En­tre el cie­lo y el ba­rrio

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

le­vi­sión: “Ca­si no me com­pa­ra con na­die…”.

En es­tos días no ha co­se­cha­do mu­chos aplau­sos en un Chi­le que no en­ten­dió su ac­ti­tud an­te las si­tua­cio­nes de pe­dofi­lia. Tam­bién es in­com­pren­si­ble que no aten­die­ra un reite­ra­do pe­di­do del pre­si­den­te elec­to Se­bas­tián Pi­ñe­ra pa­ra un en­cuen­tro per­so­nal. Has­ta sus co­le­gas je­sui­tas no fue­ron com­pla­cien­tes con él.

En Pe­rú, país más ca­tó­li­co, le fue me­jor. Allí tra­tó muy bien al pre­si­den­te pe­ruano Kuczyns­ki, tan li­be­ral o más que Pi­ñe­ra y en muy ma­los días por su in­dul­to a Fu­ji­mo­ri. Allí, en cam­bio, fue ideo­ló­gi­ca­men­te bien cla­ro: “Se es­ta­ba bus­can­do un ca­mino ha­cia la Pa­tria Gran­de y de gol­pe cru­za­mos ha­cia un ca­pi­ta­lis­mo li­be­ral in­hu­mano que ha­ce da­ño a la gen­te”. En una pa­la­bra, con Cris­ti­na Kirch­ner, Co­rrea, Dil­ma, Evo y Ma­du­ro, íba­mos ha­cia la Pa­tria Gran­de bo­li­va­ria­na que hoy so­lo sus­ten­ta el ve­ne­zo­lano… En cam­bio, ha­bla de un “li­be­ra­lis­mo in­hu­mano” que ¿quién sos­tie­ne hoy? ¿Aca­so el gra­dua­lis­ta Ma­cri, que tra­ba­jo­sa­men­te va en­de­re­zan­do a la Argentina con el cuestionamiento de mu­chos eco­no­mis­tas li­be­ra­les? ¿El trai­dor Le­nín Mo­reno que ha im­pe­di­do la mo­nar­quía de Co­rrea? ¿Pi­ñe­ra, que ya fue pre­si­den­te y no des­mon­tó la obra so­cial de los go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción?

Su po­pu­lis­mo ha si­do reite­ra­da­men­te ex­pre­sa­do, cuan­do se in­dig­na­ba por­que “to­do en­tra den­tro del jue­go de la com­pe­ti­ti­vi­dad”, co­mo si fue­ra po­si­ble su­pe­rar la po­bre­za en una eco­no­mía in­co­mu­ni­ca­da. O ab­ju­ran­do del “mer­ca­do li­bre, la glo­ba­li­za­ción, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co o el con­su­mo”. Por cier­to, se ha ne­ga­do reite­ra­da­men­te a en­ten­der el va­lor so­cial y de­mo­crá­ti­co del desa­rro­llo de las “cla­ses me­dias” y hoy por hoy di­lu­ye las es­pe­ran­zas de un mun­do, cre­yen­te o no, que es­pe­ra­ba re­for­mas éti­cas que su­pe­raran la con­de­na­ción anacró­ni­ca de los di­vor­cia­dos o del uso de an­ti­con­cep­ti­vos, que ayu­dan a que la ma­ter­ni­dad sea al­go que­ri­do y no una fa­ta­li­dad a la que re­sig­nar­se.

No sien­do ca­tó­li­co, no in­cu­rro en el atre­vi­mien­to de mi­rar al Pa­pa des­de esa pers­pec­ti­va re­li­gio­sa. Co­mo ciu­da­dano, en cam­bio, de­sea­ría que ayu­da­ra a de­fen­der la li­ber­tad in­di­vi­dual, los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos y una eco­no­mía mo­der­na que —re­gu­la­da por re­pa­ra­do­ras le­yes so­cia­les— ge­ne­re ri­que­za pa­ra po­der dis­tri­buir. Es des­de ese án­gu­lo que la­men­to que los Go­bier­nos, aun so­cial­de­mó­cra­tas, no en­cuen­tren esa voz de apo­yo pa­ra lu­char con­tra la po­bre­za me­dian­te un real desa­rro­llo, ba­sa­do en la pro­duc­ti­vi­dad, bien le­jos de la de­ma­go­gia que con­de­na a los po­bres, co­mo ocu­rre en la do­lien­te Ve­ne­zue­la de hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.