El Es­ta­do per­dió por no com­pa­re­cer

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Lo más tris­te de una com­pe­ti­ción es per­der por in­com­pa­re­cen­cia; so­bre to­do, si se po­día ha­ber ga­na­do de ha­ber ju­ga­do el par­ti­do. Esa sen­sa­ción la de­ben de te­ner mu­chos es­pa­ño­les ca­da vez que re­ci­ben nue­vas no­ti­cias so­bre el desafío ca­ta­lán. Y mu­chos ca­ta­la­nes que se con­si­de­ran víc­ti­mas del pro­cés. El Es­ta­do per­dió ha­ce tiem­po esa ba­ta­lla por no com­pa­re­cer; por de­jar que el asun­to se fue­ra pu­drien­do sin to­mar de­ci­sio­nes, has­ta que al fi­nal to­do sal­tó por los ai­res.

La fal­ta de pre­sen­cia del Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña, y en la ma­yo­ría de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, vie­ne de una ma­la lec­tu­ra de la Cons­ti­tu­ción ha­ce ya mu­chos años. La ley de le­yes es­pa­ño­la si­túa a los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos co­mo má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes del Es­ta­do en la re­gión. Una de­ci­sión ra­zo­na­ble en bus­ca de cohe­sión, so­bre la ba­se de la leal­tad mu­tua. Pe­ro fue ge­ne­ran­do pro­ble­mas a me­di­da que se iban trans­fi­rien­do com­pe­ten­cias a las au­to­no­mías, sin que la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral di­se­ña­ra con­tra­pe­sos ni ór­ga­nos de con­trol.

Tras la cri­sis fi­nan­cie­ra y eco­nó­mi­ca de 2008 (que desem­bo­có en cri­sis po­lí­ti­ca, so­cial e ins­ti­tu­cio­nal más tar­de), Ca­ta­lu­ña op­tó por el ca­mino de la se­ce­sión, sin que des­de Ma­drid se res­pon­die­ra a tiem­po. Al con­tra­rio, la fal­ta de leal­tad po­lí­ti­ca de los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas se en­con­tró con un va­cío ab­so­lu­to de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña, que in­ten­ta­ron co­rre­gir des­de el Par­la­men­to y la Jus­ti­cia es­pa­ño­la. El re­sul­ta­do es de to­dos co­no­ci­do: el caos.

En es­tos mo­men­tos, con el ar­tícu­lo 155 en vi­gor y el fi­li­bus­te­ris­mo par­la­men­ta­rio de los se­ce­sio­nis­tas, el Go­bierno de­be­ría apro­ve­char su pre­sen­cia eje­cu­ti­va en la re­gión pa­ra mos­trar a los ca­ta­la­nes que es­tán me­jor den­tro de España. Y no so­lo el PP, tam­bién Ciu­da­da­nos (no hay que ol­vi­dar que ga­na­ron las elec­cio­nes) y el PSOE (aun­que, co­mo el Es­ta­do, Fe­rraz ce­dió al PSC en su día to­das las com­pe­ten­cias en Ca­ta­lu­ña).

El anun­cio de nue­vas in­ver­sio­nes en los ae­ro­puer­tos ca­ta­la­nes, o el plan pa­ra avan­zar en el co­rre­dor me­di­te­rrá­neo son me­di­das in­te­li­gen­tes, aun­que no su­fi­cien­tes. Los tres par­ti­dos lla­ma­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas de­be­rían ocu­par el es­pa­cio po­lí­ti­co que han de­ja­do a los se­pa­ra­tis­tas y aca­bar con ese va­cío de po­der que les pue­de arras­trar a otra in­com­pa­re­cen­cia cuan­do se reanu­de el par­ti­do. Inés Arri­ma­das de­be­ría dar un pa­so al fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.