Una de­man­da his­tó­ri­ca pa­ra el sur

El Dia de Cordoba - - Provincia -

POR fin. Es­to han de­bi­do de pen­sar los cien­tos de agri­cul­to­res al co­no­cer la no­ti­cia da­da es­ta se­ma­na por la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Gua­dal­qui­vir (CHG): se am­plia­rá con 7.000 hec­tá­reas más la zo­na de re­ga­dío del Ge­ni­lCa­bra, lo que im­pli­ca­rá que el 100% de las par­ce­las que es­tán en la pro­vin­cia de Cór­do­ba cuen­ten con es­te sis­te­ma de rie­go –fal­tan otras 9.000 en la pro­vin­cia de Se­vi­lla–. Se tra­ta de una de­man­da his­tó­ri­ca que los pro­duc­to­res y las co­lec­ti­vi­da­des de usua­rios han de­man­da­do a la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral des­de ha­ce años.

Eso sí, no se pue­den lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo y la cau­te­la es la me­jor ami­ga en es­tas si­tua­cio­nes. La pues­ta en rie­go de es­tas

Los agri­cul­to­res cri­ti­can que exis­tía un agra­vio com­pa­ra­ti­vo en­tre Cór­do­ba y el res­to

hec­tá­reas po­dría tar­dar años en lle­var­se a ca­bo, aun­que con só­lo el anun­cio de la Co­mi­sión Téc­ni­co Mix­ta de la Zo­na Re­ga­ble del Ge­nil-Ca­bra, don­de ade­más de la CHG tam­bién par­ti­ci­pa la Jun­ta de An­da­lu­cía, se ha da­do un gran pa­so.

Esa pe­ti­ción his­tó­ri­ca no ve­nía so­la, ya que traía con­si­go, ade­más, un tras­fon­do de crí­ti­ca. Las aso­cia­cio­nes agra­rias re­cor­da­ban que no es del to­do ló­gi­co que una pro­vin­cia co­mo Cór­do­ba, la que más agua al­ma­ce­na de An­da­lu­cía, tu­vie­ra me­nos su­per­fi­cie de re­ga­dío que las pro­vin­cias de al­re­de­dor.

Los da­tos son cla­ros en es­te sen­ti­do: Cór­do­ba cuen­ta ac­tual- men­te con 121.294 hec­tá­reas de re­ga­dío (más de 50.000 só­lo de oli­var), mien­tras que Jaén tie­ne más de 290.000 (con el oli­var im­pe­ran­do tam­bién con más de 261.000 hec­tá­reas) y Se­vi­lla lle­ga has­ta las 306.809 hec­tá­reas (po­co más de 87.000 de oli­var). La com­pa­ra­ti­va, por lo tan­to, en­tre las hec­tá­reas en pues­ta de rie­go y el agua que se em­bal­sa de­ja a Cór­do­ba en una si­tua­ción bas­tan­te in­fe­rior a las otras dos ci­ta­das pro­vin­cias. Es­to su­po­ne pa­ra aso­cia­cio­nes agra­rias co­mo Asa­ja “un agra­vio com­pa­ra­ti­vo”.

En­tre las ra­zo­nes que po­drían ex­pli­car por qué se ha tar­da­do tan­to en eje­cu­tar di­cha in­fra­es­truc­tu­ra des­ta­ca, muy por en­ci­ma del res­to, la eco­nó­mi­ca. Las in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra lle­var el re­ga­dío has­ta las par­ce­las pre­ci­san de una do­ta­ción eco­nó­mi­ca que ha­ce po­cos años era com­pli­ca­do de asu­mir. Aún así, la am­plia­ción de las 7.000 hec­tá­reas pre­ci­sa de un des­em­bol­so mo­ne­ta­rio sig­ni­fi­ca­ti­vo, pe­ro na­da com­pa­ra­ble a ac­tua­cio­nes an­te­rio­res. Es­to es así por­que no se­rá ne­ce­sa­rio alar­gar el ca­nal prin­ci­pal del Ge­ni­lCa­bra, que aho­ra ter­mi­na en la es­ta­ción de bom­beo de La Ca­ta­li­ne­ta. Se­ría lo más cos­to­so, pe­ro los es­tu­dios téc­ni­cos rea­li­za­dos de­ter­mi­nan que des­de esa in­fra­es­truc­tu­ra de La Ca­ta­li­ne­ta se po­dría lle­var el agua di­rec­ta­men­te a las par­ce­las de esas nue­vas 7.000 hec­tá­reas de rie­go. Aven­tu­rar cuán­do po­drá lis­to es­te pro- yec­to es com­ple­jo, pe­ro a na­die es­ca­pa que pa­sa­rán años.

Por eso, la ho­ja de ru­ta a se­guir es­tá muy cla­ra. El Go­bierno de­be de­ci­dir en pri­me­ra ins­tan­cia qué mi­nis­te­rios son los com­pe­ten­tes pa­ra la eje­cu­ción de las obras y tra­ba­jar, ade­más, pa­ra que la Jun­ta de An­da­lu­cía se in­vo­lu­cre en la ini­cia­ti­va, co­mo ya hi­zo con la red de gra­ve­dad en an­te­rior am­plia­cio­nes de es­ta co­mar­ca re­ga­ble del sur de Cór­do­ba. Ade­más, de­be ano­tar lo an­tes po­si­ble una par­ti­da pre­su­pues­ta­ria que, de al­gu­na ma­ne­ra ga­ran­ti­ce que la ac­tua­ción se va a rea­li­zar.

Pe­ro eso no es to­do. Las soluciones al pro­ble­ma de la col­ma­ta­ción del em­bal­se de Cor­do­bi­lla –que es el que sur­te de agua al Ge­nil-Ca­bra– tie­nen que sol­ven­tar­se más pron­to que tar­de. Si hay al­go que han re­co­no­ci­do to­dos los go­bier­nos –sean del co­lor que sean– es que es­ta co­mar­ca re­ga­ble es un ejem­plo en la efi­cien­cia y una de las más mo­der­nas del país. Por ello, su desa­rro­llo es­tá más jus­ti­fi­ca­do que nun­ca.

Por el ca­mino, y co­mo cues­tión aña­di­da, las ins­ti­tu­cio­nes ten­drán que tra­ba­jar en el pre­cio que re­ci­be el agri­cul­tor por sus pro­duc­tos. Las dis­tin­tas nor­ma­ti­vas que se han ido apro­ban­do en los úl­ti­mos años ape­nas han te­ni­do im­pac­to y mien­tras que el con­su­mi­dor pa­ga un pre­cio justo por los ali­men­tos, al agri­cul­tor le si­guen lle­gan­do las mi­ga­jas. El Ge­nil-Ca­bra ne­ce­si­ta agua, pe­ro no só­lo eso.

EL DÍA

Es­ta­ción de bom­beo de La Ca­ta­li­ne­ta, don­de aca­ba en la ac­tua­li­dad el ca­nal prin­ci­pal del Ge­nil-Ca­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.