Jun­que­ras di­ce al Cons­ti­tu­cio­nal que es­tá pre­so por su ideo­lo­gía

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Oriol Jun­que­ras sos­tie­ne que es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va por su ideo­lo­gía in­de­pen­den­tis­ta. El ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha pe­di­do al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que re­vo­que la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo de en­viar­le a pri­sión. Su en­car­ce­la­mien­to, afir­ma la de­fen­sa de Jun­que­ras, es “una in­de­bi­da san­ción a su ideo­lo­gía, a sus creen­cias y a su orien­ta­ción po­lí­ti­ca”. El re­cur­so de am­pa­ro an­te el Cons­ti­tu­cio­nal es el pa­so pre­vio pa­ra que la de­fen­sa de Jun­que­ras pue­da ac­ce­der al Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos (TEDH).

La pri­sión pro­vi­sio­nal de­cre­ta­da por el juez del Su­pre­mo Pablo Lla­re­na el 2 de no­viem­bre vul­ne­ra los de­re­chos a la li­ber­tad de ex­pre­sión y a desa­rro­llar la ac­ción po­lí­ti­ca, ar­gu­men­ta Jun­que­ras. “No se es­tá en­jui­cian­do ex­clu­si­va­men­te la co­mi­sión de unos ilí­ci­tos pe­na­les, sino las ideas po­lí­ti­cas de mi re­pre­sen­ta­do”, de­nun­cia en el tex­to el abo­ga­do An­dreu van den Eyn­de.

El es­cri­to po­ne el acen­to en el con­tex­to po­lí­ti­co en el que se desa­rro­lla el pro­ce­so ju­di­cial. La cau­sa del Su­pre­mo, in­ci­de, es fru­to de “la cri­sis cons­ti­tu­cio­nal que ex­pe­ri­men­ta la re­la­ción Ca­ta­lu­ña-España”. El abo­ga­do sub­ra­ya que se ha im­pues­to una de­ter­mi­na­da in­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción se­gún la cual “no ca­bría si­quie­ra es­tar en desacuer­do con la Cons­ti­tu­ción” o “al­can­zar un pac­to po­lí­ti­co pa­ra rea­li­zar una con­sul­ta vin­cu­lan­te” análo­ga a la de Es­co­cia. “Pros­cri­bir el de­ba­te de ideas es in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia”, aña­de.

Jun­que­ras y el res­to de in­ves­ti­ga­dos por el Su­pre­mo “no han de­ja­do ni van a de­jar de ser in­de­pen­den­tis­tas, ni na­die pue­de exi­gir­les lo con­tra­rio”. Pe­se a las “dis­cre­pan­cias” ideo­ló­gi­cas, el abo­ga­do in­sis­te en que los ac­tos y dis­cur­sos del ex­vi­ce­pre­si­den­te “son los de una per­so­na pa­ci­fis­ta”. ría en­car­nar­la si­gue trans­pa­ren­te. La noticia es que Pe­dro Sán­chez cam­bia las re­glas in­ter­nas pa­ra con­tro­lar me­jor el par­ti­do. ¿Dón­de es­tá el pro­yec­to? ¿Dón­de es­tán las ra­zo­nes pa­ra que los es­pa­ño­les le en­car­guen el pró­xi­mo Go­bierno? De mo­men­to, los vo­tos del PP y del PSOE se fu­gan ha­cia Ciu­da­da­nos.

Pe­dro Sán­chez lle­gó pa­ra plan­tar ca­ra al Par­ti­do Po­pu­lar y ha vi­vi­do ado­sa­do a la de­re­cha. ¿Se­rá que ga­nó a Su­sa­na Díaz pa­ra apli­car el pro­gra­ma de Su­sa­na Díaz? En el con­flic­to ca­ta­lán ha va­li­da­do to­do lo que ha he­cho el Go­bierno sin una crí­ti­ca cuan­do a és­te se le ha ido la mano. La ra­zón na­cio­na­lis­ta se ha im­pues­to. Y la ten­ta­ción de la alian­za gre­mial con el PP con­tra los in­tru­sos, per­vi­ve. Cuan­do más se ne­ce­si­ta­ría al PSOE, re­sul­ta que no es­tá. Co­mo gran par­te de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea, di­cen al­gu­nos. Tris­te con­sue­lo. Y Po­de­mos si­gue bus­cán­do­se a sí mis­mo. Sí, el ca­so ca­ta­lán es­tá cam­bian­do el ma­pa po­lí­ti­co es­pa­ñol. Pa­ra peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.