“No te­ne­mos que lim­piar a Woody Allen pa­ra que su ci­ne sea bueno”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Siem­pre me ha im­pre­sio­na­do la si­mi­li­tud en­tre la par­te pro­mo­cio­nal de mi tra­ba­jo y el ac­to de pros­ti­tuir­se”. Vir­gi­nie Des­pen­tes lo es­cri­bió ha­ce 12 años en su po­de­ro­so ma­ni­fies­to fe­mi­nis­ta Teo­ría King Kong. Ha­ce 27 fue pros­ti­tu­ta. Tra­ba­jó en una tien­da de dis­cos, fue pun­ki, durmió en la ca­lle, fue vio­la­da a los 17 años cuan­do ha­cía au­tos­top, es dj, be­bió mu­cho, de­jó de be­ber y se hi­zo les­bia­na. Tie­ne una de­ce­na de no­ve­las, mu­chos pre­mios y tres pe­lí­cu­las di­ri­gi­das.

Su tri­lo­gía Ver­non Su­bu­tex, un dio­ra­ma so­cial so­bre un vie­jo roc­ke­ro con­ver­ti­do en gu­rú de una sub­cul­tu­ra ba­sa­da en las ra­ves, ha ven­di­do más de 500.000 co­pias. La ter­ce­ra en­tre­ga se pu­bli­ca aho­ra en cas­te­llano jun­to a la re­edi­ción de Teo­ría King Kong. Des­pen­tes (Nancy, Fran­cia, 1969) es­tá de pro­mo­ción. No le im­por­ta que le pre­gun­ten más so­bre el mo­vi­mien­to #MeToo (“una de las co­sas más im­por­tan­tes de las que he si­do tes­ti­go”) que so­bre su no­ve­la. Di­ce “shit” (mier­da) to­do el ra­to. Es ge­ne­ro­sa, op­ti­mis­ta, ri­sue­ña. Y hoy la ma­yo­ría de sus “clien­tes” so­mos mu­je­res.

Pre­gun­ta: ¿Le man­dan los me­dios más mu­je­res pe­rio­dis­tas?

Res­pues­ta: Sí, ¿se­rá por el mo­men­to les­bia­na...? Con Su­bu­tex han vuel­to los hom­bres a las rue­das de pren­sa. Bien. Pa­ra te­mas de Teo­ría King Kong pre­fie­ro mu- je­res. Es­toy har­ta de ha­blar con hom­bres de fe­mi­nis­mo, por­que la ma­yo­ría nun­ca se ha plan­tea­do na­da. Es muy can­sa­do ex­pli­car to­do des­de el prin­ci­pio. So­lo muy re­cien­te­men­te he en­con­tra­do chi­cos in­tere­sa­dos.

P. Su en­sa­yo ha­bla mu­cho de la eman­ci­pa­ción mas­cu­li­na, la lo­sa de la vi­ri­li­dad, el fe­mi­nis­mo co­mo una aven­tu­ra co­lec­ti­va...

R. Y, aun así, me si­guen pre­gun­tan­do si odio a los hom­bres... Si lo hi­cie­se, Teo­ría King Kong se­ría mu­cho más bru­tal.

P. Su fa­mo­so pri­mer pá­rra­fo arran­ca: “Es­cri­bo pa­ra las feas, las vie­jas, las ca­mio­ne­ras, las frí­gi­das, las mal­fo­lla­das...”. Pe­ro la lis­ta con­ti­núa du­ran­te pá­gi­nas e in­clu­ye bá­si­ca­men­te a cual­quie­ra. In­clu­si­va has­ta con los pu­te­ros.

R. ¡To­tal! Lo es­cri­bí sa­lien­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.