El juez Lla­re­na reac­ti­va­rá la eu­ro­or­den de de­ten­ción con­tra el ‘ex­pre­si­dent’ tras pro­ce­sar­le

El País (1ª Edición) - - PORTADA - De­li­tos

La in­ten­ción del al­to tri­bu­nal es ele­var el ca­so a jui­cio an­te la Sa­la de lo Pe­nal an­tes de que ter­mi­ne el ve­rano. Cuan­do eso ocu­rra, Puig­de­mont, los cua­tro ex­con­se­je­ros hui­dos jun­to a él a Bél­gi­ca y el res­to de en­cau­sa­dos que en ese mo­men­to es­tén en pri­sión pre­ven­ti­va se­rán pre­vi­si­ble­men­te in­ha­bi­li­ta­dos y no po­drán ejer­cer nin­gún car­go pú­bli­co, en vir­tud del ar­tícu­lo 384 bis de la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal. El juez dic­ta­rá una or­den de pri­sión in­ter­na­cio­nal con­tra Puig­de­mont y Toni Co­mín, que le acom­pa­ña en su fu­ga en Bru­se­las (am­bos si­guen afo­ra­dos) pa­ra, a su vez, in­ha­bi­li­tar­los, se­gún fuen­tes del Su­pre­mo. Los otros dos ex- con­se­je­ros fu­ga­dos, Cla­ra Pon­sa­tí y Lluís Puig, han re­nun­cia­do a sus ac­tas de dipu­tados.

La reac­ti­va­ción de la or­den eu­ro­pea de de­ten­ción con­tra Puig­de­mont se pro­du­ci­rá, pues, tras el au­to de pro­ce­sa­mien­to, lo que per­mi­ti­rá al juez ofre­cer a las au­to­ri­da­des bel­gas —si pa­ra en­ton­ces el ex­pre­si­dent con­ti­núa en ese país— to­das las prue­bas que hay con­tra él. E in­ten­tar evi­tar así que en ese país, o don­de es­té, los jue­ces que ten­gan que de­ci­dir la ex­tra­di­ción li­mi­ten el al­can­ce de los de­li­tos por los que pue­da ser juz­ga­do en Es­pa­ña. Fuen­tes ju­rí­di­cas ase­gu­ran que en Bél­gi­ca (y en ge­ne­ral en ca­si to­dos los paí­ses del mun­do) hay un ti­po pe­nal pa­re­ci­do al de re­be­lión en el que po­dría sub­su­mir­se es­te de­li­to que la jus­ti­cia atri­bu­ye a Puig­de­mont en Es­pa­ña.

El juez re­ti­ró el 5 de di­ciem­bre la or­den eu­ro­pea de de­ten­ción —que ha­bía de­cre­ta­do un mes an­tes la juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Car­men La­me­la— por­que el su­ma­rio, cuan­do lo asu­mió Lla­re­na pro­ce­den­te de la Au­dien­cia Na­cio­nal, es­ta­ba en una fa­se muy in­ci­pien­te. Pe­ro la ins­truc­ción, que lle­va me­ses, ha per­mi­ti­do ob­te­ner nue­vas prue­bas con­tra la cú­pu­la del pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta, en la que tam­bién fi­gu­ra el ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Oriol Jun­que­ras, quien se ha­lla pre­so en la cár­cel ma­dri­le­ña de Es­tre­me­ra. “La Cons­ti­tu­ción no pue­de ser so­lo un lí­mi­te, tam­bién es progreso y ga­ran­tía. Pro­te­ger­la es la pri­me­ra obli­ga­ción”, afir­mó ayer Fran­cis­co Ba­ñe­res en su pri­mer dis­cur­so como fis­cal je­fe de Ca­ta­lu­ña en un ac­to en Bar­ce­lo­na pre­si­di­do por el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Ju­lián Sán­chez Mel­gar, y an­te la pre­sen­cia de co­le­gas y des­ta­ca­das au­to­ri­da­des ci­vi­les y mi­li­ta­res. Ba­ñe­res re­em­pla­za al fa­lle­ci­do Jo­sé Ma­ría Romero de Te­ja­da, y Con­cep­ción Ta­lón to­ma el lu­gar de Ana Ma­ría Ma­gal­di como fis­cal je­fa pro­vin­cial de Bar­ce­lo­na. Ba­ñe­res re­sal­tó la im­por­tan­cia del res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción, en re­fe­ren­cia al pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña: “Los ata­ques al or­den cons­ti­tu­cio­nal pro­vo­can in­cer­ti­dum­bre, desa­so­sie­go y, lo que es peor, un re­tro­ce­so en el mar­co de las re­la­cio­nes sociales y eco­nó­mi­cas. En un Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de de­re­cho no es po­si­ble con­ce­bir jus­ti­cia sin le­ga­li­dad”, di­jo. Y re­mar­có: “La quie­bra de la le­ga­li­dad de­mo­crá­ti­ca siem­pre ha con­du­ci­do irre­me­dia­ble­men­te al abu­so, que no es más que la an­tí­te­sis de la jus­ti­cia”.

El juez ins­truc­tor, por otro la­do, es­tá a la es­pe­ra de va­rias di­li­gen­cias im­por­tan­tes an­tes de dar por fi­na­li­za­das las pes­qui­sas: una de ellas es que la Guar­dia Ci­vil aporte un in­for­me que per­mi­ta de­ter­mi­nar po­si­bles ne­xos y vin­cu­la­ción de los ca­be­ci­llas del pro­cés con los bro­tes de vio­len­cia que se su­ce­die­ron an­tes y du­ran­te el re­fe­rén­dum ile­gal del pa­sa­do 1 de oc­tu­bre en Ca­ta­lu­ña.

Hay prue­bas só­li­das, se­gún fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, de la vio­len­cia que se desató en el re­gis­tro judicial de los días 20 y 21 de sep­tiem­bre en la Con­se­je­ría de Economía que di­ri­gía Jun­que­ras (tres co­ches de la Guar­dia Ci­vil fue­ron to­tal­men­te des­tro­za­dos y La in­ten­ción del Tri­bu­nal Su­pre­moes fun­da­men­tar con he­chos el de­li­to de re­be­lión, que re­quie­re un le­van­ta­mien­to mul­ti­tu­di­na­rio y vio­len­to. Los otros dos ti­pos pe­na­les que se in­ves­ti­gan (se­di­ción y mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos) pa­re­cen es­tar ya in­di­cia­ria­men­te acre­di­ta­dos. El de­li­to de re­be­lión es­tá pe­na­do con has­ta 25 años de cár­cel; el de se­di­ción con has­ta 15, y el de mal­ver­sa­ción con un má­xi­mo de ocho años.

La agen­da del que fuera nú­me­ro dos de Jun­que­ras, Jo­sep Ma­ría Jo­vé, en la que des­cri­be reunio­nes cons­pi­ra­ti­vas de la cú­pu­la se­ce­sio­nis­ta pa­ra al­can­zar la in­de­pen­den­cia sal­tán­do­se la ley, y una ho­ja de ru­ta de los pa­sos a dar, son dos de las prue­bas del su­ma­rio que apun­tan a la se­di­ción, se­gún fuen­tes del al­to tri­bu­nal.

An­na Ga­briel, di­ri­gen­te de la CUP, es­tá ci­ta­da como in­ves­ti­ga­da por el juez Lla­re­na el pró­xi­mo día 21. Tam­bién se ha­llan en­tre los 28 in­ves­ti­ga­dos el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Ar­tur Mas y la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de ERC, Mar­ta Ro­vi­ra, ade­más de to­dos los ex­miem­bros del Go­vern, la ex­pre­si­den­ta del Par­la­ment Car­me For­ca­dell y va­rios ex­miem­bros de la Me­sa de la Cá­ma­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.