No con­ti­nue­mos con el Bre­xit

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Co­mu­nes. Las ba­ro­ne­sas y los lo­res con­si­de­ran que es­ta ley tra­du­ce mal y pron­to 40 años de acer­vo co­mu­ni­ta­rio. Así, la va­lo­ra­ción de la ba­ro­ne­sa Tay­lor, pre­si­den­ta del co­mi­té cons­ti­tu­cio­nal de la Cá­ma­ra al­ta, ca­li­fi­có el pro­yec­to de ley co­mo “fun­da­men­tal­men­te de­fec­tuo­so de múl­ti­ples maneras”.

Tam­po­co la opinión pú­bli­ca lo tie­ne muy cla­ro y los me­dios pa­re­cen ha­cer exa­men de con- cien­cia: ¿se pro­du­ci­rá en al­gún mo­men­to el Bre­xit? ¿Es po­si­ble (y/o le­gí­ti­mo) cam­biar de pa­re­cer tras un re­fe­rén­dum? ¿Pue­den, en de­fi­ni­ti­va, los bri­tá­ni­cos vol­ver atrás en el tiempo? Las gen­tes de Ir­lan­da del Nor­te tam­po­co es­tán muy de acuer­do, cuan­do ape­nas se han cum­pli­do 20 años des­de el Acuer­do del Vier­nes San­to.

En el ori­gen del Bre­xit, du­ran- te su as­cen­so en la opinión pú­bli­ca, desem­pe­ñó un pa­pel cru­cial el fac­tor emo­ti­vo.

La nos­tal­gia de re­co­brar la in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal, ani­ma­da por el le­ma Ma­ke Bri­tain Great Again (vol­va­mos a ha­cer gran­de a Gran Bre­ta­ña) fun­cio­nó elec­to­ral­men­te. ¿Se pon­de­ró lo su­fi­cien­te es­te mo­tor del vo­to? A la vis­ta es­tá que, más de un año y medio des­pués de la vo­ta­ción, pe­rio­do du­ran­te el cual se de­bía ha­ber pues­to fin a la unión de Gran Bre­ta­ña con Eu­ro­pa, la situación dis­ta mu­cho de una con­clu­sión con­sen­sua­da y, so­bre to­do, efi­cien­te.

Si los bre­xi­ters so­bres­ti­ma­ron las po­si­bi­li­da­des de al­can­zar acuer­dos co­mer­cia­les con ter­ce­ros paí­ses, tam­bién sub­es­ti­ma­ron a la Unión Eu­ro­pea, que no es­tá fa­ci­li­tan­do la “sa­li­da del club”. Eu­ro­pa aprie­ta y fi­ja con­di­cio­nes es­tric­tas, qui­zá con la es­pe­ran­za de que Reino Uni­do las re­cha­ce y aca­be per­ma­ne­cien­do en la Unión.

Los me­ses se su­ce­den y la Cá­ma­ra de los Lo­res si­gue tra­mi­tan­do la “gran ley de sa­li­da de Eu­ro­pa”. Allí ve­mos que sus se­ño­rías proeu­ro­peas (que son ma­yo­ría en ella) es­tán pro­po­nien­do en­mien­da tras en­mien­da. Sin du­da, un du­ro y nue­vo gol­pe a lo que es­tá cla­ro que es una sa­li­da muy des­or­de­na­da.

Y así los días, con la opinión pú­bli­ca ago­ta­da con la cues­tión Bre­xit, el nue­vo li­bro del li­be­ral Nick Clegg se an­to­ja muy per­ti­nen­te: How To Stop Bre­xit (And Ma­ke Bri­tain Great Again).

Pe­ro qui­zá no sea tar­de; o, al me­nos, no de­ma­sia­do. Tal vez el pro­ble­ma aún pue­da re­ver­tir­se y evi­tar así una ma­yor rup­tu­ra so­cial y eco­nó­mi­ca pa­ra las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. De mo­men­to, sin que po­da­mos pre­ver al­go dis­tin­to, se­gui­re­mos abrien­do los ojos en la ciu­dad de Lon­dres pa­ra des­cu­brir que es­te mons­truo to­da­vía es­tá allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.