A la es­pe­ra del des­hie­lo en el lu­gar más pe­li­gro­so del mun­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Te­lé­fo­nos que no con­tes­tan des­de ha­ce cin­co años y men­sa­jes que se co­mu­ni­can a gri­tos o por me­gá­fono. Agu­je­ros de ba­la que se­ña­lan el lu­gar don­de ha­ce so­lo tres me­ses un sol­da­do nor­co­reano fue ti­ro­tea­do por los su­yos cuan­do de­ser­ta­ba. Una zo­na en blan­co en los ma­pas y en los GPS. En el Área de Se­gu­ri­dad Con­jun­ta de Pan­mun­jom, en la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da (DMZ) que se­pa­ra a las dos Co­reas, la Gue­rra Fría aún es una ex­pe­rien­cia dia­ria; y na­da es más bien­ve­ni­do que un des­hie­lo, por frá­gil que sea, en­tre los dos paí­ses.

A po­co más de tres ho­ras por ca­rre­te­ra, en Pyeongchang, en el Sur, las dos Co­reas se es­fuer­zan por trans­mi­tir al mun­do un men­sa­je de uni­dad. Sus de­por­tis­tas des­fi­la­ron jun­tos en la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno. El apre­tón de ma­nos en­tre el pre­si­den­te sur­co­reano, Moon Jae-in, y Kim Yo-jong, la her­ma­na del líder nor­co­reano Kim Jong-un, du­ran­te la ce­re­mo­nia del pa­sa­do vier­nes dio la vuel­ta al mun­do.

En es­te lu­gar, que el pre­si­den­te Bill Clin­ton ca­li­fi­có en 1993 como “el lu­gar más pe­li­gro­so del mun­do”, la at­mós­fe­ra es muy di­fe­ren­te. El si­len­cio rei­na en­tre las ca­se­tas azu­les ins­ta­la­das so­bre la lí­nea de de­mar­ca­ción de Pan­mun­jom. Es­par­ta­na­men­te de­co­ra­das, su fun­ción es alo­jar las aho­ra in­fre­cuen­tes con­ver­sa­cio­nes mi­li­ta­res en­tre los dos ban­dos. Una hi­le­ra de ce­men­to se­ña­la la fron­te­ra en­tre las dos Co­reas.

“Es­ta­mos aquí pa­ra man­te­ner en cal­ma una de las zo­nas más mi­li­ta­ri­za­das del mun­do”, ex­pli­ca el co­man­dan­te de la Ma­ri­na ca­na­dien­se Ro­bert Watt, de la co­mi­sión en­car­ga­da de su­per­vi­sar el ar­mis­ti­cio den­tro del Man­do de Na­cio­nes Uni­das, que con EE UU al fren­te, tie­ne como mi­sión de­fen­der Co­rea del Sur. “Nos to­ma­mos la ame­na­za con rea­lis­mo. El enemi­go ha de­mos­tra­do que es­tá dis­pues­to a usar la vio­len­cia. Pe­ro ve­mos el Área de Se­gu­ri­dad Con­jun­ta como un lu­gar pa­ra fa­ci­li­tar el diá­lo­go”.

Un diá­lo­go siem­pre com­pli­ca­do, y pa­ra el que mu­chas ve­ces hay que bus­car so­lu­cio­nes crea­ti­vas. Aun­que exis­te una lí­nea te­le­fó­ni­ca pa­ra co­mu­ni­car in­ci­den­tes y avi­sos, Co­rea del Nor­te de­jó de con­tes­tar a las lla­ma­das en 2013. Aho­ra, ca­da vez que ha­ce fal­ta trans­mi­tir un avi­so —“por ejem­plo, que va­mos a man­dar he­li­cóp­te­ros pa­ra apa­gar un in­cen­dio en la DMZ, no les dis­pa- A al­gu­nos cen­te­na­res de me­tros de Pan­mun­jom, en el

Nú­me­ro Tres, lle­ga otro ti­po de co­mu­ni­ca­ción nor­co­rea­na. El vien­to trans­por­ta la mú­si­ca de pro­pa­gan­da que se emi­te des­de Ki­jong­dong. A sim­ple vis­ta pa­re­ce una po­bla­ción co­mún y co­rrien­te, con sus par­ques, sus edi­fi­cios co­lo­ri­dos y has­ta un hos­pi­tal. Pe­ro na­die vi­ve allí. Es­ta al­dea fal­sa fue cons­trui­da tras la gue­rra pa­ra per­sua­dir a los sur­co­rea­nos de que se fu­ga­ran al nor­te. Como cuen­ta el co­man­dan­te Ro­bert Watt, los edi­fi­cios son me­ros de­co­ra­dos va­cíos. No hay na­da. Las lu­ces se en­cien­den con tem­po­ri­za­dor. Una gi­gan­tes­ca ban­de­ra de la República De­mo­crá­ti­ca Po­pu­lar de Co­rea —nom­bre ofi­cial de ese país— on­dea so­bre un más­til de 160 me­tros de al­tu­ra. Al fon­do, el com­ple­jo in­dus­trial de Kae­song, una ini­cia­ti­va con­jun­ta de los dos paí­ses que Seúl clau­su­ró des­pués de la cuar­ta prue­ba nu­clear nor­co­rea­na. En esos mon­tes se es­con­de la ar­ti­lle­ría que, en ca­so de con­flic­to, lan­za­ría una llu­via de mi­si­les so­bre Seúl y los 26 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de su área me­tro­po­li­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.