La in­ves­ti­du­ra tam­bién di­vi­de a Òm­nium y la ANC

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Lla­ma­da al en­fren­ta­mien­to

La Asam­blea Na­cio­nal Catalana (ANC) y Òm­nium Cul­tu­ral han ido de la mano des­de 2012, han con­vo­ca­do de ma­ne­ra con­jun­ta ma­ni­fes­ta­cio­nes y to­do ti­po de ac­tos y han aglu­ti­na­do a to­das las fa­mi­lias del in­de­pen­den­tis­mo, pe­ro la es­tra­te­gia pa­ra in­ves­tir al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha aca­ba­do por pro­vo­car su en­fren­ta­mien­to. Es la mis­ma di­vi­sión que afec­ta es­tos días a Junts per Ca­ta­lun­ya y la CUP, por un la­do, y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, por otro, pe­se a los es­fuer­zos del se­ce­sio­nis­mo por que no tras­cien­dan sus dispu­tas y cla­mar una y otra vez por la uni­dad.

El em­pe­ci­na­mien­to de Puig­de­mont en ser in­ves­ti­do, sin pen­sar en las con­se­cuen­cias le­ga­les que se de­ri­va­rían de ello pa­ra el pre­si­den­te del Par­la­ment ni pa­ra los miem­bros de la Me­sa que lo hi­cie­ran po­si­ble, es el ori­gen de la dispu­ta en­tre la ANC y Òm­nium. En sín­te­sis, la pri­me­ra es­tá ali­nea­da con el le­gi­ti­mis­mo que reivin­di­ca el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat hui­do a Bru­se­las, y ga­na­dor con­tra pro­nós­ti­co de las elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre en­tre la fa­mi­lia se­ce­sio­nis­ta. Mien­tras, la se­gun­da es­tá muy cer­ca del prag­ma­tis­mo que reivin­di­ca aho­ra ERC, con su pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras, en pri­sión, con una con­ti­nua lla­ma­da a aban­do­nar la desobe­dien­cia y evi­tar que au­men­te el nú­me­ro de impu­tados y de pro­ce­sos ju­di­cia­les.

La si­tua­ción se pue­de com­pa­rar a un com­ple­jo cu­bo de Ru­bik que el in­de­pen­den­tis­mo in­ten­ta re­sol­ver, pe­ro que se com­pli­ca ca­da día que pa­sa por­que son mu­chas las ma­nos que mue­ven las di­fe­ren­tes ca­ras y aún no es­tá cla­ro cuál de ellas se­rá la ele­gi­da. Y por si eso no fuera po­co, las po­si­cio­nes han ido evo­lu­cio­nan­do con el pa­so del tiem­po y tan­to las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas como las en­ti­da­des se­ce­sio­nis­tas han in­ter­cam­bia­do pos­tu­la­dos y aho­ra de­fien­den aque­llos que has­ta ha­ce unas se­ma­nas es­ta­ban en bo­ca de los otros. El acuer­do del se­cre­ta­ria­do de la ANC del pa­sa­do sá­ba­do reivin­di­can­do la in­ves­ti­du­ra in­me­dia­ta de Puig­de­mont y su re­gre­so a Ca­ta­lu­ña pa­ra “li­de­rar la crea­ción efec­ti­va de la república catalana” es una lla­ma­da al en­fren­ta­mien­to di­rec­to con el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que ha prohi­bi­do la elec­ción del ex­pre­si­den­te si no acu­de en per­so­na al Par­la­ment y con per­mi­so del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Ese es el po­si­cio­na­mien­to que man­tie­nen tam­bién al­gu­nos dipu­tados de Junts per Ca­ta­lun­ya del nú­cleo más pró­xi­mo a Puig­de­mont, como la por­ta­voz del gru­po, El­sa Ar­ta­di, que pa­re­ce ser la apues­ta per­so­nal del ex­pre­si­den­te. O el por­ta­voz ad­jun­to del gru­po par­la­men­ta­rio y ex­di­rec­tor de la emi­so­ra RAC1, Eduard Pu­jol, y al­gu­nos dipu­tados del PDeCAT, pe­ro no sus prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes, como la coor­di­na­do­ra ge­ne­ral Mar­ta Pascal ni ex­con­se­je­ros como Me­rit­xell Bo­rràs o Joa­quim Forn. Las dos pri­me­ras no qui­sie­ron ir en las lis­tas elec­to­ra­les y el ter­ce­ro, tam­bién en pri­sión, ha re­nun­cia­do a su ac­ta de dipu­tado.

El pa­sa­do 3 de febrero, una se­ma­na an­tes de po­si­cio­nar­se la ANC, lo hi­zo Òm­nium Cul­tu­ral en sen­ti­do muy dis­tin­to. La en­ti­dad no se de­can­ta­ba por nin­gún can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra, sino que re­cla­ma­ba “má­xi­ma uni­dad y ge­ne­ro­si­dad” pa­ra ga­ran­ti­zar la elec­ción de un pre­si­den­te, la for­ma­ción de un Go­bierno y la res­ti­tu­ción de las ins­ti­tu­cio­nes. Son los pos­tu­la­dos que de­fien­de aho­ra Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, que en su día em­pu­jó a Puig­de­mont a no con­vo­car elec­cio­nes y se­guir ade­lan­te con la idea de pro­cla­mar la república. El re­sul- ta­do elec­to­ral del 21-D ha da­do un ba­ño de rea­lis­mo a ERC, que no pa­ra de reivin­di­car “una pre­si­den­cia efec­ti­va”, al­go que no es po­si­ble con Puig­de­mont. Òm­nium re­cla­ma­ba tam­bién en su co­mu­ni­ca­do que ca­da par­ti­do ex­pli­que cla­ra­men­te cuá­les son sus es­tra­te­gias a par­tir de aho­ra y que “ha­blen cla­ro” a la ciu­da­da­nía, al tiem­po que re­cor­da­ban que tie­nen ca­si 100.000 so­cios y es una en­ti­dad con 56 años de his­to­ria. Na­da que ver con la ANC, na­ci­da en 2012 y con unos 60.000 so­cios.

Si a Òm­nium se la si­tua­ba tra­di­cio­nal­men­te en la ór­bi­ta de la ex­tin­ta Con­ver­gèn­cia, el es­co­ra­mien­to de Puig­de­mont a po­si­cio- Ma­dre­nas con­vo­có en­ton­ces una jun­ta de ur­gen­cia, que vo­tó lle­var la propuesta como “mo­ción de ur­gen­cia”. El pleno fi­nal­men­te apro­bó “mo­di­fi­car el acuer­do de pleno de 4 de di­ciem­bre de 1981 y sus­ti­tuir la de­no­mi­na­ción de la pla­za de la Cons­ti­tu­ción por la pla­za del 1 de Oc­tu­bre de 2017”. Ma­dre­nas man­tu­vo que “la Cons­ti­tu­ción es una ley que no es igual a de­mo­cra­cia en ab­so­lu­to”. “De­mo­cra­cia es la vo­lun­tad del pue­blo y de la gen­te”, ar­gu­men­tó. “Gra­cias a es­ta ley de le­yes vuel­ve a ha­ber exi­lia­dos po­lí­ti­cos y apli­can a Ca­ta­lu­ña un ré­gi­men, el 155, que se me aca­ban los ad­je­ti­vos pa­ra nes ra­di­ca­les ha re­si­tua­do aho­ra a la en­ti­dad más cer­ca de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, par­ti­do en el que mi­li­ta Car­me For­ca­dell, ex­pre­si­den­ta de la ANC y del Par­la­ment. Y la CUP, que en su día se jac­ta­ba de ha­ber en­via­do a Ar­tur Mas a la pa­pe­le­ra de la his­to­ria, aho­ra es­tá ali­nea­da con la lla­ma­da al en­fren­ta­mien­to ins­ti­tu­cio­nal que pro­cla­ma des­de la ca­pi­tal bel­ga Puig­de­mont, de­sig­na­do en su día como re­le­vo del ex­pre­si­den­te que sus­ti­tu­yó a Jor­di Pu­jol.

Los di­fe­ren­tes ac­to­res del se­ce­sio­nis­mo es­tán con­fia­dos en que, de una u otra ma­ne­ra, aca­ba­rán re­sol­vien­do el di­le­ma y que es cues­tión de tiem­po. Pe­ro la frac­tu­ra pro­vo­ca­da en la so­cie­dad catalana por el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta pa­re­ce que ha al­can­za­do ya a las pro­pias en­ti­da­des. Por no en­trar en có­mo han que­da­do las re­la­cio­nes per­so­na­les en to­do es­te pro­ce­so. Puig­de­mont, por ejem­plo, ni si­quie­ra ha te­ni­do tiem­po en es­tos más de tres me­ses de te­le­fo­near a la es­po­sa de Oriol Jun­que­ras pa­ra pre­gun­tar­le có­mo se en­cuen­tra aní­mi­ca­men­te por la au­sen­cia de su ma­ri­do. des­cri­bir lo que su­po­ne su apli­ca­ción”, di­jo. La edil del PP, Con­cep­ció Ve­ray sos­tu­vo que el de­ba­te ha­bría si­do muy di­fe­ren­te si se hu­bie­ra pues­to el nom­bre de 1 de oc­tu­bre a otro lu­gar y no se hu­bie­ra sus­ti­tui­do la pla­za de la Cons­ti­tu­ción. La edil de Ciu­da­da­nos, Mi­riam Pu­jo­la, acu­só a los in­de­pen­den­tis­tas de “ir a des­truir”, mien­tras que la por­ta­voz de PSC, Sil­via Pa­ne­que, hi­zo un lla­ma­mien­to a la mo­de­ra­ción y avi­só de que la de­ci­sión de ayer es “la me­nos acer­ta­da”, pues­to que el Ayun­ta­mien­to de­be­ría ha­ber con­tri­bui­do a bus­car la “con­ci­lia­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.