CAR­TAS AL DI­REC­TOR

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Una ma­rea ver­de de co­rre­do­res in­va­dió el pasado do­min­go Ma­drid en la V Ca­rre­ra con­tra el Cán­cer. El ac­to fue or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Con­tra el Cán­cer (AECC), con el ob­je­ti­vo de mos­trar el apo­yo de la so­cie­dad a la lu­cha con­tra es­ta en­fer­me­dad así co­mo se­guir avan­za­do en la in­ves­ti­ga­ción y en la pre­ven­ción. Di­cha ca­rre­ra ha con­ta­do con ré­cord de par­ti­ci­pa­ción: 17.000 dor­sa­les fren­te a los 3.500 en la pri­me­ra edición. Co­rra­mos por aque­llos que lu­cha­ron o por los que aún lu­chan, por­que no hay na­da me­jor que unir­nos con­tra lo que nos des­tro­za.— Mar­ta Men­cia Agua­do. Ma­drid. En la so­cie­dad feu­dal, los sier­vos de la gle­ba es­ta­ban uni­dos a un feu­do de tie­rra, es­cla­vos que se Sí, so­mos la ge­ne­ra­ción nar­ci­sis­ta, con­sen­ti­da y pe­re­zo­sa. Na­ci­mos sin In­ter­net y hoy no po­de­mos vi­vir sin él. Es­ta­mos har­tos de que nos pon­gáis eti­que­tas, que si la ge­ne­ra­ción X, cen­ten­nials. So­mos jó­ve­nes, in­quie­tos e ven­dían y trans­mi­tían a la vez que él. El do­mi­nio que el se­ñor ejer­cía so­bre la vo­lun­tad de la ple­be en el me­die­vo era ab­so­lu­to. Con el dis­cu­rrir de los si­glos, un nue­vo sis­te­ma ven­dría a per­fec­cio­nar la vie­ja so­cie­dad es­ta­men­tal: la web 3.0. Los an­ta­ño cau­ti­vos, aho­ra li­ber­tos, per­te­ne­cen a un se­ño­río di­gi­tal don­de el al­go­rit­mo ri­ge, con mano de hie­rro, la psi­que de mi­lla­res de per­so­nas; ju­ris­dic­ción en la cual sel­fies y amis­ta­des fic­ti­cias con­vi­ven en co­mu­nión pa­ro­xís­ti­ca, y don­de es po­si­ble ju­gar al bin­go sin sa­lir de in­con­for­mis­tas. Que­re­mos co­mer­nos el mun­do. Pe­ro su ac­ti­tud no ayu­da. De­jen de po­ner­nos nom­bres, de de­cir que nos pa­sa­mos el día en­gan­cha­dos a In­ter­net, que no mo­ve­mos un de­do y que so­mos la ge­ne­ra­ción del yo- la ca­ma al tiem­po que una piz­za mar­ga­ri­ta en­tra por tu ven­ta­na vía dron. Sin em­bar­go, en es­te oa­sis-có­di­go de jú­bi­lo vir­tual in­fi­ni­to, quien sí tie­ne los pies y el jui­cio en la reali­dad es el se­ñor del Big Da­ta; due­ño ab­so­lu­to de las tie­rras di­gi­ta­les, al que ha­bre­mos de ren­dir cuen­tas.— F. Ja­vier San­tos. Por­to do Son (A Co­ru­ña). El de­seo so­cial de ob­te­ner to­dos los pro­duc­tos in­no­va­do­res del yo-yo. Así que de­jen de echar pie­dras so­bre nues­tro te­ja­do. Es­ta­mos hi­per­co­nec­ta­dos, pre­pa­ra­dos pa­ra em­pren­der. Lle­va­mos por ban­de­ra los va­lo­res de la to­le­ran­cia, igual­dad, es­pí­ri­tu crí­ti­co y coope­ra­ción. So­mos la ge­ne­ra­ción más pre­pa­ra­da de la historia y lle­ga­mos pi­san­do fuer­te.— Xa­bier Pi­ta. Pam­plo­na (Na­va­rra). mer­ca­do im­pi­de dis­fru­tar de los mis­mos, al es­tar cons­tan­te­men­te a la ca­za de la úl­ti­ma no­ve­dad. El cam­po en el que más se apre­cian los efec­tos es el de las nue­vas tec­no­lo­gías. El so­bre­car­ga­do pre­cio en or­de­na­do­res o smartp­ho­nes no pa­re­ce su­po­ner un obs­tácu­lo pa­ra los clien­tes, siem­pre y cuan­do la mar­ca sea de una em­pre­sa con pe­so en el mer­ca­do. ¿Cuán­do se con­vir­tió en una preo­cu­pa­ción so­cial la bús­que­da de un es­ta­tus a par­tir de un dis­po­si­ti­vo mó­vil?— Pa­tri­cia Re­vi­rie­go. Al­cor­cón (Ma­drid). Va­ya por de­lan­te que no me agra­da na­da ver a di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes en pri­sión pre­ven­ti­va. Pe­ro tam­po­co me agra­da ver có­mo, for­man­do los dos paí­ses par­te de la Unión Eu­ro­pea, un juez de una re­gión ale­ma­na le en­mien­da la pla­na a un juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­pa­ña so­bre un asun­to es­pa­ñol. No­me agra­da na­da ver có­mo los paí­ses que in­te­gran la Unión Eu­ro­pea tie­nen mu­cho de Eu­ro­pea, pe­ro muy po­co de Unión. La­men­ta­ble­men­te, es­toy em­pe­zan­do a com­pren­der el Bre­xit de los bri­tá­ni­cos.— Ma­nuel Sil­va Gar­cía. Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.