“Un mal­tra­ta­dor ja­más se­rá un buen pa­dre”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Patricia Fer­nán­dez res­pon­de sin atis­bo de du­da: “Un mal­tra­ta­dor ja­más se­rá un buen pa­dre”. Pa­ra ella el 20 de febrero de 2005 es una fe­cha gra­ba­da a fue­go en su me­mo­ria. Te­nía seis años y aquel día su “pro­ge­ni­tor bio­ló­gi­co”, como ella lo lla­ma, ca­si mata a su ma­dre por as­fi­xia. No era la pri­me­ra agre­sión. Su in­fan­cia es­tu­vo mar­ca­da por el mie­do, la an­sie­dad y la an­gus­tia. Tam­bién la de Jo­sé An­to­nio Ba­rea y Rubén Mar­tí­nez. To­dos ellos fue­ron du­ran­te años, jun­to con sus ma­dres, víc­ti­mas de la vio­len­cia ma­chis­ta, que en los úl­ti­mos cin­co años ha de­ja­do 23 me­no­res ase­si­na­dos y 186 huér­fa­nos, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad.

“Me acos­tum­bré a ac­ti­tu­des de su­per­vi­ven­cia que un ni­ño nor­mal, en una si­tua­ción nor­mal, no ten­dría. De­tec­ta­ba cuán­do se po­nía agre­si­vo con so­lo una mi­ra- da”, ex­pli­ca Fer­nán­dez, quien, con cin­co años, se es­con­día de­ba­jo de la me­sa cuan­do lle­ga­ba su pa­dre. Su edad no le per­mi­tía en­ton­ces po­ner nom­bre a sus emo­cio­nes. Hoy tie­ne 19 años y es ca­paz de des­ci­frar quién era el malo que apa­re­cía en sus sue­ños. “Yo siem­pre te­nía pe­sa­di­llas con que en­tra­ba un la­drón en ca­sa y ha­cía da­ño ami ma­dre y ami her­mano. El la­drón era él”, di­ce.

Por suer­te, su ma­dre, So­nia, pu­do es­ca­par de aque­lla bru­tal pa­li­za y de­nun­ciar. Aun­que aquel “bas­ta” no fue el fi­nal del su­fri­mien­to de Fer­nán­dez y su her­mano. Am­bos fue­ron obli­ga­dos a se­guir vien­do a su pro­ge­ni­tor en un pun­to de en­cuen­tro. “Cuan­do me en­te­ré de que te­nía que ir a ver­le, in­ten­té sal­tar del co­che y em­pe­cé con ata­ques de an­sie­dad”, cuen­ta la jo­ven, que aún se pre­gun­ta por qué si él era pe­li­gro­so pa­ra su ma­dre no lo era pa­ra ellos. La si­tua-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.