¿Una alian­za sau­do-is­rae­lí?

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En un mo­vi­mien­to di­plo­má­ti­co-po­lí­ti­co sin pre­ce­den­tes, el Go­bierno sau­dí se atre­ve a to­car el siem­pre de­li­ca­do te­ma del Ho­lo­caus­to. El doc­to­rMuham­mad­bin Abdulkarim Al Ais­sa, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Li­ga Mun­dial Is­lá­mi­ca, ha se­ña­la­do que su país y su Go­bierno siem­pre han man­te­ni­do un “gran res­pe­to por el Ho­lo­caus­to” y ja­más lo han des­pre­cia­do, co­mo si fue­ra un ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da. El asun­to no ten­dría mayor re­le­van­cia si no fue­ra por el mo­men­to es­co­gi­do: la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na en la re­gión es­tá sien­do revisada, y al­te­ra­da, por las ini­cia­ti­vas del Go­bierno de Do­nald Trump. Y es aún más no­ta­ble por­que en­tra en un te­rreno in­cier­to y pe­li­gro­so: fa­vo­re­cer la im­pli­ca­ción de Is­rael en el hos­til es­ce­na­rio re­gio­nal ac­tual. Hay que ano­tar co­mo otra se­ñal cla­ra (di­ri­gi­da a Was­hing­ton) que se va a per­mi­tir a las lí­neas aé­reas que vue­lan a Is­rael des­de Asia oriental so­bre­vo­lar es­pa­cio sau­dí y aho­rrar­se así unos 2.000 ki­ló­me­tros en sus ru­tas.

To­do es­to es par­te del gi­ro di­plo­má­ti­co y mi­li­tar que sa­cu­de la re­gión y preo­cu­pa gra­ve­men­te a Riad: au­ge de los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­co-mi­li­ta­res chiíes, con fuer­tes ga­nan­cias y arrai­go en Irak, Si­ria y Lí­bano; con­so­li­da­ción del mo­vi­mien­to chií Hez­bo­lá en el mar­co po­lí­ti­co li­ba­nés; au­sen­cia de vic­to­ria en la gue­rra ci­vil que en Ye­men li­bran los hut­hi (una ra­ma chií) pe­se a la fuer­te in­vo­lu­cra­ción sau­dí en la mis­ma. Co­mo te­lón de fon­do, el problema cen­tral y de re­so­nan­cias his­tó­ri­cas: el au­ge del Irán chií.

Es­tos cam­bios en las alian­zas son fre- cuen­tes pe­ro es­ta suer­te de en­sa­yo en­tre Ara­bia Sau­dí e Is­rael era, has­ta ha­ce po­co, inima­gi­na­ble. Téc­ni­ca­men­te su ad­ver­sa­rio des­de la crea­ción del Es­ta­do sio­nis­ta en 1948, el reino waha­bí se unió sin va­ci­lar a la cau­sa ára­be tras en­ten­der que los bri­tá­ni­cos (po­ten­cia co­lo­nial) eran el pa­sa­do y Estados Unidos el fu­tu­ro. Así se ofi­cia­li­zó la re­la­ción ame­ri­cano-sau­dí que pa­só a ser des­in­hi­bi­da, abier­ta e in­ten­sa. Ni qué de­cir tie­ne que en Was­hing­ton no pre­ten­die­ron nun­ca trans­for­mar el ré­gi­men en una de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria al es­ti­lo oc­ci­den­tal y su coope­ra­ción fue la de dos so­cios prag­má­ti­cos que in­ter­cam­bia­ban se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca e in­ti­mi­dad po­lí­ti­co-mi­li­tar.

El apo­yo al mo­vi­mien­to pa­les­tino ha si­do siem­pre po­pu­lar en las so­cie­da­des ára­bes y, así, la apa­ren­te de­ci­sión sau­dí de abor­dar la nor­ma­li­za­ción con Is­rael es un te­rre­mo­to ex­pli­ca­ble en tér­mi­nos prác­ti­cos: el es­ce­na­rio re­gio­nal ha si­do al­te­ra­do con la apa­ri­ción, en el mar­co de la ho­rri­ble gue­rra ci­vil en Si­ria, de Irán, un gran país mu­sul­mán, pe­ro no ára­be, y chií. En el fon­do, la his­to­ria se re­pi­te, por­que la ri­va­li­dad ára­bo-per­sa es tan vie­ja co­mo la con­fi­gu­ra­ción geo­po­lí­ti­ca re­gio­nal y la co­mún con­di­ción de mu­sul­ma­nes de sus pro­ta­go­nis­tas no la evi­ta ni la ha­ce in­com­pren­si­ble si se re­cuer­da la di­vi­sión en­tre su­níes, ma­yo­ría en­tre los ára­bes, y chiíes, muy ma­yo­ri­ta­rios en­tre los ira­níes y sus so­cios re­gio­na­les. No hay que ol­vi­dar que Ara­bia Sau­dí cuen­ta con un 12%-15% de po­bla­ción chií.

Es en es­te mar­co trá­gi­co y re­la­ti­va­men­te ines­pe­ra­do, hi­jo di­rec­to e in­de­sea­ble de la tra­ge­dia si­ria, en el que na­da me­nos que Ara­bia Sau­dí re­vi­sa su re­la­ción con Is­rael, la an­ti­gua y de­tes­ta­da en­ti­dad sio­nis­ta de la pro­pa­gan­da ofi­cial. Co­mo di­jo don Qui­jo­te ha­blan­do de otra co­sa: “San­cho, co­sas ve­re­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.