Los vai­ve­nes de Trump fren­te al ré­gi­men de El Asad

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Po­si­bles san­cio­nes

Ha­ce al­go más de una se­ma­na, Do­nald Trump de­fen­día re­ti­rar a las tro­pas de Es­ta­dos Uni­dos de Si­ria y la­men­ta­ba que Washington so­lo ha­ya sa­ca­do “muer­te y destrucción” de Orien­te Pró­xi­mo. En la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, el pre­si­den­te or­de­nó un ata­que mi­li­tar con­tra el ré­gi­men de Ba­char el Asad. Los dos acon­te­ci­mien­tos re­ve­lan la am­bi­va­len­cia de­trás de la po­lí­ti­ca de Trump en el país ára­be. Del ais­la­cio­nis­mo a la con­tun­den­cia bé­li­ca.

El bom­bar­deo de EE UU, Reino Uni­do y Fran­cia a instalaciones de ar­ma­men­to quí­mi­co del ré­gi­men sirio es con­se­cuen­cia del ata­que tó­xi­co del pa­sa­do 7 de abril en Du­ma, que Washington atri­bu­ye a Damasco. Ha­ce un año, Trump au­to­ri­zó el bom­bar­deo a una base mi­li­tar si­ria en re­pre­sa­lia por una ofen­si­va con armas químicas que ma­tó a 86 per­so­nas en la ciudad de Jan Shei­jun. Y ame­na­zó con que no se que­da­ría de bra­zos cru­za­dos an­te atro­ci­da­des si­mi­la­res en la san­grien­ta gue­rra ci­vil si­ria, que ha cau­sa­do cientos de mi­les de muer­tes des­de 2011.

El cas­ti­go mi­li­tar deWas­hing­ton en abril de 2017 bus­ca­ba evi­tar que El Asad usa­ra de nue­vo ar­ma­men­to quí­mi­co, tal y co­mo se com­pro­me­tió en 2013 en un acuer­do aus­pi­cia­do por EE UU y Rusia que evi­tó a úl­ti­ma ho­ra un ata­que del Go­bierno de Ba­rack Oba­ma con­tra el Ejér­ci­to sirio. Un año des­pués, es evi­den­te que no se ha cumplido lo pac­ta­do.

Brett Bruen, que tra­ba­jó co­mo responsable de co­mu­ni­ca­ción glo­bal de la Ca­sa Blan­ca de Oba­ma en­tre 2013 y 2015, de­fien­de la in­ter­ven­ción or­de­na­da por Trump, pe­ro pi­de es­ta­ble­cer una es­tra­te­gia de­fi­ni­da y con­si­de­ra que Es­ta­dos Uni­dos so­lo ten­drá éxi­to si se re­do­bla la pre­sión di­plo­má­ti­ca a Si­ria y Rusia. “De lo con­tra­rio, em­peo­ra­rá nues­tra po­si­ción y la si­tua­ción so­bre el te­rreno”, es­cri­be en un co­rreo elec­tró­ni­co en re­fe­ren­cia a EE UU. Bruen, que aho­ra li­de­ra una con­sul­to­ra in­ter­na­cio­nal, sos­tie­ne que, des­pués de que el bom­bar­deo de 2017 no evi­ta­ra nue­vos ata­ques químicos por par­te de El Asad, Washington de­be de­mos­trar su dis­po­si­ción a adop­tar “ac­cio­nes fuer­tes y sos­te­ni­das”. Al mar­gen de la ac­tua­ción mi­li­tar, apues­ta por im­po­ner san­cio­nes a Mos­cú si no re­ba­ja su apo­yo a Damasco, es­ta­ble­cer una zo­na de ex­clu­sión aérea en Si­ria y des­ple­gar a su­per­vi­so­res que in­ves­ti­guen abu­sos de de­re­chos hu­ma­nos. “Si ese tra­ba­jo es obs­trui­do, el mun­do de­be­ría es­tar pre­pa­ra­do pa­ra que se gol­pee ca­da vez más ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos del ré­gi­men”, se­ña­la.

Mu­chos, sin em­bar­go, ven errores del pa­sa­do en el la­be­rin­to sirio. El an­ti­guo ase­sor de Oba­ma cree que el ex­pre­si­den­te se equi­vo­có al no lanzar un ata­que mi­li­tar en 2013 co­mo pro­me­tió si el ré­gi­men usa­ba armas químicas. “Po­día­mos y de­be­ría­mos ha­ber fre­na­do a El Asad”, di­ce.

En la pre­pa­ra­ción de la res­pues­ta mi­li­tar al uso de gas tó­xi­co en Du­ma, el Pen­tá­gono ha­bía abo­ga­do an­te Trump por una ac­ción más con­tun­den­te que en 2017, pe­ro ad­vir­tió del ries­go de desatar una “es­ca­la­da” que pu­die­ra lle­var a Rusia e Irán, los prin­ci­pa­les aliados de Si­ria, a to­mar re­pre­sa­lias con­tra Es­ta­dos Uni­dos. El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se op­tó por una ofen­si­va li­mi­ta­da ba­jo la ame­na­za de re­pe­tir­la si hay nue­vos ca­sos de uso de ga­ses tó­xi­cos con­tra ci­vi­les.

“Ni el ata­que ha­rá caer a El Asad, ni me­jo­ra­rá las op­cio­nes de los re­bel­des de man­te­ner los feu­dos que aún con­ser­van, ni so­lu­cio­na­rá la tra­ge­dia hu­ma­ni­ta­ria a la que asis­te con frus­tra­ción la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”, va­ti­ci­na Car­les Cas­te­lló-Cat­chot, ex­per­to en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal en EE UU.

El bom­bar­deo de 2017 fue un he­cho ex­cep­cio­nal. No cam­bió la de­li­ca­da es­tra­te­gia de Washington en Si­ria: la lu­cha mi­li­tar es con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, en sus si­glas in­gle­sas) y el apo­yo, muy­tí­mi­do, a una hi­po­té­ti­ca sa­li­da de El Asad del po­der. El re­sul­ta­do ha si­do que el ré­gi­men de Damasco ha afian­za­do sus do­mi­nios en el país ba­jo el apo­yo de la avia­ción ru­sa. Mien­tras la cam­pa­ña mi­li­tar de Es­ta­dos Uni­dos, ini­cia­da en 2014, ha diez­ma­do ca­si por com­ple­to al ISIS.

La gran in­cóg­ni­ta aho­ra es si el nue­vo ata­que mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se al­te­ra­rá la ecua­ción de Washington en el pol­vo­rín sirio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.