Las per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad po­drán ser ju­ra­do po­pu­lar

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Apo­yo en los juz­ga­dos

Una per­so­na sor­da o con ce­gue­ra no po­día has­ta aho­ra for­mar par­te de un ju­ra­do po­pu­lar, a pe­sar de que la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal so­bre los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, que Es­pa­ña fir­mó en 2008, les re­co­no­cía ese de­re­cho. Una dé­ca­da des­pués, la le­gis­la­ción es­pa­ño­la co­rri­ge esa dis­cri­mi­na­ción y des­de es­te miér­co­les la Jus­ti­cia es­ta­rá obli­ga­da a pro­por­cio­nar apo­yo y los ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan lle­var a ca­bo ese de­sem­pe­ño como el res­to de ciu­da­da­nos.

Los ajus­tes se de­be­rán ade­cuar a ca­da ca­so por­que, como ex­pli­ca el pre­si­den­te del Co­mi­té Es­pa­ñol de Re­pre­sen­tan­tes de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (CERMI), Luis Ca­yo Pé­rez Bueno, la dis­ca­pa­ci­dad es “ca­si in­di­vi­dual”. El re­qui­si­to pa­ra ser ele­gi­ble pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad se­rá a par­tir de aho­ra el mis­mo que pa­ra to­dos: te­ner las ap­ti­tu­des ge­ne­ra­les ne­ce­sa­rias. Los juz­ga­dos de­be­rán ga­ran­ti­zar, por ejem­plo, que una per­so­na sor­da que se ex­pre­se con len­gua de sig­nos cuen­te con un in­tér­pre­te; que a al­guien con dis­ca­pa­ci­dad vi­sual se le ga­ran­ti­cen tex­tos ac­ce­si­bles; que una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca pue­da con­tar con un ayu­dan­te si lo ne­ce­si­ta o que si hay una per­so­na con tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta, sin pro­ble­mas in­te­lec­tua­les pe­ro sí de so­cia­li­za­ción, se for­me a los otros miem­bros del ju­ra­do so­bre có­mo in­ter­ac­tuar con ella.

Pé­rez Bueno la­men­ta que ha­yan te­ni­do que pa­sar más de dos dé­ca­das —la Ley del Ju­ra­do Po­pu­lar es de 1995— pa­ra ter­mi­nar con “una ano­ma­lía de nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co que par­tía de pre­jui­cios y de una vi­sión ses­ga­da”. Era una “dis­cri­mi­na­ción fla­gran­te”, de­nun­cia, y la­men­ta que el co­lec­ti­vo de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad avanza más des­pa­cio ha­cia la igual­dad por­que no se tra­ta so­lo de no ex­cluir, sino de dar el apo­yo que la per­so­na ne­ce­si­te pa­ra si­tuar­le en igual­dad de con­di­cio­nes.

El CERMI tie­ne otras dos grandes ba­ta­llas pendientes pa­ra ajus­tar la le­gis­la­ción es­pa­ño­la a la Con­ven­ción, y que cuen­tan con el apo­yo del Co­mi­té de Bio­éti­ca de Es­pa­ña. En el ám­bi­to de la Jus­ti­cia, quie­re aca­bar con la in­ca­pa­ci­ta­ción ju­rí­di­ca que im­pi­de a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad “go­ber­nar­se” a sí mis­mas. En el po­lí­ti­co, la­men­tan que la re­for­ma pa­ra ga­ran­ti­zar el de­re­cho al su­fra­gio de 100.000 per­so­nas es­té pa­ra­li­za­da en el Con­gre­so des­de no­viem­bre de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.