“Re­cha­zo de plano que Es­lo­va­quia es­té go­ber­na­da por la ma­fia”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La úni­ca ra­zón por la que Pe­ter Pe­lle­gri­ni (Bans­ka Bys­tri­ca, Es­lo­va­quia, 1975) se ha con­ver­ti­do apre­su­ra­da­men­te en pri­mer mi­nis­tro es el asesinato en fe­bre­ro del pe­rio­dis­ta de investigación Jan Ku­ciak y de su pa­re­ja. El ve­te­rano lí­der so­cia­lis­ta que di­ri­gía Es­lo­va­quia has­ta ha­ce un mes, Ro­bert Fi­co, tu­vo que di­mi­tir tras la fuer­te pre­sión so­cial que le exi­gía res­pon­sa­bi­li­da­des por el do­ble crimen y de­sig­nó a Pe­lle­gri­ni, nú­me­ro dos en su Go­bierno, pa­ra re­em­pla­zar­lo. Pe­se a la evi­den­cia de los he­chos, el nue­vo man­da­ta­rio se mues­tra vi­si­ble­men­te in­có­mo­do al ha­blar de un epi­so­dio que ha sa­cu­di­do la repu­tación de Es­lo­va­quia en el mun­do.

“Re­cha­zo de plano que Es­lo­va­quia sea un país go­ber­na­do por la ma­fia”, res­pon­de el lí­der es­lo­va­co du­ran­te una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a un gru­po de pe­rió­di­cos eu­ro- peos —en­tre ellos EL PAÍS— el pa­sa­do jue­ves en Bru­se­las. Pe­lle­gri­ni, de ros­tro afa­ble y mo­da­les sua­ves, re­cu­rre a un re­fres­co que tie­ne so­bre la me­sa y de­ja en­tre­ver su ma­les­tar por te­ner que dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre es­te os­cu­ro su­ce­so. “Es­lo­va­quia es un país pro­fun­da­men­te de­mo­crá­ti­co, con to­dos los equi­li­brios de po­der, y es­ta cri­sis se ha re­suel­to res­pe­tan­do to­dos los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos”, ar­gu­men­ta du­ran­te un encuentro ce­le­bra­do en me­dio de una apre­ta­da agen­da. El pri­mer mi­nis­tro acu­dió por pri­me­ra vez a Bru­se­las pa­ra re­unir­se con los pre­si­den­tes del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, y de la Co­mi­sión, Jean-Clau­de Junc­ker, así co­mo con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OTAN, Jens Stol­ten­berg.

Aun con to­dos los re­ce­los, el nue­vo di­ri­gen­te de es­te pe­que­ño país del Es­te es consciente de que no pue­de ig­no­rar el asesinato de un re­por­te­ro que in­ves­ti­ga­ba las pre­sun­tas co­ne­xio­nes de un gru­po ma­fio­so ita­liano con al­tos car­gos del po­der es­lo­va­co pa­ra mal­ver­sar fon­dos eu­ro­peos. “Mi pri­me­ra ta­rea es re­cons­truir la ima­gen de Es­lo­va­quia. Ha­ré to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que la gen­te no de­fi­na al país de ma­ne­ra in­jus­ta. Ocu­pa­mos el pues­to nú­me­ro 17 en la cla­si­fi­ca­ción mun­dial de li­ber­tad de pren­sa [del ín­di­ce que ela­bo­ra la or­ga­ni­za­ción Re­por­te­ros sin Fron­te­ras]. Y con­ti­nua­mos en­tre los pri­me­ros paí­ses en cues­tio­nes de se­gu­ri­dad”, ale­ga.

Pre­gun­ta­do por la fal­ta de re­sul­ta­dos de la investigación, que has­ta aho­ra no ha da­do con nin­gún sos­pe­cho­so del do­ble asesinato, el di­ri­gen­te es­lo­va­co re­pli­ca: “No hay nin­gu­na in­ter­fe­ren­cia po­lí­ti­ca en la investigación. Co­mo pri­mer mi­nis­tro, estoy in­for­ma­do de las ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas que tie­nen, pa­ra sa­ber si tie­nen to­do lo que ne­ce­si­tan. No quie­ro sa­ber el con­te­ni­do de la investigación”, re­cal­ca.

“Sien­to que los he­chos ha­yan ido cua­tro días por de­lan­te de no­so­tros. El pro­ble­ma es que el asesinato ocu­rrió un miér­co­les pe­ro se co­no­ció el do­min­go si­guien­te. Es de­ma­sia­do. To­do es­to es muy sen­si­ble, a ve­ces los res­pon­sa­bles son lo­ca­li­za­dos en días o en se­ma­nas. Otras ve­ces lle­va años. Y es­to no tie­ne na­da que ver con quién

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.