De Eras­mus a los 80 años

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Apro­ba­do ca­si to­do

Mi­guel Cas­ti­llo tie­ne 80 años, es­tu­dia His­to­ria y el lu­nes pró­xi­mo se va de Eras­mus a Ita­lia. No­ta­rio, ju­bi­la­do, con es­po­sa, tres hi­jas y seis nie­tos, Cas­ti­llo se ha con­ver­ti­do en una ce­le­bri­dad en su fa­cul­tad de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia. Los con­ser­jes le in­di­can en qué au­la pue­de aten­der a los pe­rio­dis­tas, que pi­den turno pa­ra ha­blar con él. Los pro­fe­so­res se pa­ran a sa­lu­dar­lo. Y sus com­pa­ñe­ros le fe­li­ci­tan por ha­ber con­se­gui­do una be­ca Eras­mus pa­ra ir­se a Ve­ro­na.

Un com­pa­ñe­ro de cur­so tam­bién ju­bi­la­do lo abor­da en el pa­si­llo. “¿Có­mo te has lan­za­do? Yo lo pen­sé y ¿sa­bes por qué no lo hi­ce? Por­que me dio ver­güen­za ir a se­cre­ta­ría a pre­gun­tar”, co­men­ta. Cas­ti­llo no se ha sen­ti­do cor­ta­do en ab­so­lu­to. El hom­bre pi­dió la be­ca, que per­mi­te cur­sar par­te de la ca­rre­ra en otra uni­ver­si­dad eu­ro­pea, ani­ma­do por un pro­fe­sor. Lo hi­zo por el mis­mo mo­ti­vo por el que años des­pués de ju­bi­lar­se, tras su­frir un in­far­to, de­ci­dió vol­ver a es­tu­diar. “Al po­co de re­cu­pe­rar­me, me di­je: ‘Me gus­ta­ría ha­cer al­go que no fue­ra lo clá­si­co del ju­bi­la­do de ses­tear. Y la His­to­ria siem­pre­me ha lla­ma­do la aten­ción, me in­tere­sa to­da la ma­te­ria, aun­que so­bre to­do la con­tem­po­rá­nea”. Aho­ra se con­si­de­ra un alumno más. Asis­te a cla­se, se in­ter­cam­bia apun­tes con los com­pa­ñe­ros, pi­de ayu­da y la ofre­ce. “El tra­to que re­ci­bo es ex­ce­len­te, la edad no es un problema”, ase­gu­ra. Cas­ti­llo aprue­ba ca­si to­das las asig­na­tu­ras. “No to­das por­que mi edad y mis obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res no me per­mi­ten se­guir el rit­mo nor­mal”. Por obli­ga­cio­nes se re­fie­re a los nie­tos. “Me van a echar en fal­ta, pe­ro al mis­mo tiem­po se es­tán ale­gran­do de ver que su abue­lo tie­ne afán de su­pera­ción y de es­tu­dio”. La fa­mi­lia ya pla­nea cuán­do ir a vi­si­tar­le.

El oc­to­ge­na­rio es cons­cien­te de la fa­ma de de­sen­freno que ro­dea la be­ca Eras­mus y bro­mea al res­pec­to: “Pro­cu­ra­ré, den­tro de mis li­mi­ta­cio­nes, se­guir la tra­yec­to­ria de quie­nes me han pre­ce­di­do. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que me acom­pa­ña mi es­po­sa y vi­vi­re­mos en un apar­ta­men­to. Com­par­tir la fies­ta del pi­ja­ma en el co­le­gio mayor se­ría un po­co ra­ro a nues­tra edad”.

Cas­ti­llo na­ció en 1937 en Llí­ria (Va­len­cia), en una fa­mi­lia de agri­cul­to­res. Ca­da ma­ña­na iba en tren al ins­ti­tu­to Lluís Vi­ves de Va­len­cia, don­de fue un buen alumno. Al em­pe­zar De­re­cho, sin em­bar­go, se con­fió y sus­pen­dió to­do. De­jó la ca­rre­ra, pa­só un año tra­ba­jan­do con su pa­dre y com­pro­bó que las ta­reas agrí­co­las eran mu­cho más du­ras que es­tu­diar, así que hi­zo la ma­le­ta y se fue a Bar­ce­lo­na a re­to­mar De­re­cho.

Aca­bó la ca­rre­ra con el di­ne­ro que ga­na­ba ju­gan­do al fút­bol en el CD Fa­bra i Coats y dan­do cla­ses par­ti­cu­la­res. An­tes de con­ver­tir­se en no­ta­rio fue pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na e hi­zo dos estancias de un mes en Ro­ma y Bo­lo­nia. De ahí pro­ce­de su ba­se de ita­liano, que ha te­ni­do que am­pliar a mar­chas for­za­das.

Con su mu­jer, María Lui­sa Ala­má, una en­fer­me­ra ju­bi­la­da con quien se ca­só en se­gun­das nup­cias ha­ce cin­co años, se va aho­ra a Ve­ro­na. Allí es­ta­rán una se­ma­na. Ya tie­nen ca­si ce­rra­do el al­qui­ler del apar­ta­men­to en el que vi­vi­rán el se­gun­do cua­tri­mes­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.