Pa­so a la nue­va es­tre­lla del tea­tro y el ci­ne fran­cés

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Gus­to por la des­me­su­ra

una re­gla ge­ne­ral, pe­ro me pa­re­ce im­por­tan­te con­tar con lu­ga­res sub­ven­cio­na­dos que con­ti­núen sien­do la­bo­ra­to­rios don­de la bús­que­da de nuevas for­mas si­ga sien­do po­si­ble, sin te­ner que ge­ne­rar be­ne­fi­cios obli­ga­to­ria­men­te”. En reali­dad, ese pun­to de par­ti­da su­po­ne so­lo una ex­cu­sa pa­ra ha­blar de una de sus ob­se­sio­nes: la situación de una ju­ven­tud per­di­da en un mun­do do­mi­na­do por las fuer­zas del ca­pi­tal, que sue­le op­tar por la vio­len­cia co­mo so­lu­ción. “Mi tea­tro no es real­men­te vio­len­to. Ha­brá mú­si­ca fuer­te y lu­ces ce­ga­do­ras, pe­ro no hay sa­dis­mo”, in­ci­de Ma­caig­ne. “Me gus­ta la des­me­su­ra, pe­ro so­lo por­que quie­ro que el es­pec­ta­dor vi­va al­go pa­re­ci­do a un acon­te­ci­mien­to en el que su­ce­dan co­sas in­men­sas. En reali­dad, mi tea­tro se pa­re­ce bas­tan­te a una fies­ta”. Ha­bla Je­sús Cas­te­jón: “Fa­mi­lia de có­mi­cos, sí se­ñor. Mis pa­dres, don Ra­fael y do­ña Pe­pa, de­di­ca­ron to­da su vi­da al tea­tro. Zar­zue­la, sai­ne­te, Ar­ni­ches, Mu­ñoz Se­ca… Bor­da­ron to­do eso y se re­ti­ra­ron en 2008 con La le­yen­da del be­so, don­de ha­cían de pa­triar­cas gi­ta­nos. No­so­tros les sa­li­mos tam­bién de la fa­rán­du­la: Rafa y Nu­ria, mis her­ma­nos, y yo, al que le pi­có an­tes el bi­cho por­que soy el ma­yor. Cre­cí en­tre ca­jas, en el des­apa­re­ci­do Oa­sis, de Za­ra­go­za, don­de mis pa­dres ha­cían pa­re­ja có­mi­ca, y en el camerino me cui­da­ban los ma­ra­vi­llo­sos trans­for­mis­tas de la sala. Y Luis Lu­ce­na, el can­tan­te. Mu­chí­si­mos años más tar­de, a los 35, John Stras­berg me plan­teó pre­gun­tas cla­ve so­bre mi de­di­ca­ción. Fue el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo. Nu­ria siem­pre qui­so bai­lar. Di­ría que des­de los cua­tro años. Rafa, el pe­que­ño, tu­vo más du­das. Hi­zo vo­de­vi­les con Sa­za y mu­cha zar­zue­la, co­mo yo, has­ta que en­tró en el es­tu­dio de Juan Car­los Co­raz­za, y creo que Co­raz­za fue pa­ra él lo que Stras­berg pa­ra mí: dos guías”.

Sus obras sue­len pre­sen­tar un mun­do abo­ca­do a una des­truc­ción in­mi­nen­te, al bor­de del apo­ca­lip­sis o qui­zá de la re­vo­lu­ción. Él mis­mo lo lla­ma “tea­tro de pre­gue­rra”. “Mi ge­ne­ra­ción cre­ció du­ran­te la pos­gue­rra, ob­ser­van­do lo que su­ce­dió dé­ca­das atrás y re­fle­xio­nan­do so­bre ello. Mi tra­ba­jo re­fle­xio­na, más bien, so­bre lo que su­ce­de­rá en el fu­tu­ro. Y eso es al­go que pue­de dar mie­do”, ad­mi­te, vis­lum­bran­do “gran­des cam­bios” de ca­ra a un fu­tu­ro pró­xi­mo. “Pue­de que lo que di­go sue­ne tris­te, pe­ro en reali­dad sien­to mu­cha es­pe­ran­za. En el fon­do, ha­cer tea­tro siem­pre es una for­ma de trans­mi­tir es­pe­ran­za. Lo mis­mo pue­de de­cir­se so­bre el ar­te en ge­ne­ral”, opi­na.

Ma­caig­ne de­bu­tó a los 25 años a me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da. Des­de en­ton­ces, ha di­ri­gi­do ocho obras, in­clu­yen­do re­lec­tu­ras li­bé­rri­mas de clá­si­cos co­mo Ham­let, Don Juan o El idio­ta. En el pa­sa­do

Don Ra­fael Cas­te­jón y do­ña Pe­pa Ro­sa­do, me cuen­ta, “ha­bían si­do au­tén­ti­cos có­mi­cos de la le­gua, co­mo los que tan bien re­tra­tó Fer­nán Gó­mez en El via­je a nin­gu­na par­te. Cuan­do eran jó­ve­nes, re­co­rrían España en aque­llas com­pa­ñías don­de las mu­je­res iban en ca­rro y los hom­bres an­dan­do. O, eso lo re­cuer­do yo, en va­go­nes de ter­ce­ra, y en al­gu­nos lu­ga­res se que­da­ban por­que no se po­dían mar­char. En Mé­ri­da, fue­ron pa­ra una se­ma­na y aca­ba­ron ha­cien­do tem­po­ra­da pa­ra ver si en­tra­ba di­ne­ro y po­dían pa­gar las pen­sio­nes. To­das esas au­sen­cias las vi­vía­mos con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad: era lo que to­ca­ba. ¡Ima­gí­na­te un año en­te­ro de gi­ra por Amé­ri­ca! Mi pa­dre in­ten­tó di­sua­dir­me de ser có­mi­co, con lo de ‘pan pa­ra hoy, ham­bre pa­ra ma­ña­na’, pe­ro lo de­cía con la bo­ca pe­que­ña. Y a mí me en­can­ta­ba la zar­zue­la, ha­cien­do ca­si siem­pre de te­nor có­mi­co. Un día eras un pa­le­to y al si­guien­te, ca­pi­tán de los Ter­cios de Flan­des. Esa fue mi es­cue­la”.

Es un placer es­cu­char a Je­sús ha­blan­do de sus pa­dres. “Mi ma­dre era vo­ca­ción pu­ra. Fes­ti­val de Oto­ño de Pa­rís re­pre­sen­tó tres pie­zas a la vez, pri­vi­le­gio ha­bi­tual­men­te re­ser­va­do a una mi­no­ría de va­cas sa­gra­das. En 2017, tam­bién es­tre­nó dos pe­lí­cu­las co­mo ac­tor —por ejem­plo, su pri­me­ra co­me­dia co­mer­cial, la re­cien­te C’est la vie— y en­ca­de­nó tres ro­da­jes, en­tre ellos, E-book, lo nue­vo de Oli­vier As­sa­yas, don­de com­par­te pro­ta­go­nis­mo con Ju­liet­te Bi­no­che.

“Ne­ce­si­to tra­ba­jar y crear. No ten­go una re­la­ción com­pul­si­va con mi tra­ba­jo, aun­que es ver­dad que no sue­lo mar­char­me mu­cho de va­ca­cio­nes”, son­ríe. En to­dos sus pro­yec­tos, pa­re­ce in­ter­pre­tar va­ria­cio­nes de un mis­mo per­so­na­je: un per­de­dor en­tra­ña­ble, de­pre­si­vo pe­ro en­ter­ne­ce­dor. En el tea­tro, en cam­bio, pa­re­ce es­tar bas­tan­te más en­fa­da­do. “En mi vi­da co­ti­dia­na no me sien­to co­lé­ri­co, pe­ro, cuan­do ha­go una obra, es pa­ra ex­pre­sar una idea e in­ten­tar que las co­sas cam­bien”, con­clu­ye. Era pe­que­ña, pe­ro en es­ce­na cre­cía y arra­sa­ba con to­do. Una de sus fra­ses que más re­cuer­do era ‘yo no sé en­sa­yar’. Sabía lo que te­nía que ha­cer, y sin pú­bli­co no le veía sen­ti­do, pe­ro ama­ba to­dos y ca­da uno de los mo­men­tos del tea­tro. Mi pa­dre es­ta­ba en el es­ce­na­rio co­mo en el sa­lón de ca­sa, y le pa­sa­ba co­mo a ella: cla­va­ba ca­da es­ce­na, aun­que con buen pú­bli­co cre­cía lo in­de­ci­ble. Eran có­mi­cos de ra­za que ne­ce­si­ta­ban el in­ter­cam­bio, la res­pues­ta”.

Le pre­gun­to por sus me­jo­res con­se­jos: “El pri­me­ro fue un con­se­jo-bron­ca, cuan­do lle­gué tar­de. Nues­tro pa­dre no to­le­ra­ba eso. Me di­jo: ‘Tú pue­des lle­gar tar­de a cual­quier tra­ba­jo, me­nos a ope­rar a un pa­cien­te y a te­lón le­van­ta­do’. Nues­tra ma­dre no era de dar con­se­jos, pe­ro cuan­do qui­se ‘de­di­car­me a es­to’, co­mo de­cían, fue quien más me apo­yó. Y siem­pre re­cor­da­ré el mon­ta­je de El ni­ño ju­dío, don­de coin­ci­di­mos los tres her­ma­nos. Es­ta­ba des­bor­da­da, or­gu­llo­sí­si­ma. Y don Ra­fael ni te cuen­to. Sí, es­tá sien­do una bue­na vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.