La chi­ca pa­les­ti­na que abo­fe­tea­ba a los sol­da­dos

El País (1ª Edición) - - PORTADA - In­ves­ti­ga­ción se­cre­ta

to Eu­ro­peo, y par­ti­ci­pó en char­las en Su­dá­fri­ca so­bre la si­tua­ción en Pa­les­ti­na. Pe­ro has­ta el pa­sa­do 15 de di­ciem­bre —en ple­na jor­na­da de la ira pa­les­ti­na con­tra el re­co­no­ci­mien­to de Jerusalén co­mo ca­pi­tal de Isa­rel por la Ca­sa Blan­ca— no sal­tó a la es­ce­na internacional. Su ma­dre ha­bía gra­ba­do aquel día un ví­deo en el que Ahed se en­ca­ra­ba con dos sol­da­dos an­te su vi­vien­da.

La cin­ta de­jó cons­tan­cia de los in­sul­tos, pa­ta­das y bo­fe­ta­das que pro­pi­nó a los uni­for­ma­dos, que per­ma­ne­cie­ron im­pa­si­bles an­te la ra­bia de la mu­cha­cha en pre­sen­cia de la vi­deo­cá­ma­ra. Sus pa- Hay is­rae­líes que, co­mo el vi­ce­mi­nis­tro Mi­chael Oren, creen que Ahed es un per­so­na­je de fic­ción, in­ven­ta­do por la pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca pa­les­ti­na. Oren, exem­ba­ja­dor en Estados Unidos, en­ca­be­zó una in­ves­ti­ga­ción se­cre­ta en la Knes­set (Par­la­men­to) pa­ra ave­ri­guar si los Ta­mi­mi cons­ti­tuían una fa­mi­lia ver­da­de­ra o eran “agen­tes pro­vo­ca­do­res que en­via­ban a me­no­res a en­fren­tar­se con los mi­li­ta­res sol­da­dos”. A cau­sa de su apa­rien­cia de “ru­bia pe­co­sa ves­ti­da con ro­pa oc­ci­den­tal”, sos­pe­cha­ba que pu­do ha­ber si­do cap­ta­da pa­ra desem­pe­ñar el pa­pel de una mu­cha­cha ac­ti­vis­ta que “no pa­re­cía pa­les­ti­na”. La in­ves­ti­ga­ción no lle­gó a nin­gún re­sul­ta­do con­clu­yen­te, se­gún el dia­rio Haa­retz.

“Al ne­gar­se a po­ner en li­ber­tad a Ahed Ta­mi­mi las au­to­ri­da­des is­rae­líes in­cum­plen sus obli­ga­cio­nes con las le­yes in­ter­na­cio­na­les que pro­te­gen a los me­no­res”, ad­vier­te Mag­da­le­na Mugh­ra­bi, sub­di­rec­to­ra pa­ra Orien­te Pró­xi­mo de Am­nis­tía Internacional. “Una chi­ca des­ar­ma­da no su­po­ne una ame­na­za pa­ra dos sol­da­dos”. El Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU y la Unión Eu­ro­pea han ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción por la pro­lon­ga­da de­ten­ción de la ado­les­cen­te. Ahed Ta­mi­mi ha pues­to ros­tro a los 350 me­no­res de edad pa­les­ti­nos re­clui­dos en cen­tros de de­ten­ción de Is­rael. jo no ha­ber ha­lla­do ra­zo­nes le­ga­les pa­ra “in­ter­fe­rir en los ac­tos po­li­cia­les”. Ne­tan­yahu se en­con­tra­ba reuni­do ano­che con sus abo­ga­dos pa­ra pre­pa­rar su es­tra­te­gia de de­fen­sa.

El Lahav 433, la uni­dad con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do de la po­li­cía de Is­rael equi­va­len­te al FBI, ha es­tre­cha­do a lo lar­go de 2017 el cer­co en torno a los dos ca­sos de corrupción en los que in­vo­lu­cra a Ne­tan­yahu, que se ha­lla al fren­te del Go­bierno des­de 2009.

La po­li­cía ac­túa en Is­rael con no­ta­ble in­de­pen­den­cia. A cau­sa de sus in­ves­ti­ga­cio­nes, fue en­car­ce­la­do du­ran­te cin­co años el an­ti­guo pre­si­den­te del Es­ta­do he­breo Mos­he Kat­sav, con­de­na­do en 2010 por vio­la­ción y agre­sio­nes se­xua­les. Las pes­qui­sas tam­bién con­tri­bu­ye­ron a man­te­ner en­tre re­jas du­ran­te más de 14 me­ses al ex­je­fe de Go­bierno Ehud Ol­mert, de­cla­ra­do cul­pa­ble de de­li­tos de corrupción in­mo­bi­lia­ria por sen­ten­cia fir­me en 2016, y que tu­vo que re­nun­ciar al car­go en 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.