CON­VER­SA­CIÓN GLOBAL

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Bra­sil tie­ne la quin­ta ex­ten­sión más gran­de del mun­do, es el país que con­cen­tra la quin­ta mayor po­bla­ción, al­ber­ga ca­si la mi­tad de las sel­vas de la Tie­rra y lue­go es­tá su bu­ro­cra­cia.

Es una gi­gan­tes­ca red de sis­te­mas, con­tra­dic­to­rios en­tre sí en oca­sio­nes, a los que la Ad­mi­nis­tra­ción mues­tra ade­más un par­ti­cu­lar ape­go. Tan­to que ni sus ma­yo­res ada­li­des es­tán exen­tos de caer en al­gu­na de sus tram­pas. El pro­pio pre­si­den­te del país, Mi­chel Te­mer, se ha que­da­do unos me­ses sin co­brar par­te de su pen­sión por no ges­tio­nar bien un trá­mi­te. El trá­mi­te en cues­tión es de­mos­trar que si­gue vi­vo.

El pre­si­den­te, de 77 años, se ju­bi­ló en 1999 de su tra­ba­jo co­mo fis­cal del Es­ta­do y pa­só a de­di­car­se de pleno a la po­lí­ti­ca, pe­ro aún pue­de co­brar una pen­sión de 45.000 reales (11.100 eu­ros) al mes por sus años de ser­vi­cio. Pa­ra ello, ca­da sep­tiem­bre, mes de su cum­plea­ños, de­be pre­sen­tar­se en una ofi­ci­na y dar lo que se lla­ma la pro­va de vi­da, es de­cir, pro­bar que el ju­bi­la­do en cues­tión si­gue con vi­da pa­ra que se le si­ga ingresando el mon­tan­te. Te­mer no lo hi­zo, se­gún cuen­tan sus por­ta­vo­ces, “por fal­ta de tiem­po”. Y to­dos los bu­ró­cra­tas in­vo­lu­cra­dos asu­mie­ron, por ló­gi­ca, que ese hom­bre que di­ri­ge el Go­bierno, que sa­le en televisión a dia­rio, que es por­ta­da en los pe­rió­di­cos y de do­ce­nas de re­vis­tas y que ha­bla por la ra­dio to­das las se­ma­nas, no se­guía vi­vo.

Te­mer, que en agos­to de 2016 re­em­pla­zó en el po­der a la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, de­pues­ta por im­peach­ment, es un po­lí­ti­co im­po­pu­lar y fle­má­ti­co ra­yano en lo gé­li­do. Sus enemi­gos le lla­man “vam­pi­ro” y un dipu­tado de Bahía le des­cri­bió co­mo “el tí­pi­co ma­yor­do­mo de una pe­lí­cu­la de te­rror”. No ha le­van­ta­do la voz en nin­guno de los va­rios es­cán­da­los de corrupción que le han te­ni­do al bor­de de los ban­qui­llos. Él se li­mi­ta a re­cor­dar un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo o ju­rí­di­co que le da más tiem­po y vuel­ve a lo su­yo, le­gis­lar lo mí­ni­mo. Si él no con­si­gue pro­bar que es­tá vi­vo, por ló­gi­ca bu­ro­crá­ti­ca es que es­tá muer­to. Y gra­cias a esa in­que­bran­ta­ble ló­gi­ca que ri­ge a su país, si los pa­pe­les no con­si­guen pro­bar que él es cul­pa­ble es que so­lo pue­de ser inocen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.