Los ba­ro­nes del PSOE se re­sig­nan a acep­tar el nue­vo mo­de­lo de par­ti­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

za­ción die­ron al­gu­na ré­pli­ca y pre­gun­ta­ron sus du­das, pe­ro do­mi­nó la pru­den­cia. No hu­bo dis­cre­pan­cias im­por­tan­tes a pe­sar de que el es­pí­ri­tu del tex­to ya era co­no­ci­do en las fe­de­ra­cio­nes. Más de 18 ho­ras des­pués del en­cuen­tro, sin em­bar­go, los se­cre­ta­rios de Or­ga­ni­za­ción es­ta­ban to­da­vía pen­dien­tes de “leer la le­tra pe­que­ña”. La ma­yo­ría te­nía du­das so­bre en qué con­sis­tía exac­ta­men­te ca­da una de las me­di­das. “Lo im­por­tan­te son las ex­cep­cio­nes”, de­cía un se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción au­to­nó­mi­co. Na­die pre­vé que ha­ya al­go más que pin­ce­la­das o re­to­ques en el tex­to del re­gla­men­to an­tes del pró­xi­mo sá­ba­do, cuan­do el co­mi­té ra­ti­fi­ca­rá el bo­rra­dor del re­gla­men­to. de España han si­do mu­chas y es­tán es­cri­tas des­de mu­chos pun­tos de vis­ta, los au­to­res las re­pa­san con de­ta­lle y com­prue­ban que to­das ama­gan aque­llos he­chos que no en­ca­jan en sus in­ten­cio­nes dan­do una ex­ce­si­va re­le­van­cia a otros que les con­vie­nen. To­das son re­la­to, mi­to, le­yen­da, fá­bu­la.

¿Es­to es lo que se ne­ce­si­ta en España? ¿Ne­ce­si­ta­mos un re­la­to de es­te ti­po? En el que es, qui­zás, su peor poe­ma, du­ran­te el fran­quis­mo de nun­ca aca­bar, Jai­me Gil de Bied­ma es­cri­bió: “De to­das las his­to­rias de la his­to­ria, la más tris­te sin du­da es la de España, por­que ter­mi­na mal…”. El pe­si­mis­mo de la Ge­ne­ra­ción del 98 tras­plan­ta­dos a la España de los años cin­cuen­ta.

No, no es es­to lo que se ne­ce­si­ta aho­ra. Qui­zás, por­que en los úl­ti­mos años se ha di­cho que el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán ha­bía cons­trui­do un re­la­to de éxi­to, aho­ra le que­re­mos opo­ner otro de signo in­ver­so pe­ro de la mis­ma na­tu­ra­le­za. Se­ría un error, un gran error. Lo que ne­ce­si­ta­mos es re­co­no­cer la reali­dad que te­ne­mos a mano, la que he­mos vi­vi­do o con­tem­pla­mos día a día: la España de hoy, la de los úl­ti­mos 40 años, una in­du­da­ble his­to­ria de éxi­to.

Co­mo de­cía ha­ce po­co el mis­mo Álvarez Jun­co, “aho­ra le pue­des de­cir a un ni­ño que se sien­ta or­gu­llo­so de ha­ber na­ci­do en España, pe­ro an­tes del 78 es­te dis­cur­so era im­po­si­ble”. No imi­te­mos a los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes. Abra­mos los ojos a la reali­dad ac­tual: España es un Es­ta­do muy im­por­tan­te de la Unión Eu­ro­pea, eco­nó­mi­ca­men­te prós­pe­ro, po­lí­ti­ca­men­te de­mo­crá­ti­co e in­ter­na­cio­nal­men­te res­pe­ta­do. Con pro­ble­mas y de­fi­cien­cias, co­mo to­dos, pe­ro do­ta­do de los ins­tru­men­tos pa­ra re­sol­ver­los. No re­bus­que­mos en las su­pues­tas glo­rias del pa­sa­do sino en la reali­dad del pre­sen­te. Es­te es nues­tro pre­ci­so y ver­da­de­ro re­la­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.