Los 404 ac­tos vio­len­tos del ‘pro­cés’

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Un in­for­me ela­bo­ra­do por la Guar­dia Ci­vil el 28 de fe­bre­ro —y en­via­do al juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na pa­ra sus­ten­tar la acu­sa­ción de re­be­lión con­tra los lí­de­res del pro­cés— de­ta­lla 404 in­ci­den­tes que ca­ta­lo­ga co­mo vio­len­tos: 95 los su­frie­ron agen­tes o ins­ta­la­cio­nes de la pro­pia Guar­dia Ci­vil; 99, la Po­li­cía Na­cio­nal y 17, los Mos­sos. A es­tos su­ma los 193 cor­tes de ca­rre­te­ras y vías fe­rro­via­rias que se pro­du­je­ron du­ran­te las huel­gas de los días 3 de oc­tu­bre y 8 de no­viem­bre. Otro in­for­me, es­te de la aso­cia­ción Ca­ta­lun­ya So­mos To­dos, re­co­ge ca­sos has­ta el 30 de no­viem­bre: re­co­pi­la un cen­te­nar de si­tua­cio­nes su­fri­das en Ca­ta­lu­ña, des­de la re­ti­ra­da de ban­de­ras a ame­na­zas. Des­de en­ton­ces, se han se­gui­do pro­du­cien­do des­ór­de­nes, so­bre to­do tras la de­ten­ción de Car­les Puig­de­mont, el 25 de mar­zo en Ale­ma­nia, con en­fren­ta­mien­tos an­te la De­le­ga­ción del Go­bierno en Bar­ce­lo­na y en Llei­da.

En fe­bre­ro del año pasado, la ex fis­cal je­fe de Bar­ce­lo­na Ana Ma­gal­di fue in­cre­pa­da por un jo­ven que le gri­tó “fas­cis­ta” y “eres una mier­da” cuan­do sa­lía de una se­sión del jui­cio por la con­sul­ta del 9 de no­viem­bre de 2014. Me­ses des­pués, de­nun­ció que le ha­bían cor­ta­do la ca­le­fac­ción y la an­te­na de te­le­vi­sión de su se­gun­da re­si­den­cia. El ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 13, Juan An­to­nio Ra­mí­rez, que in­ves­ti­ga la pre­pa­ra­ción del re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O, fue víc­ti­ma de pin­ta­das ame­na­zan­tes en El Port de la Sel­va (Gi­ro­na), don­de te­nía un apar­ta­men­to.

Arran, las ju­ven­tu­des de la iz­quier­da in­de­pen­den­tis­ta vin­cu­la­das a la CUP, ame­na­za­ron con pin­ta­das al juez Lla­re­na en la que creían que era su ca­sa en Das (Gi­ro­na). Una usua­ria de Twit­ter des­ve­ló la di­rec­ción y el tra­ba­jo de su mu­jer, la juez Ge­ma Es­pi­no­sa, y la ame­na­zó: “Han de sa­ber que no po­drán ir por la ca­lle a par­tir de aho­ra”. La Guar­dia Ci­vil ase­gu­ra ha­ber su­fri­do 95 ac­tos vio­len­tos, esen­cial­men­te epi­so­dios de pro­tes­tas, pin­ta­das, sen­ta­das, ca­ce­ro­la­das y aco­so fren­te a sus ins­ta­la­cio­nes, pe­ro tam­bién le­sio­nes a sus agen­tes. En­tre ellas, in­clu­yen los 55 guar­dias ci­vi­les he­ri­dos en los 22 in­ci­den­tes re­gis­tra­dos du­ran­te su ac­tua­ción en pun­tos de vo­ta­ción del 1 de oc­tu­bre, y el si­tio a sus agen­tes el 20 y el 21 de sep­tiem­bre, cuan­do re­gis­tra­ban la se­de del De­par­ta­men­to de Eco­no­mía.

Días des­pués, lan­za­ron ro­pa mi­li­tar en lla­mas con­tra la fa­cha­da de la Co­man­dan­cia en Igua­la­da. En La Seu d’Ur­gell (Llei­da), un juez in­ves­ti­ga a dos pro­fe­so­res (ar­chi­vó la de­nun­cia con­tra otros seis) por in­ci­ta­ción al odio en el ám­bi­to es­co­lar con­tra el hi­jo de un guar­dia ci­vil. La Fis­ca­lía in­ves­ti­ga a otros 11 maes­tros de Sant An­dreu de la Bar­ca (Bar­ce­lo­na). Otro juz­ga­do, de Man­re­sa, tam­bién abrió di­li­gen­cias por la ex­pul­sión de unos agen­tes el 6 de oc­tu­bre de la ca­fe­te­ría de una ga­so­li­ne­ra de Sant Sal­va­dor (Bar­ce­lo­na) don­de es­tos pre­ten­dían to­mar al­go tras re­pos­tar.

La Po­li­cía Na­cio­nal su­frió 99 al­ter­ca­dos, y 56 de sus agen­tes re­sul­ta­ron le­sio­na­dos du­ran­te la jor­na­da de la con­sul­ta ile­gal. Ade­más, tam­bién su­frie­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes an­te co­mi­sa­rías y en los ho­te­les en los que se alo­ja­ban. Tres con­ce­ja­les del PSC y uno de ERC de Pi­ne­da de Mar (Bar­ce­lo­na) es­tán in­ves­ti­ga­dos por coac­cio­nar a los due­ños de la ca­de­na de ho­te­les pa­ra que ex­pul­sa­ra a los agen­tes. En Reus, un juz­ga­do in­ves­ti­ga al al­cal­de, a cin­co con­ce­ja­les y a seis bom­be­ros por un de­li­to de odio por una ma­ni­fes­ta­ción fren­te al ho­tel de los agen­tes. Tam­bién se in­ves­ti­ga a un me­cá­ni­co por ne­gar­se a arre­glar el vehícu­lo par­ti­cu­lar de un po­li­cía na­cio­nal y a los due­ños de un gim­na­sio que im­pi­die­ron la en­tra­da a agen­tes. En Gi­ro­na, lan­za­ron ben­ga­las, que no se ac­ti­va­ron, con­tra una co­mi­sa­ría. Las re­des so­cia­les han si­do el lu­gar pre­di­lec­to pa­ra ata­car a lí­de­res po­lí­ti­cos tan­to cons­ti­tu­cio­na­lis­tas co­mo in­de­pen­den­tis­tas. Al­gu­nos usua­rios de Twit­ter ce­le­bra­ron la muer­te de la con­ce­jal del PP en Ta­rra­go­na Mar­bel Ne­gue­re­la. La dipu­tada del PP An­drea Levy fue in­ti­mi­da­da por di­ver­sas per­so­nas cuan­do pa­sea­ba en Na­vi­dad por Sant Fos de Cam­psen­te­lles (Bar­ce­lo­na). El ex­dipu­tado Joa­quim Forn, aho­ra en­car­ce­la­do, fue in­cre­pa­do en el ae­ro­puer­to de El Prat cuan­do re­gre­sa­ba de Bru­se­las. Las ju­ven­tu­des de So­cie­tat Ci­vil Ca­ta­la­na su­frie­ron un boi­cot en un ac­to en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB). El ne­go­cio de los pa­dres de Al­bert Ri­ve­ra en Gra­no­llers ama­ne­ció con pe­ga­ti­nas pi­dien­do la li­ber­tad de los po­lí­ti­cos en­car­ce­la­dos.

El lla­ma­mien­to de Puig­de­mont a los ciu­da­da­nos pa­ra que se en­ca­ra­sen a los al­cal­des que no ce­dían lo­ca­les pa­ra el 1 de oc­tu­bre afec­tó al ex­re­gi­dor de Te­rras­sa Jor­di Ba­llart, del PSC, o a la al­cal­de­sa de Vi­la­no­va del Ca­mí, la so­cia­lis­ta Noe­mí Tru­char­te. Am­bos fue­ron ame­na­za­dos e in­sul­ta­dos. To­dos los par­ti­dos en Ca­ta­lu­ña han su­fri­do, con es­pe­cial in­ten­si­dad des­de sep­tiem­bre pasado, pin­ta­das y ata­ques a sus se­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.