CARTAS AL DI­REC­TOR

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

An­te los dis­tin­tos even­tos y ho­me­na­jes pro­gra­ma­dos pa­ra con­me­mo­rar el cen­te­na­rio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial lla­ma la aten­ción un in­jus­to ol­vi­do. Du­ran­te la con­tien­da, se es­ta­ble­ció en España la pri­me­ra or­ga­ni­za­ción de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria des­ti­na­da a ve­lar por las con­di­cio­nes de los pri­sio­ne­ros que aca­ba­ban cap­tu­ra­dos, in­co­mu­ni­ca­dos y aban­do­na­dos por las au­to­ri­da­des del país cap­tor. An­te es­ta si­tua­ción se creó la Ofi­ci­na Pro­cau­ti­vos, que fa­ci­li­tó ayu­da a cer­ca de 140.000 pri­sio­ne­ros de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des, re­pa­trió a 21.000 en­fer­mos y unos 70.000 ci­vi­les pu­die­ron vol­ver a sus ca­sas; tam­bién les su­mi­nis­tró me­di­ci­nas y ali­men­tos; su in­ter­ven­ción fue de­ci­si­va pa­ra que los bu­ques hos­pi­tal no fue­sen bom­bar­dea­dos; pu­so en con­tac­to a mi­les de pri­sio­ne­ros con sus fa­mi­lia­res... Es la­men­ta­ble que des­de Exis­ten em­pre­sa­rios que, cuan­do las co­sas van bien y si tie­nen la op­ción, pre­fie­ren dis­tri­buir be­ne­fi­cios en­tre em­plea­dos an­tes que se­guir acu­mu­lan­do ri­que­za per­so­nal. En­tien­den que la capacidad de la acu­mu­la­ción de ri­que­za pa­ra ge­ne­rar fe­li­ci­dad tie­ne un lí­mi­te y com­pren­den que el éxi­to em­pre­sa­rial va más allá de los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos. Tam­bién creen que una nues­tras ins­ti­tu­cio­nes no se ha­ya pro­mo­vi­do aho­ra un ho­me­na­je a es­ta or­ga­ni­za­ción, co­mo sí se hi­zo en va­rios paí­ses tras la Gran Gue­rra. El fun­da­dor que im­pul­só to­das es­tas ac­cio­nes con di­ne­ro pri­va­do de la Co­ro­na fue Al­fon­so XIII. A su obra en la Ofi­ci­na Pro­cau­ti­vos, mi par­ti­cu­lar ho­me­na­je.— Pe­dro J. Ávi­la Mar­tín. La Ha­ya (Paí­ses Ba­jos). sociedad me­nos de­sigual es más fe­liz y más prós­pe­ra, y se dan cuen­ta de que las po­lí­ti­cas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va son cla­ve pa­ra con­se­guir es­tos ob­je­ti­vos. Es­tos em­pre­sa­rios, aun­que al­guno no lo crea, exis­ten. La pre­gun­ta im­por­tan­te es si des­de la cla­se po­lí­ti­ca se fo­men­tan lo su­fi­cien­te es­tas bue­nas prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les. Yo me te­mo que no. Unos “no se No opino so­bre los cin­co su­pues­tos de la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble que se es­tán tra­tan­do de in­tro­du­cir en el Có­di­go Pe­nal. A mí se me ocu­rre un sex­to su­pues­to que se­gu­ro apo­ya­rían más de 43 mi­llo­nes de es­pa­ño­les: que no pu­die­ra sa­lir de pri­sión nin­gu­na per­so­na con­de­na- me­ten en esas co­sas” ale­gan­do que dis­tor­sio­na­rían la la­bor del li­bre mer­ca­do. Otros si­guen de­ma­sia­do en­fos­ca­dos en dis­cur­sos po­co cons­truc­ti­vos so­bre la lu­cha de cla­ses, vien­do al pa­trón co­mo el enemi­go. En una sociedad don­de las de­sigual­da­des cre­cen de for­ma preo­cu­pan­te, son ur­gen­tes vi­sio­nes con­sen­sua­das so­bre có­mo fo­men­tar las bue­nas prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les co­mo ins­tru­men­tos que ayu­den a la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za.— Víc­tor Váz­quez. Vi­go (Pon­te­ve­dra). da por de­li­tos de corrupción que no de­vuel­va an­tes los di­ne­ros de­frau­da­dos, ro­ba­dos o eva­di­dos.— An­to­nio Es­pan­ta­león Pe­ral­ta. Gra­na­da. Co­mo vo­lun­ta­ria en una de sus tien­das de co­mer­cio jus­to, me sien­to do­li­da y des­con­cer­ta­da por la no­ti­cia del es­cán­da­lo des­ta­pa­do por The Ti­mes. Han co­me­ti­do un error y de­ben re­pa­rar­lo. El error no es tan­to ha­ber te­ni­do en­tre sus fi­las a una per­so­na in­fa­me —des­gra­cia­da­men­te, en or­ga­ni­za­cio­nes de es­tas di­men­sio­nes es di­fí­cil te­ner a to­do el mun­do con­tro­la­do—, sino el de no ha­ber ac­tua­do con con­tun­den­cia por mie­do a las re­per­cu­sio­nes. Es­te es un tro­pie­zo im­por­tan­te, pe­ro es­ta or­ga­ni­za­ción tie­ne que le­van­tar­se y se­guir an­dan­do. Hay mu­chas cau­sas y mu­cha gen­te que les ne­ce­si­ta.— Flor Ala­dro San­to­ve­ña. Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.