Co­mey ca­li­fi­ca a Trump de “mo­ral­men­te in­ca­pa­ci­ta­do” pa­ra ser pre­si­den­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En la en­tre­vis­ta que con­ce­dió a la ca­de­na ABC, Co­mey ase­gu­ró que Trump es una “man­cha” pa­ra to­dos los que han tra­ba­ja­do o tra­ba­jan con él y un di­na­mi­ta­dor de las nor­mas y prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de Es­ta­dos Uni­dos. Co­mey tam­bién lo com­pa­ró con un je­fe de la ma­fia, co­mo ya ha­ce en su li­bro A Hig­her Lo­yalty (Una leal­tad ma­yor, de Fla­ti­ron Books), que sa­le hoy a la ven­ta y cu­yos ade­lan­tos ya han inun­da­do la pren­sa nor­te­ame­ri­ca­na. “Esa cul­tu­ra de li­de­raz­go [la de la ma­fia] me vie­ne cons­tan­te­men­te a la men­te cuan­do pien­so en la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump”, di­jo Co­mey, alu­dien­do a la eta­pa de su ca­rre­ra en que com­ba­tió el cri­men or­ga­ni­za­do en Nue­va York.

“Nues­tro pre­si­den­te de­be en­car­nar una fi­gu­ra de res­pe­to y ad­he­rir­se a los va­lo­res que es­tán en el nú­cleo de es­te país”, de­cla­ró Co­mey a la ABC. Con­si­de­ró que “lo más im­por­tan­te” en un pre­si­den­te es que di­ga la ver­dad y que Trump “no es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra eso”. “Es­tá in­ca­pa­ci­ta­do mo­ral­men­te pa­ra ser pre­si­den­te”, en­fa­ti­zó. “No com­pro es­tas co­sas de que él sea men­tal­men­te in­com­pe­ten­te o que es­té en eta­pas tem­pra­nas de de­men­cia”, aña­dió.

Con es­ta an­da­na­da con­tra Trump la ba­ta­lla en­tre am­bos se ha vuel­to ya un es­pec­tácu­lo de au­dien­cia ma­si­va. Y Co­mey po­dría ser el tes­ti­go es­tre­lla en ca­so de que el fis­cal es­pe­cial Ro­bert S. Mue­ller ter­mi­ne por lle­var a Trump a jui­cio en la in­ves­ti­ga­ción por obs­truc­ción a la jus­ti­cia en el ca­so de la su­pues­ta in­je­ren­cia de Ru­sia en la cam­pa­ña de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses de 2016.

Trump no es­pe­ró a la en­tre­vis­ta y des­de pri­me­ra ho­ra del do­min­go sol­tó to­do ti­po de car­gas en su Twit­ter con­tra Co­mey. “El res­ba­la­di­zo Ja­mes Co­mey, un hom­bre que aca­ba siem­pre mal y fue­ra de con­trol (no es in­te­li­gen­te). ¡Cae­rá co­mo el peor di­rec­tor del FBI de la historia co­mo mí­ni­mo!”, es­cri­bió. Y tam­bién: “Nun­ca le pe­dí leal­tad per­so­nal a Co­mey. Ni si­quie­ra co­no­cía a es­te ti­po. Es so­lo otra de sus mu­chas men­ti­ras. ¡Sus me­mo­ran­dos son de au­to­ser­vi­cio y fal­sos!”.

En es­ta oca­sión, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano no ha du­da­do en res­pal­dar a su pre­si­den­te y ha lan­za­do una pá­gi­na web pa­ra ata­car el li­bro con el nom­bre de “men­ti­ro­so Co­mey”. Des­de ahí, Trump y los re­pu­bli­ca­nos han tra­ta­do de re­du­cir el im­pac­to del li­bro, acu­san­do al ex­je­fe del FBI de fil­trar ma­te­rial cla­si­fi­ca­do y de ma­ne­jar de for­ma co­rrup­ta la in­ves­ti­ga­ción so­bre Clin­ton. En ese con­tex­to, Trump di­jo que Co­mey era co­mo “una bo­la de ba­bas men­ti­ro­sa” y di­jo que fue un “gran ho­nor” ha­ber­lo des­pe­di­do.

Co­mey fue des­pe­di­do en ma­yo de 2017 por Trump, ya en­ton­ces muy pre­sio­na­do por la lla­ma­da tra­ma ru­sa en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.