Ne­tan­yahu: to­ca­do, pe­ro no hun­di­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Car­ga de pro­fun­di­dad

Co­mo de­cía el maes­tro de pe­rio­dis­tas Mi­guel Án­gel Bas­te­nier ha­ce 20 años en EL PAÍS, a Ben­ja­mín Ne­tan­yahu lo úni­co que le in­tere­sa es el po­der. En­ton­ces ocu­pa­ba por pri­me­ra vez el car­go de je­fe de Go­bierno, en un con­vul­so pe­rio­do tras el ase­si­na­to de Isaac Ra­bin que se pro­lon­gó de 1996 a 1999. Sue­le acha­car a la pren­sa y a la Ad­mi­nis­tra­ción, que con­si­de­ra in­fes­ta­das de iz­quier­dis­tas, el fra­ca­so de su pri­mer pro­yec­to po­lí­ti­co con­ser­va­dor.

Tu­vo que es­pe­rar una dé­ca­da an­tes de re­gre­sar a la re­si­den­cia ofi­cial del pri­mer mi­nis­tro en Jerusalén, que no ha aban­do­na­do has­ta aho­ra des­pués de tres vic­to­rias elec­to­ra­les con­se­cu­ti­vas. Su am­bi­ción no ocul­ta es su­pe­rar los 13 años de man­da­to que Da­vid Ben Gu­rion, pa­dre fun­da­dor del Es­ta­do de Is­rael, acu­mu­ló en el car­go. Un ob­je­ti­vo que pue­de con­su­mar al con­cluir la vi­gen­te le­gis- la­tu­ra, a fi­na­les del año que vie­ne, si la jus­ti­cia no lo im­pi­de. Pe­ro Ne­tan­yahu aca­ba de su­frir el ma­yor re­vés pa­ra sus ex­pec­ta­ti­vas de per­ma­nen­cia en el po­der con la re­co­men­da­ción po­li­cial de que sea impu­tado por frau­de y cohe­cho en dos in­ves­ti­ga­cio­nes. El in­for­me he­cho pú­bli­co el mar­tes por la bri­ga­da an­ti­co­rrup­ción es una car­ga de pro­fun­di­dad pa­ra el pres­ti­gio mo­ral del man­da­ta­rio, aun­que no aca­rrea con­se­cuen­cias pe­na­les. So­lo el fis­cal ge­ne­ral, Avi­chai Man­del­blit, pue­de acu­sar­le for­mal­men­te. Es­te ju­ris­ta mi­li­tar fue se­cre­ta­rio del Go­bierno de 2013 has­ta 2016, cuan­do el pri­mer mi­nis­tro le pu­so al fren­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co.

Los in­di­cios re­co­pi­la­dos du­ran­te más de un año de pes­qui­sas e in­te­rro­ga­to­rios es­tán do­cu­men­ta­dos en dos in­ves­ti­ga­cio­nes. La del ca­so 1.000 sos­tie­ne que Ne­tan­yahu y sus fa­mi­lia­res re­ci­bie­ron en­tre 2007 y 2016 lu­jo­sos re­ga­los —pu­ros ha­ba­nos Cohi­ba, cham­pán fran­cés o jo­yas— eva­lua­dos en cer­ca de un mi­llón de che­quels (230.000 eu­ros) de ma­nos, en­tre otros, del pro­duc­tor de Holly­wood Ar­non Mil­chan, quien pu­do re­ci­bir a cam­bio va­rios mi­llo­nes de dó­la­res en be­ne­fi­cios fis­ca­les.

Tam­bién ha si­do re­co­men­da­da su impu­tación por el lla­ma­do ca­so 2.000, que son­deó las co­ne­xio­nes del go­ber­nan­te con Ar­non Mo­ses, edi­tor del dia­rio Ye­dioth Ah­ro­noth, el de ma­yor cir­cu­la­ción en Is­rael, pa­ra con­tar con una co­ber­tu­ra fa­vo­ra­ble a sus in­tere­ses en con­tra­par­ti­da a me­di­das le­ga­les pa­ra fa­vo­re­cer la cir­cu­la­ción de ro­ta­ti­vo.

La Bol­sa de Tel Aviv ce­rró ayer con li­ge­ros avan­ces. Los mer­ca­dos ce­le­bran que la coa­li­ción de Go­bierno de seis par­ti­dos (con­ser­va­do­res, ul­tra­or­to­do­xos, na­cio­na­lis­ta) no se va­ya a des­mo­ro­nar. El mi­nis­tro de Educación, Naf­ta­li Ben­nett, y el de Ha­cien­da, Mos­he Kah­lon, ga­ran­ti­za­ron que sus res­pec­ti­vos par­ti­dos se­gui­rán apun­ta­lan­do al je­fe del Go­bierno.

Ne­tan­yahu lo si­gue ne­gan­do to­do. En su pri­mer ac­to pú­bli­co tras la re­co­men­da­ción po­li­cial ga­ran­ti­zó la es­ta­bi­li­dad del Ga­bi­ne­te y ta­chó el in­for­me en­via­do a la fis­ca­lía de “do­cu­men­to lleno de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.