Trump pro­po­ne más gas­to mi­li­tar y re­cor­tes en los pro­gra­mas sociales

El País (1ª Edición) - - PORTADA - In­fra­es­truc­tu­ras

El es­pa­cio, con Do­nald Trump como pre­si­den­te de EE UU, que­da de­fi­ni­ti­va­men­te muy le­jos. El man­da­ta­rio que anun­ció como una de sus prioridades en­viar otra vez as­tro­nau­tas a la Lu­na ha de­frau­da­do las ex­pec­ta­ti­vas. El plan pre­su­pues­ta­rio pre­sen­ta­do ayer re­ve­la que no ha­brá fon­dos adi­cio­na­les pa­ra la an­he­la­da mi­sión lu­nar. Un pro­yec­to que, vio­li­nes apar­te, no iba a aco­me­ter­se du­ran­te su man­da­to ni si- quie­ra en ca­so de que ga­ne la re­elec­ción en 2020.

Es un fe­nó­meno bien co­no­ci­do. Des­de ha­ce 45 años, nin­gún ser hu­mano ha pi­sa­do el sa­té­li­te, pe­ro ca­si to­dos los pre­si­den­tes han pro­mo­vi­do eva­nes­cen­tes ini­cia­ti­vas es­te­la­res. La más fun­da­da la pre­sen­tó el pre­si­den­te Geor­geW. Bush en 2004. El ob­je­ti­vo era to­car sue­lo lu­nar en­tre 2015 y 2020. Su su­ce­sor, Ba­rack Oba­ma, des­man­te­ló la ini­cia­ti­va y pu­so el acen­to en un pro­yec­to aún más com­ple­jo: el via­je a Mar­te. Aho­ra, con Trump, la mi­ra­da ha vuel­to a la Lu­na, pe­ro sin com­bus­ti­ble fi­nan­cie­ro que lo im­pul­se.

La prin­ci­pal di­fi­cul­tad pa­ra com­ple­tar un pro­yec­to de es­te ti­po es su cos­te. El via­je tri­pu­la­do a la Lu­na im­pli­ca un gas­to de unos 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res (81.430 mi­llo­nes de eu­ros). Una can­ti­dad cin­co ve­ces su­pe­rior al pre­su­pues­to asig­na­do a la NASA pa­ra el año pró­xi­mo (19.900 mi­llo­nes, unos 370 mi­llo­nes de in­cre­men­to res­pec­to al pre­su­pues­to an­te­rior). Unos fon­dos que, ade­más, la Ca­sa Blan­ca pre­ten­de que se re­duz­can a par­tir de 2020 y que­den con­ge­la­dos has­ta 2023.

En es­te ho­ri­zon­te, mu­chos sue­ños es­pa­cia­les co­rren el ries­go de res­que­bra­jar­se. En­tre ellos fi­gu­ra la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (ISS, en sus si­glas en in­glés). Tras 17 años de ac­ti­vad, el pro­yec­to pre­su­pues­ta­rio in­di­ca que la es­ta­ción se de­ja­rá de fi­nan­ciar en 2024, coin­ci­dien­do con el fin del acuer­do con la Unión Eu­ro­pea, Ru­sia, Ja­pón y Ca­na­dá que la man­tie­ne con vi­da. Es­ta re­ti­ra­da de fon­dos es cru­cial pa­ra su su­per­vi­ven­cia. Was­hing­ton lle­va gas­ta­dos en el ingenio más de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res, dos ter­cios del A di­fe­ren­cia del re­cor­te del 32% en di­plo­ma­cia, otra apues­ta fuer­te pro­ce­de del gas­to mi­li­tar. Lo­gra­do un au­men­to del te­cho de gas­to de 69.000 mi­llo­nes, el pre­su­pues­to de de­fen­sa que­da en 686.000 mi­llo­nes y per­mi­te, en pa­la­bras del je­fe del Pen­tá­gono, Jim Mat­tis, “vol­ver a la pri­ma­cía” en el pul­so geo­es­tra­té­gi­co con Ru­sia y Chi­na. “Pa­ra evi­tar el de­bi­li­ta­mien­to an­te nues­tros enemi­gos, el gas­to mi­li­tar cre­ce­rá en 10 años un bi­llón de dó­la­res res­pec­to al plan de Oba­ma”, re­ma­cha el tex­to.

La jo­ya de la corona re­cae en el plan de in­fra­es­truc­tu­ras. En su día fue pre­sen­ta­do como el gran pro­yec­to de 2018 y ocu­pó un lu­gar cen­tral en el dis­cur­so del es­ta­do de la Unión. “Jun­tos po­de­mos re­cu­pe­rar nuestra he­ren­cia como cons­truc­to­res. Cons­trui­re­mos fla­man­tes ca­rre­te­ras, puen­tes, au­to­pis­tas, vías fé­rreas y vías flu­via­les por to­da nuestra tie­rra. Y lo ha­re­mos con co­ra­zón estadounidense, con ma­nos es­ta­dou­ni­den­ses y con aga­llas es­ta­dou­ni­den­ses”. Esas fue­ron las pa­la­bras de Trump, pe­ro aho­ra, vol­ca­da al pa­pel, la ini­cia­ti­va ha que­da­do ji­ba­ri­za­da.

Del bi­llón de dó­la­res que la Ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral iba a in­yec­tar pa­ra di­na­mi­zar las in­fra­es­truc­tu­ras de trans­por­te, agua y elec­tri­ci­dad, la apor­ta­ción se ha re­du­ci­do a 200.000 mi­llo­nes. El res­to pro­ce­de­rá de fon­dos es­ta­ta­les, lo­ca­les e in­ver­sión pri­va­da. Un au­tén­ti­co rom­pe­ca­be­zas que tie­ne a su fa­vor tan­to la pro­me­sa de la Ca­sa Blan­ca de re­ti­rar cual­quier obs­tácu­lo bu­ro­crá­ti­co como las evi­den­tes ga­nan­cias elec­to­ra­les que pue­de ge­ne­rar a los con­gre­sis­tas. to­tal, y sin su apor­ta­ción, di­fí­cil­men­te pue­de so­bre­vi­vir.

Pa­ra mi­ti­gar el im­pac­to de es­ta de­ci­sión, la Ca­sa Blan­ca ha avan­za­do la po­si­bi­li­dad de que la ISS pue­da ser pri­va­ti­za­da y se con­vier­ta en “una pla­ta­for­ma co­mer­cial”. Las di­fi­cul­ta­des pa­ra que es­ta idea se ma­te­ria­li­ce son in­men­sas. El su­pues­to in­tere­sa­do se las ten­dría que ver con una es­ta­ción que tie­ne un cos­te anual de 4.000 mi­llo­nes de dó­la­res, cu­ya vi­da ope­ra­ti­va aca­ba en unos diez años y que ha si­do di­se­ña­da pa­ra ex­pe­ri­men­tos de cien­cia pu­ra con re­tor­nos a lar­go pla­zo. Una enor­me má­qui­na a la que, aho­ra mis­mo, só­lo se pue­de en­viar as­tro­nau­tas con in­ter­me­dia­ción de Ru­sia, país que ya ha anun­cia­do su in­ten­ción de te­ner en un fu­tu­ro pró­xi­mo una es­ta­ción pro­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.