pro­gra­ma­ción de ac­tos de la Se­ma­na de la Cien­cia. Allí, des­gra­nó sus es­tu­dios y re­pa­só al­gu­nos de sus éxi­tos an­te una más que in­tere­sa­da y he­te­ro­gé­nea au­dien­cia. El cien­tí­fi­co ex­pu­so al­gu­nas de las ba­ses de su nue­va in­ves­ti­ga­ción, en la que “he con­cen­tra­do mu­cho tiem­po en las fuer­zas”, re­cor­dó. A sa­ber, Ge­rard’t Hooft se cen­tró en dar a co­no­cer es­tos es­tu­dios, cen­tra­dos en “la es­truc­tu­ra de la ma­te­ria en las es­ca­las más pe­que­ñas”. Unas fuer­zas, con­ti­nuó, que “no se pue­den en­ten­der sin la ayu­da de la ima­gi­na­ción, lo que se tra­du­ce en fí­si­ca teó­ri­ca”. Su in­ten­ción, aña­dió, fue “in­ten­tar dar una vi­sión de có­mo se pue­de lle­gar a una teo­ría que uni­fi­que to­das las in­ter­ac­cio­nes en un úni­co mar­co con­cep­tual”.

Y cla­ro, la pre­gun­ta que sal­ta es la de ¿có­mo se pue­de uti­li­zar la ima­gi­na­ción en su cam­po de ac­tua­ción?, es de­cir, ¿có­mo es po­si­ble unir am­bos tér­mi­nos? Pues, el No­bel de Fí­si­ca lo acla­ró: “Usa­mos la ima­gi­na­ción; nor­mal­men­te se tie­ne la ima­gen y el con­cep­to de los ob­je­tos y cuan­do pien­sas en una –ima­gen– en fí­si­ca lo que se pre­ten­de es ha­cer mo­de­los y, pa­ra eso, hay que ima­gi­nar có­mo es el mun­do fí­si­co, con lo cual la re­la­ción en­tre fí­si­ca teó­ri­ca y la ima­gi­na­ción es di­rec­ta”. No obs­tan­te, el in­ves­ti- ga­dor re­co­no­ció que se tra­ta de un con­cep­to que “es difícil de en­ten­der por­que la re­la­ción se tra­du­ce ma­te­má­ti­ca­men­te, por­que nues­tro uni­ver­so es ma­te­má­ti­co”. Por ello, in­di­có, “lo difícil es tra­du­cir nues­tra ima­gi­na­ción a tér­mi­nos ma­te­má­ti­cos pe­ro es la úni­ca for­ma de ha­cer­lo”.

Ge­rard’t Hooft, que tie­ne un as­te­roi­de con su nom­bre, tam­bién alu­dió al pre­mio No­bel y re­cor­dó que an­tes de ob­te­ner es­te re­co­no­ci­mien­to su tra­ba­jo ini­cial se de­di­ca­ba a es­tu­diar “las in­ter­ac­cio­nes en­tre las par­tí­cu­las fun­da­men­ta­les” y, en aque­llos tiem­pos cuan­do em­pe­zó a es­tu­diar­lo no se te­nía una idea cla­ra de la es­truc­tu­ra de las teo­rías que po­dían res­pon­der a qué era la ma­te­ria y có­mo in­ter­ac­cio­na. “Fue un tra­ba­jo sa­tis­fac­to­rio por­que nos ha per­mi­ti­do ima­gi­nar có­mo es la ma­te­ria y no só­lo có­mo es, sino cuá­les se­rán los pa­sos si­guien­tes pa­ra se­guir pro­fun­di­zan­do en el co­no­ci­mien­to”. Pe­ro an­tes de se­guir esos pri­me­ros pa­sos hay que re­tro­ce­der en el tiem­po por­que “el pro­ble­ma es que te­ne­mos un buen en­ten­di­mien­to de có­mo se com­por­tan las par­tí­cu­las a ni­vel mi­cros­có­pi­co cuan­do se atraen y se re­pe­len, cuan­do cambian su mo­vi­mien­to, sal­vo por una in­ter­ac­ción de la na­tu­ra­le­za, que es la gra­ve­dad”, anotó. Y de he­cho, de­ta­lló, “nos pa­re­cía la más fá­cil de to­das, pe­ro es la que más se es­tá re­sis­tien­do a ser ata­ca­da des­de el pun­to de vis­ta ma­te­má­ti­co y, ese es el si­guien­te pa­so”.

JUAN AYA­LA

El pro­fe­sor Ge­rard’t Hooft, en el cen­tro, en el Rec­to­ra­do, con res­pon­sa­bles de la UCO.

EL DÍA

Al­gu­nos de los asis­ten­tes a la con­fe­ren­cia del pre­mio No­bel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.