Una ca­de­na que re­du­ce la de­sigual­dad

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

na de las noticias tec­no­ló­gi­cas más des­ta­ca­das de 2017 fue lo mu­cho que se ha ge­ne­ra­li­za­do el co­no­ci­mien­to de las crip­to­mo­ne­das, so­bre to­do por el in­creí­ble au­men­to de los pre­cios de dos de las más im­por­tan­tes, bit­coin y et­he­reum. Se es­pe­cu­la mu­cho so­bre si ese au­men­to cons­ti­tu­ye una bur­bu­ja, si es­tá anun­cian­do la quie­bra de las mo­ne­das tra­di­cio­na­les de los Estados o si el ver­da­de­ro mo­tor de la de­man­da es la ne­ce­si­dad de li­qui­dez pa­ra las transacciones de los mer­ca­dos ne­gros.

Pe­ro la lo­cu­ra que ge­ne­ra el bit­coin ocul­ta el he­cho de que la ca­de­na de blo­ques (block­chain), en la que se ba­san las crip­to­mo­ne­das, es una tec­no­lo­gía con una uti­li­dad mu­cho más am­plia, que pue­de lle­gar a re­vo­lu­cio­nar mu­chas más co­sas que los mer­ca­dos de di­vi­sas. Las po­si­bi­li­da­des re­vo­lu­cio­na­rias de la ca­de­na de blo­ques re­si­den en su ca­pa­ci­dad de re­gis­trar, vi­gi­lar, sub­di­vi­dir y trans­fe­rir la ri­que­za de for­ma se­gu­ra a tra­vés de In­ter­net. En po­cas pa­la­bras, si In­ter­net es la tec­no­lo­gía esen­cial que ha­ce po­si­bles las re­des sociales, la ca­de­na de blo­ques es eso mis­mo pa­ra la po­si­bi­li­dad de una economía ver­da­de­ra­men­te co­la­bo­ra­ti­va.

De Chi­na a Estados Unidos, de Eu­ro­pa a La­ti­noa­mé­ri­ca, e in­de­pen­dien­te­men­te del sis­te­ma po­lí­ti­co, el ca­pi­ta­lis­mo ha con­quis­ta­do el mun­do. La pro­duc­ti­vi­dad ha cre­ci­do has­ta tal pun­to que, por ejem­plo, en­tre 2003 y 2013, la ren­ta per cá­pi­ta mun­dial se du­pli­có. El mun­do es­tá cer­ca de al­can­zar la ri­que­za ne­ce­sa­ria pa­ra be­ne­fi­ciar a to­dos.

Pe­ro aún no he­mos re­suel­to có­mo ha­cer un re­par­to equi­ta­ti­vo de esa ri­que­za. Dos de los ma­yo­res pro­ble­mas del ca­pi­ta­lis­mo ac­tual, con su glo­ba­li­za­ción y su al­ta tec­no­lo­gía, son el au­men­to im­pla­ca­ble de las de­sigual­da­des y la fal­ta de em­pleo es­ta­ble y bien re­mu­ne­ra­do, en par­ti­cu­lar pa­ra per­so­nas sin cua­li­fi­ca­ción téc­ni­ca. La glo­ba­li­za­ción ha­ce cre­cer las cla­ses me­dias en Chi­na y México, pe­ro elimina em­pleo en Estados Unidos. Has­ta aho­ra, en ge­ne­ral, la tec­no­lo­gía ha acen­tua­do las de­sigual­da­des.

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y los ro­bots ame­na­zan con agu­di­zar esas ten­den­cias. Aun­que la se­gun­da era de la má­qui­na es­tá im­pul­san­do in­creí­ble­men­te la pro­duc­ti­vi­dad, un in­for­me del FMI de 2016 di­ce que la re­vo­lu­ción de los ro­bots pue­de te­ner “pro­fun­das con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra la igual­dad”. Con nuestra con­fi­gu­ra­ción po­lí­ti­co-eco­nó­mi­ca ac­tual, se eli­mi­na­rán mu­chos pues­tos de tra­ba­jo, y los be­ne­fi­cios se­rán pa­ra las em­pre­sas que fa­bri­quen esos ro­bots. Es cues­tión de quié­nes son los pro­pie­ta­rios: si los ro­bots son del ca­pi­tal, en la me­di­da en que au­men­te la pro­duc­ti­vi­dad, ga­na­rá el ca­pi­tal, y los tra­ba­ja­do­res (tan­to los que que­den como los des­pe­di­dos) per­de­rán. Aun­que los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos en­cuen­tren nue­vo em­pleo, las de­sigual­da­des se agra­va­rán.

His­tó­ri­ca­men­te, he­mos per­mi­ti­do que la pro­duc­ción crea­ra de­sigual­da­des y lue­go he­mos gra­va­do im­pues­tos a los ri­cos pa­ra re­dis­tri­buir la ri­que­za. Por des­gra­cia, es muy po­si­ble que ese sis­te­ma ya no sea su­fi­cien­te. Al­gu­nas pro­pues­tas pa­ra re­me­diar­lo, como la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal (RBU), no fun­cio­nan: per­pe­túan la dis­tin­ción en­tre “los que ac­túan” y “los que re­ci­ben” y, aun­que pro­por­cio­nan unos in­gre­sos mí­ni­mos, no re­suel­ven ver­da­de­ra­men­te las de­sigual­da­des. Un mun­do en el que la in­men­sa ma­yo­ría sub­sis­te con una ren­ta mí­ni­ma exi­gua mien­tras los due­ños del ca­pi­tal nadan en la abun­dan­cia no es pre­ci­sa­men­te un mo­de­lo al que as­pi­rar.

Lo que ha­ce fal­ta es un sis­te­ma que ga­ran­ti­ce que to­dos sean par­te del fu­tu­ro por­que se be­ne­fi­cian del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co por el me­ro he­cho de ser miem­bros de la so­cie­dad. Por ejem­plo: ¿Por qué no dar una par­te de to­do a to­dos? Ima­gi­ne­mos un mun­do en el que un ter­cio de los bie­nes es de la so­cie­dad; un ter­cio, de los tra­ba­ja­do­res, y un ter­cio, del ca­pi­tal.

En otras pa­la­bras, en lu­gar de re­dis­tri­bu­ción (que, en reali­dad, es pos­dis­tri­bu­ción), de­be­ría­mos ha­blar de pre­dis­tri­bu- ción: en lu­gar de sua­vi­zar las de­sigual­da­des a pos­te­rio­ri me­dian­te im­pues­tos y pres­ta­cio­nes, re­du­cir­las ha­cien­do que to­dos sean par­tes in­tere­sa­das y ten­gan opor­tu­ni­da­des y dig­ni­dad. Es­te mo­de­lo se­gui­ría es­ti­mu­lan­do la in­no­va­ción y la in­ver­sión y ha­ría del fu­tu­ro co­sa de to­dos.

La pre­dis­tri­bu­ción pro­po­ne una economía mo­ral en la que ca­da ciu­da­dano re­ci­ba una “par­ti­ci­pa­ción” en la ren­ta y la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de su país des­de el prin­ci­pio. No es una uto­pía irrea­li­za­ble. De he­cho, ya exis­ten sis­te­mas así (a pe­que­ña es­ca­la). En No­rue­ga y Alas­ka, por ejem­plo, ca­da ciu­da­dano recibe una par­te de los be­ne­fi­cios de­ri­va­dos de sus ri­cos re­cur­sos na­tu­ra­les. Has­ta aho­ra, es­ta in­ter­pre­ta­ción mo­ral del re­par­to se ha apli­ca­do a la ri­que­za mi­ne­ral. Pe­ro, si se apli­ca­se a los fru­tos de la actividad tec­no­ló­gi­ca, in­tro­du­ci­ría un ti­po to­tal­men­te nue­vo de economía co­la­bo­ra­ti­va. Se pue­de de­cir que la ri­que­za di­gi­tal es el pe­tró­leo del si­glo XXI, con la di­fe­ren­cia de que no se ge­ne­ra ex­clu­si­va­men­te don­de hay mi­ne­ra­les en­te­rra­dos.

De mo­men­to, la no­ción de economía co­la­bo­ra­ti­va con­sis­te en em­pre­sas como Airbnb, Uber y Lyft, con­tro­la­das por in­tere­ses pri­va­dos y ca­pi­ta­les de ries­go. La ca­de­na de blo­ques pue­de cam­biar esa si­tua­ción, por­que es un me­ca­nis­mo tec­no­ló­gi­co que per­mi­te com­par­tir. Per­mi­te se­guir la pis­ta de la in­for­ma­ción de for­ma se­gu­ra, por ejem­plo, so­bre los pro­pie­ta­rios y las transacciones. En vez de al­ma­ce­nar esos da­tos en un si­tio cen­tral, la ca­de­na de blo­ques ha­ce mu­chas co­pias y las re­par­te por to­dos los no­dos de una red. Ca­da transac­ción se pro­pa­ga por la red sin cos­te al­guno y con to­tal trans­pa­ren­cia.

Las re­per­cu­sio­nes son in­men­sas, por­que per­mi­te una economía ver­da­de­ra­men­te co­la­bo­ra­ti­va. Por ejem­plo, ca­da ro­bot de una flo­ta de vehícu­los au­tó­no­mos po­dría per­te­ne­cer en par­te a ca­da miem­bro de la co­mu­ni­dad. Ca­da vez que al­guien con­tra­ta­se uno de los vehícu­los, el di­ne­ro no iría a pa­rar so­lo a una em­pre­sa pri­va­da, sino que po­dría re­par­tir­se en­tre to­dos.

Es de­cir, la ca­de­na de blo­ques pue­de ser una gran he­rra­mien­ta pa­ra ga­ran­ti­zar el re­par­to de los bie­nes eco­nó­mi­cos en­tre to­dos. En vez de in­ten­tar com­pen­sar la pér­di­da de em­pleos de­bi­da a la tec­no­lo­gía con la RBU, per­mi­te abor­dar las de­sigual­da­des des­de el ori­gen, la pro­duc­ción. En lu­gar de es­pe­rar que sur­jan las de­sigual­da­des e in­ten­tar re­sol­ver­las des­pués, per­mi­te per­se­guir la idea de un de­re­cho uni­ver­sal a los bie­nes in­te­lec­tua­les y de ca­pi­tal: un ca­pi­tal bá­si­co uni­ver­sal.

Pa­ra ello tie­nen que pa­sar mu­chas co­sas. Pe­ro, si hi­cié­ra­mos reali­dad las promesas utó­pi­cas ori­gi­na­les de la economía co­la­bo­ra­ti­va, per­mi­ti­ría­mos que ca­da miem­bro de la co­mu­ni­dad po­se­ye­ra una frac­ción de los nue­vos bie­nes eco­nó­mi­cos. El uso de la ca­de­na de blo­ques pa­ra cons­truir esa es­truc­tu­ra de pro­pie­dad re­par­ti­da y de­mo­crá­ti­ca po­dría ha­cer que ca­da uno tu­vie­ra in­te­rés y par­ti­ci­pa­ción en nues­tro fu­tu­ro ro­bo­ti­za­do, en lu­gar de ahon­dar las de­sigual­da­des y los con­flic­tos po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.