Guin­dos de­fien­de que ser mi­nis­tro no me­nos­ca­ba la in­de­pen­den­cia del BCE

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Los ban­cos cen­tra­les no na­cie­ron in­de­pen­dien­tes: se les im­pu­so esa in­de­pen­den­cia, tan­to del po­der po­lí­ti­co co­mo del po­der fi­nan­cie­ro. En el ca­so de Ale­ma­nia, li­te­ral­men­te: Berlín prohi­bió por ley las in­je­ren­cias po­lí­ti­cas en el Bun­des­bank tras la se­gun­da gue­rra mun­dial. Es­ta­dos Uni­dos sue­le apos­tar por téc­ni­cos y aca­dé­mi­cos en la Re­ser­va Fe­de­ral; des­con­fía de los po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les y de los al­tos eje­cu­ti­vos de la gran ban­ca (el le­gen­da­rio Paul Volc­ker lle­gó a car­gar di­rec­ta­men­te con­tra “el eterno lobby de Wall Street”).

“Aun­que yo no he si­do nun­ca par­la­men­ta­rio en España ni he ido ja­más en una lis­ta elec­to­ral, sí quie­ro de­fen­der que ha­ber for­ma­do par­te de un Go­bierno o man­te­ner una de­ter­mi­na­da ads­crip­ción po­lí­ti­ca no su­po­ne me­nos­ca­bar la in­de­pen­den­cia de las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias”, di­jo Guin­dos an­te los eu­ro­dipu­tados, du­ran­te su in­ter­ven­ción pre­via a las pre­gun­tas de los eu­ro­dipu­ta- dos. El mi­nis­tro sub­ra­yó el pa­pel fun­da­men­tal del BCE en la sa­li­da de la cri­sis. Pe­ro aña­dió que es ne­ce­sa­ria “una vi­sión global”, y pa­ra ello de­fen­dió su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, con al­tos car­gos en el sec­tor pú­bli­co des­los no­ven­ta, y en el pri­va­do, tan­to en Leh­man Brot­hers y No­mu­ra (ban­ca de in­ver­sión) co­mo enBMN(ban­ca co­mer­cial), AB Ase­so­res o Pri­ceWa­te­rhou­seCoo­pers.

España y Guin­dos son cla­ros fa­vo­ri­tos pa­ra ha­cer­se con el nú- Una re­vul­si­va pis­ta de fu­tu­ro pa­ra aca­bar con las cri­sis ban­ca­rias es el de­ba­te so­bre el “di­ne­ro pú­bli­co se­gu­ro” re­cién in­tro­du­ci­do en España des­de la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so so­bre la cri­sis fi­nan­cie­ra.

Va­le la pe­na leer al de­ta­lle las in­ter­ven­cio­nes ya pro­du­ci­das. Va ha­bien­do de to­do: dis­cur­sos com­pla­cien­tes (Luis de Guin­dos), de­po­si­cio­nes au­to­crí­ti­cas (Pe­dro Sol­bes), de­fen­sas de y tú más (Ro­dri­go Ra­to) y da­tos y aná­li­sis de in­te­rés (un po­co en to­dos).

Y, en el tex­to in­te­lec­tual­men­te más su­ge­ren­te (aun­que po­lé­mi­co), la re­fe­ren­cia a las pro­pues­tas de la es­cue­la bri­tá­ni­ca Po­si­ti­ve Mo­ney, par­ti­da­ria de un di­ne­ro pú­bli­co di­gi­tal mo­no­po­li­za­do por los ban­cos cen­tra­les, que apun­tó el ex­go­ber­na­dor Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Ordóñez (MAFO, el 7-11-2017).

MAFO am­plía aho­ra la hi­pó­te­sis. Su­gie­re ex­ten­der a em­pre­sas y a fa­mi­lias “el po­der [de] de­po­si­tar su di­ne­ro en el ban­co central” —en nues­tro ca­so el BCE—, fa­cul­tad hoy re­ser­va­da a los ban­cos pri­va­dos. me­ro dos del BCE. El mi­nis­tro cuen­ta con el res­pal­do de Ale­ma­nia y Ho­lan­da, y el apoyo ex­plí­ci­to in­clu­so de va­rios Go­bier­nos so­cia­lis­tas (Por­tu­gal, Es­lo­va­quia y Mal­ta). Guin­dos rei­te­ró ayer que tie­ne los vo­tos ne­ce­sa­rios. Pe­ro an­tes de­be su­pe­rar el exa­men de la Eu­ro­cá­ma­ra, que emi­ti­rá un dic­ta­men con­sul­ti­vo.

Los mi­nis­tros de Fi­nan­zas del eu­ro vo­ta­rán el pró­xi­mo 19 de fe­bre­ro. Al día si­guien­te, el Eco­fin (los mi­nis­tros eco­nó­mi­cos de to­da la UE) emi­ti­rá una re­co­men­da­ción pa­ra la cum­bre de mar­zo. Y ahí, los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno to­ma­rán la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va, por ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da si ha­ce fal­ta vo­tar.

La Eu­ro­cá­ma­ra exa­mi­nó a Guin­dos a puer­ta ce­rra­da. Guin­dos es­pe­ra­ba una au­dien­cia du­ra, tan­to por su con­di­ción de mi­nis­tro co­mo, so­bre to­do, por­que el Par­la­men­to Eu­ro­peo lle­va se­ma­nas en­fa­ti­zan­do en la ne­ce­si­dad de au­men­tar el nú­me­ro de mu­je­res en Fránc­fort. Guin­dos pa­só de pun­ti­llas por esos dos obs­tácu­los. Y ba­li­zó su dis­cur­so con cla­ri­dad con un buen pu­ña­do de ar­gu­men­tos.

Uno: “España de­be re­cu­pe­rar

Pa­ra ga­ran­ti­zar que es­tos de­vuel­van siem­pre el di­ne­ro a sus de­po­si­tan­tes, el Es­ta­do le pro­te­ge “con un nú­me­ro de pri­vi­le­gios ab­so­lu­ta­men­te ex­cep­cio­na­les”: ase­gu­ra sus de­pó­si­tos, les ga­ran­ti­za li­qui­dez, les in­yec­ta ca­pi­tal pú­bli­co, les exi­me de re­gu­la­cio­nes so­bre la com­pe­ten­cia (El fu­tu­ro de la ban­ca, blog Ágo­ra; www.fun­da­cio­na­re­ces.es).

Pe­ro el di­ne­ro, ya di­gi­tal, de­po­si­ta­do por to­dos en los ban­cos cen­tra­les no ne­ce­si­ta­ría esa pro­tec­ción, por­que se­ría real, no una pro­me­sa de los in­ter­me­dia­rios. “Las cri­sis ban­ca­rias ya no po­drían pro­du­cir­se, con lo que los ciu­da­da­nos de­ja­rían de su­frir y pa­gar su cos­te”, ex­plo­ra. Aca­rrea­ría otras mu­chas ven­ta­jas y plan­tea­ría nuevas in­cóg­ni­tas, apun­ta.

Hay an­te­ce­den­tes en una pro­pues­ta aca­dé­mi­ca al pre­si­den­te Fran­klin Roo­se­velt. Fa­lló por­que no se dis­po­nía de la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria: el tra­jín de bi­lle­tes era analó­gi­co.

Pe­ro la ac­tual re­vo­lu­ción fi­nan­cie­ra di­gi­tal po­dría pres­tar­le in­ten­den­cia. Co­mo apun­ta el pro­fe­sor José Ma­nuel Gon­zá­lez Pá­ra­mo en pe­so en la UE”. Dos: “España ha to­ma­do en los úl­ti­mos años me­di­das muy di­fí­ci­les en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y ha he­cho re­for­mas que han ayu­da­do a me­jo­rar la trans­mi­sión de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria”. Tres: “Siem­pre he de­fen­di­do la in­de­pen­den­cia de los or­ga­nis­mos in­de­pen­dien­tes, a cam­bio de res­pon­sa­bi­li­dad, con­trol par­la­men­ta­rio y trans­pa­ren­cia”, pe­se a que en el Ban­co de España se le cri­ti­can tan­to los nom­bra­mien­tos co­mo el fé­rreo con­trol que man­tu­vo so­bre esa ins­ti­tu­ción du­ran­te la cri­sis. Cua­tro: “En 2012, cuan­do España per­dió la si­lla en el BCE, se ha­bía per­di­do pres­ti­gio y repu­tación; aho­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la cre­ce, la pri­ma de ries­go ha ba­ja­do, hay su­pe­rá­vit por cuen­ta co­rrien­te y no hay ras­tro de bur­bu­jas in­mo­bi­lia­rias y de cré­di­to”.

Y, so­bre to­do, cin­co: “La ban­ca es­pa­ño­la ha me­jo­ra­do en es­tos seis años [con él co­mo mi­nis­tro] con un au­men­to de pro­vi­sio­nes, una me­jo­ría en los re­sul­ta­dos y un sa­nea­mien­to sin pre­ce­den­tes". Guin­dos re­cal­ca que el pues­to de vi­ce­pre­si­den­te ejer­ce la­bo­res de su­per­vi­sión ma­cro­pru­den­cial so­bre el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. sus con­fe­ren­cias, con­gre­ga fe­nó­me­nos co­mo la in­ter­co­nec­ti­vi­dad (mó­vil y mo­vi­li­dad); big da­ta; nuevas pla­ta­for­mas que los al­ma­ce­nan y pro­ce­san; nue­vos ju­ga­do­res: fin-tech (com­pa­ñías de pa­gos) y tech-fin (tec­no­ló­gi­cas me­ti­das a ban­que­ros) (Rein­ven­tar la ban­ca, Aca­de­mia de Cien­cias Mo­ra­les y Po­lí­ti­cas, 14-6-2016).

Es­te exe­je­cu­ti­vo del BCE ejer­ce hoy de in­te­lec­tual del BBVA, el ban­co es­pa­ñol más des­pier­to en es­tas li­des. El BBVA/Re­search pu­bli­có un pa­per co­ne­xo —Mo­ne­das di­gi­ta­les emi­ti­das por los ban­cos cen­tra­les (17-05)— fa­vo­ra­ble a “una es­tra­te­gia de prue­ba gra­dual”.

Un en­fo­que ra­di­cal en es­te de­ba­te es el que sos­tie­nen los ban­que­ros al­ter­na­ti­vos agru­pa­dos en el seu­dó­ni­mo Jo­nat­han McMi­llan: los prés­ta­mos en­tre par­ti­cu­la­res; las nuevas pla­ta­for­mas des­cen­tra­li­za­das; el es­tric­to con­trol de clien­tes y la ve­ri­fi­ca­ble pun­tua­ción de cré­di­to fa­vo­re­ci­dos por In­ter­net, y, en fin, la abun­dan­te li­qui­dez dis­po­ni­ble en el mer­ca­do po­si­bi­li­ta­rían El fin de la ban­ca (Tau­rus, 2018). Y, pues, el sur­gi­mien­to de la pos­ban­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.