El ex­juez Vidal di­ce que sus pa­la­bras so­bre la se­ce­sión “no se co­rres­pon­den a la reali­dad”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Con­tex­to po­lí­ti­co

En sus con­fe­ren­cias, par­te de cu­yo con­te­ni­do pu­bli­có EL PAÍS a prin­ci­pios de 2017, Vidal afir­mó que la Ge­ne­ra­li­tat ha­bía he­cho un “tra­ba­jo de cam­po” so­bre los más de 800 jue­ces que tra­ba­jan en Ca­ta­lu­ña pa­ra sa­ber cuá­les com­par­tían los “sue­ños e idea­les” in­de­pen­den­tis­tas. “Sa­be­mos per­fec­ta­men­te cuá­les se que­da­rán y cuá­les se irán; sa­be­mos con qué jue­ces po­de­mos con­tar”, di­jo en alu­sión a una hi­po­té­ti­ca Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te. Vidal tam­bién afir­mó, en esos ac­tos de pe­que­ño for- ma­to jun­to a mi­li­tan­tes de Es­que­rra y sim­pa­ti­zan­tes de la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC) y Òm­nium, que el Go­vern dis­po­nía de una par­ti­da de 400 mi­llo­nes de eu­ros “ocul­ta” en los Pre­su­pues­tos pa­ra or­ga­ni­zar el referéndum. “No os di­ré en qué epí­gra­fes es­tán in­clui­dos, por­que si no los im­pug­na­rían”, di­jo el en­ton­ces se­na­dor.

Vidal se re­trac­tó de in­me­dia­to y tu­vo que aban­do­nar su car­go po­lí­ti­co. “He he­cho unas de­cla­ra­cio­nes en un tono co­lo­quial, in­ten­tan­do ser di­dác­ti­co en el pro­ce­so, pe­ro es evi­den­te que to­ma­das en su li­te­ra­li­dad, no se ajus­tan a la reali­dad”, di­jo en­ton­ces, en un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do por Es­que­rra. El Go­bierno ca­ta­lán tam­bién se apre­su­ró, a tra­vés de la en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­ta Neus Mun­té, a des­men­tir “ca­te­gó­ri­ca­men­te” las afir­ma­cio­nes.

Ese pa­so atrás no im­pi­dió, sin em­bar­go, que el abo­ga­do y ex­di­rec­tor de la ON­CE Mi­guel Du­rán pre­sen­ta­ra una de­nun­cia con­tra Vidal por, en­tre otros de­li­tos, re­ve­la­ción de se­cre­tos. Fue el ori­gen Santiago Vidal fue sus­pen­di­do co­mo juez en fe­bre­ro de 2015 por par­ti­ci­par en el re­dac­ta­do de un bo­rra­dor de cons­ti­tu­ción ca­ta­la­na. El Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ) le apar­tó de la ca­rre­ra por un pe­rio­do de tres años. Ese pla­zo ven­ce ya. Y Vidal, que tras de­jar la Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na se acer­có a la po­lí­ti­ca y fue se­na­dor por ERC, “ha ini­cia­do ya los trá­mi­tes” bu­ro­crá­ti­cos pa­ra re­in­cor­po­rar­se a la ju­di­ca­tu­ra, se­gún han ex­pli­ca­do di­ver­sas fuen­tes. El Con­se­jo ten­drá que adop­tar, en bre­ve, una re­so­lu­ción. El pleno del CGPJ sus­pen­dió a Vidal por tres años— el pla­zo má­xi­mo que pre­vé la ley— co­mo au­tor de una fal­ta muy gra­ve con­sis­ten­te en la “ig­no­ran­cia inex­cu­sa­ble en el cum­pli­mien­to de los de­be­res ju­di­cia­les”. La san­ción sa­lió ade­lan­te por 12 vo­tos a nue­ve. Vidal ale­gó que su san­ción no se ba­só en cri­te­rios ju­rí­di­cos sino ideo­ló­gi­cos, pe­ro el Tri­bu­nal Su­pre­mo ra­ti­fi­có la de­ci­sión del Con­se­jo. de una cau­sa ju­di­cial en la que es­tán impu­tados al­tos car­gos de la Ge­ne­ra­li­tat por su par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta y en la or­ga­ni­za­ción del referéndum ile­gal del 1-O. Esa cau­sa, ade­más, ha ali­men­ta­do de in­di­cios las que man­tie­nen abier­tas tan­to el Tri­bu­nal Su­pre­mo (con­tra los miem­bros del Go­bierno ca­ta­lán) co­mo la Au­dien­cia Na­cio­nal (con­tra el ex­co­mi­sa­rio je­fe de los Mos­sos, Jo­sep Lluís Tra­pe­ro).

Pe­se a que lle­va más de un año impu­tado por el ti­tu­lar del Juz­ga- El ex­juez se­ña­ló que sus ma­ni­fes­ta­cio­nes las hi­zo co­mo “po­lí­ti­co” y en un “con­tex­to po­lí­ti­co” muy de­ter­mi­na­do: ac­tos con mi­li­tan­tes de ERC y sim­pa­ti­zan­tes de la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta, de­seo­sos de que el pro­cés lle­ga­ra a buen puer­to. Vidal no lle­gó a ma­ni­fes­tar an­te el juez que to­do lo que di­jo sa­lió de su ima­gi­na­ción, pe­ro sí apun­tó que de­bía ha­ber ha­bla­do “en fu­tu­ro y no en pa­sa­do”, se­gún fuen­tes ju­di­cia­les. El ex­se­na­dor per­ma­ne­ce co­mo in­ves­ti­ga­do por si el con­te­ni­do de esas con­fe­ren­cias y su par­ti­ci­pa­ción en el pro­cés cons­ti­tu­yen de­li­tos de re­ve­la­ción de se­cre­tos, mal­ver­sa­ción, se­di­ción y re­be­lión, aun­que los ti­pos de­lic­ti­vos de ca­da uno de los in­ves­ti­ga­dos aún no se han per­fi­la­do del to­do.

El juez Juan An­to­nio Ra­mí­rez Sun­yer ci­tó ayer tam­bién a de­cla­rar al ju­ris­ta Car­les Vi­ver Pi i Sun­yer, con­si­de­ra­do uno de los ce­re­bros del pro­cés. Pi i Sun­yer pre­si­dió el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de Au­to­go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat y an­tes ha­bía si­do, tam­bién, vi­ce­pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. A di­fe­ren­cia de Vidal, res­pon­dió a las pre­gun­tas de to­das las par­tes con la ex­cep­ción de Vox. Pi i Sun­yer re­la­tó sus fun­cio­nes co­mo “ase­sor” del Go­bierno ca­ta­lán y ase­gu­ró que era so­la­men­te “un téc­ni­co” que re­dac­ta­ba “pro­pues­tas téc­ni­cas” que eran te­ni­das en cuen­ta (o no) por los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos. flic­to” y a la pri­sión pro­vi­sio­nal de los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas co­mo Oriol Jun­que­ras, Cos­cu­bie­la afir­ma que “no hay co­sa peor pa­ra en­con­trar una so­lu­ción que des­ca­be­zar a los di­ri­gen­tes de una par­te por­que en­ton­ces no hay in­ter­lo­cu­ción”. “Si al­guien cree que impu­tan­do o en­car­ce­lan­do a los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas el te­ma se re­suel­ve, se equi­vo­ca ra­di­cal­men­te. No so­lo no se re­suel­ve sino que se com­pli­ca”, in­sis­te tras ase­ve­rar que el pro­cés “va a de­jar he­ri­das sin ci­ca­tri­zar du­ran­te más de una ge­ne­ra­ción”.

“Gran par­ti­da­rio y con­ven­ci­do” del referéndum pac­ta­do, le­gal y con ga­ran­tías co­mo so­lu­ción a la cri­sis ca­ta­la­na, Cos­cu­bie­la ad­vier­te de que “es tal el desas­tre” que hoy por hoy no se dan las con­di­cio­nes pa­ra po­si­bles re­me­dios co­mo el de­re­cho a de­ci­dir o una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. “No hay so­lu­cio­nes má­gi­cas. La so­lu­ción que fue po­si­ble has­ta ha­ce un tiem­po aho­ra no lo es. He­mos caí­do al po­zo y sa­lir de él se­rá di­fí­cil y len­to. Y so­lo se sal­drá pac­tan­do el desacuer­do”, sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.