CLAVES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El co­mi­sa­rio Kur­tWa­llan­der col­gó el te­lé­fono y mi­ró por la ven­ta­na. Llo­vía so­bre Ys­tad, su­mi­da ya en las ti­nie­blas de no­viem­bre. La lla­ma­da de Es­to­col­mo le ha­bía in­quie­ta­do. 18 mu­je­res acu­sa­ban de abu­sos se­xua­les a uno de los per­so­na­jes más co­no­ci­dos de la ciu­dad, el di­rec­tor ar­tís­ti­co J. C.

Era so­lo el prin­ci­pio. La es­po­sa de J. C., K., era miem­bro de la Aca­de­mia Sue­ca, la pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción que otor­ga el No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Y el ma­tri­mo­nio di­ri­gía un cen­tro que ha­bría re­ci­bi­do cuan­tio­sas ayu­das de la Aca­de­mia de for­ma po­co éti­ca. J. C. uti­li­zó las de­pen­den­cias de la Aca­de­mia pa­ra asal­tar a va­rias mu­je­res. Y, pa­ra col­mo, J. C. ha­bría fil­tra­do los nom­bres de al­gu­nos ga­na­do­res del No­bel an­tes de que se hi­cie­ran pú­bli­cos. Es­to ex­pli­ca­ría los mis­te­rio­sos mo­vi­mien­tos en al­gu­nas ca­sas de apues­tas en vís­pe­ras de la con­ce­sión del pre­mio.

K. de­fien­de a su ma­ri­do y se nie­ga a de­jar la Aca­de­mia. Con lo que se en­fren­ta a la se­cre­ta­ria per­ma­nen­te, S., em­pe­ña­da en lim­piar la Aca­de­mia y la pri­me­ra mu­jer en ocu­par el car­go des­de su crea­ción en 1786. El res­to de miem­bros es­tán di­vi­di­dos. Tras lar­gas dis­cu­sio­nes, S. con­si­gue la re­nun­cia de K., pe­ro pa­gan­do un al­to pre­cio: su pro­pio sa­cri­fi­cio. Una tar­de de abril, las ma­jes­tuo­sas puer­tas de la Aca­de­mia se abren. Apa­re­ce S. ves­ti­da de blan­co y ne­gro y con un ra­mo de flo­res. Fren­te a los fla­ses y las cá­ma­ras, anun­cia su di­mi­sión. Sus ojos ar­den, pe­ro su ros­tro per­ma­ne­ce gé­li­do.

El des­con­cier­to se apo­de­ra del país. El rey de­be­rá in­ter­ve­nir. Por sus pro­pios es­ta­tu­tos, la Aca­de­mia que­da inope­ra­ti­va ya que so­lo que­dan en ac­ti­vo 11 de sus 18 miem­bros y se ne­ce­si­ta un mí­ni­mo de 12 pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Wa­llan­der vuel­ve a mi­rar fue­ra y sus­pi­ra…

Es­te po­dría ser el ini­cio de una no­ve­la pós­tu­ma de Hen­ning Man­kell, ba­sa­da en los luc­tuo­sos he­chos ocu­rri­dos en la Aca­de­mia Sue­ca es­tos úl­ti­mos me­ses.

Y es­ta po­dría ser la con­clu­sión de la no­ve­la: la co­rrup­ción no es­tá en el ADN de un país. Ani­da en to­dos los gru­pos ce­rra­dos que to­man de­ci­sio­nes opa­cas, ya sean los ex­qui­si­tos círcu­los cul­tu­ra­les de Es­to­col­mo o los pe­des­tres con­tu­ber­nios de cons­truc­to­res y po­lí­ti­cos de nues­tras la­ti­tu­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.