Ni es mul­ti­la­te­ra­lis­mo, ni hay es­tra­te­gia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Una asép­ti­ca ope­ra­ción de cas­ti­go a El Asad por EE UU, Reino Uni­do y Fran­cia ha crea­do el es­pe­jis­mo de que el or­den li­be­ral in­ter­na­cio­nal es­tá de re­gre­so. Pe­ro no. Ni Trump vol­ve­rá al re­dil del mul­ti­la­te­ra­lis­mo ni es el prin­ci­pio de una gran amis­tad en­tre los eu­ro­peos y Was­hing­ton pa­ra ga­nar la ba­ta­lla a Pu­tin.

Es­to no es mul­ti­la­te­ra­lis­mo: una ac­ción coor­di­na­da con­for­me a de­re­cho in­ter­na­cio­nal y ba­jo el pa­ra­guas de una ins­ti­tu­ción mul­ti­la­te­ral, en es­te ca­so Na­cio­nes Uni­das. Por ejem­plo, el pac­to nu­clear con Irán, o el acuer­do del Cli­ma de Pa­rís: pre­ci­sa­men­te los que Trump ha boi­co­tea­do. Por más que se em­pe­ñe el pre­si­den­te Ma­cron, aun­que con­si­de­re­mos es­te ti­po de ope­ra­cio­nes ex­prés co­mo le­gí­ti­mas, in­clu­so inevi­ta­bles, son sen­ci­lla­men­te ile­ga­les, o co­mo mí­ni­mo ale­ga­les. A me­nos que pen­se­mos que Ru­sia y Chi­na, con­tra­rias a es­ta in­ter­ven­ción, no cuen­tan.

Es­to es una coa­li­ción ad hoc y vie­ne de las pre­si­den­cias de Clin­ton, Bush, pa­dre e hi­jo, y Oba­ma, ha­bi­tual­men­te jun­to a Fran­cia, Reino Uni­do y una lar­ga lis­ta de alia­dos: bom­bar­deos se­lec­ti­vos y pi­ro­tec­nia me­diá­ti­ca, a ve­ces for­zan­do un cam­bio de ré­gi­men (Irak, Li­bia), pe­ro al fi­nal de­jan­do to­do em­pan­ta­na­do y efec­tos co­la­te­ra­les por el ca­mino. Ideal­men­te, los eu­ro­peos de­be­rían ten­der al mul­ti­la­te­ra­lis­mo, por­que sa­ben que da me­jo­res re­sul­ta­dos: ¿no es por es­to por lo que Europa se opo­ne al pro­tec­cio­nis­mo?

Es­te ma­tri­mo­nio a tres no irá muy le­jos: hay in­tere­ses dis­tin­tos y has­ta di­ver­gen­tes. Trump ga­na en te­rre­nos que na­da tie­nen que ver con la cau­sa hu­ma­ni­ta­ria. Así, gol­pea a Oba­ma en sus “lí­neas ro­jas” que no su­po de­fen­der en ve­rano de 2013; con­tra­rres­ta la ima­gen ais­la­cio­nis­ta; ex­hi­be múscu­lo jun­to a Ne­tan­yahu y los sau­díes fren­te a Irán; y pro­si­gue su pan­to­mi­ma con Pu­tin, con quien se re­par­te bi­la­te­ral­men­te car­tas e in­fluen­cias. El ata­que de Reino Uni­do y su des­qui­cia­da pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May —en la de­ri­va del Bre­xit y ya sin el apo­yo ase­gu­ra­do de la UE—, va cla­ra­men­te di­ri­gi­do no a El Asad, sino a Pu­tin, pa­ra ven­gar al es­pía Skry­pal. Fi­nal­men­te, a Ma­cron es­te alar­de de gran­deur —sin víc­ti­mas— le sir­ve pa­ra de­mos­trar que tie­ne el ga­ti­llo fá­cil, co­mo Sar­kozy y Ho­llan­de, y que Fran­cia pue­de li­de­rar. Con es­tas pre­mi­sas, di­fí­cil­men­te la UE avan­za­rá en una so­lu­ción po­lí­ti­ca pa­ra Si­ria, ni en la trans­for­ma­ción del or­den in­ter­na­cio­nal. No de la mano de una Ad­mi­nis­tra­ción ne­ga­cio­nis­ta del or­den li­be­ral, com­ple­ta­men­te es­qui­zo­fré­ni­ca, que des­pre­cia el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y que ca­re­ce igual­men­te de es­tra­te­gia.

Por ahí Europa aca­ba­rá ha­cien­do de ton­to útil del Ame­ri­ca First. Ma­cron y laUE ha­brían ga­na­do ca­pi­tal po­lí­ti­co si Fran­cia hu­bie­ra con­sul­ta­do con los de­más so­cios, no so­lo Ale­ma­nia, an­tes de bom­bar­dear, y no des­pués. Pa­ra eso se creó la Europa de la De­fen­sa en no­viem­bre. ¿Creen Mog­he­ri­ni y los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res que es­te ata­que re­lan­za­rá el pro­ce­so de Gi­ne­bra? Tehe­rán, Mos­cú o Da­mas­co no pien­san igual. Europa es­tá so­la; pe­ro po­dría unir­se, y te­ne­mos que in­ven­tar el ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.